Economía

Mexicanas en Estados Unidos: mujeres zapotecas construyendo comunidades indígenas en Los Ángeles | EE.UU

En un mapa oscuro de las calles anchas de Los Ángeles y las carreteras entrelazadas, hay una luz brillante. El mapa interactivo se muestra en una pantalla, y cuando el cursor del mouse se acerca a la luz, su significado se vuelve claro: denota que alrededor de 1.200 personas en esa zona hablan una lengua indígena. Si el usuario se aleja, el mapa de la ciudad se llena de repente con muchos puntos de luz, lo que indica que la Ciudad de los Ángeles no solo tararea en inglés y español. También habla las lenguas zapoteca, maya y chinanteca.

Este mapa se exhibe junto con otros en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA), donde forma parte de una exposición llamada Mixpantli: ecos contemporáneos. Fue elaborado por Comunidades Indígenas en Liderazgo (Cielo), una organización de base fundada en 2015 por Odilia Romero, de 50 años, quien ahora dirige la asociación junto con su hija Janet Martínez, de 33. La investigación está ayudando a identificar las redes de comunidades indígenas Los mexicanos y guatemaltecos viven en Los Ángeles, donde viven unos 200.000 zapotecas, la etnia a la que pertenece Odilia.

Sus padres, Eulogia y Everardo, llegaron a Estados Unidos en la década de 1980 desde San Bartolomé Zoogocho, en el estado de Oaxaca, en el sur de México. Odilia se quedó hasta el día en que un familiar abusó de ella. Fue entonces cuando sus padres la llamaron. Fue el comienzo de un viaje migratorio que no solo fue físico, sino que también implicó una transformación interna. “No tenemos tierras”, dice Odilia, quien ha vivido en los Estados Unidos durante 40 años. “Somos como una planta en una maceta pequeña. Ya no tenemos raíces muy profundas en nuestra propia tierra, pero sí tenemos raíces en la comunidad, en el mundo imaginario en el que vivimos y que está aquí ”, dice, hablando desde la oficina de su asociación. Se estima que 1.2 millones de mexicanos de Oaxaca viven ahora en California, razón por la cual el estado a veces se conoce como Oaxacalifornia.

READ  IFT establece reglas para América Móvil
Odilia Romero en una reunión. Justin Bettman

Su organización comenzó a operar en 2015 con programas culturales, pero la pandemia Covid-19 lo cambió todo. Cielo creó un fondo de solidaridad para los migrantes indocumentados y, hasta hace unas semanas, el fondo ayudó a canalizar $ 2.2 millones de varias fundaciones hacia los pueblos indígenas, muchos de los cuales brindan servicios esenciales a la economía estadounidense. Cielo también organizó clases de idiomas para enseñar zapoteco, maya, yucateco y mixteca a migrantes que desean mejorar el idioma nativo de sus padres.

La asociación también ha logrado reunir una red de 300 traductores que ayudan a los migrantes que hablan poco español e incluso menos inglés en audiencias judiciales en California y otros estados de Estados Unidos. Cielo recibe hasta 500 llamadas al día solicitando este tipo de servicio, dice Odilia Romero mientras muerde uno tlayuda, un platillo típico oaxaqueño elaborado con una tortilla de maíz gigante, asiento (grasa crujiente frita), frijoles y queso fundido. El plato lo preparó su compañero Alfonso Martínez, más conocido como Poncho, cuya creación se suma al vasto panorama de la comida callejera en Los Ángeles.

Todos los viernes se venden tlayudas en el garaje de las instalaciones de la asociación. En esas noches, el mezcal fluye libremente y los invitados muerden la salchicha orgánica de Poncho, que aprendió a preparar gracias a una receta que los padres de Odilia trajeron de México. “Es muy importante que la comida tenga corazón”, dice Odilia. “Cuando mis padres cocinan, escuchan música todo el tiempo y siempre se ríen. No puedes cocinar cuando estás enojado. Incluso cuando tienes prisa. Cuando Poncho tiene poco tiempo, sus salchichas simplemente se rompen. «

Ambos están ayudando a crear una identidad entre las comunidades nativas americanas: Poncho lo hace a través de la comida y Odilia lo hace a través del lenguaje.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar