Economía

La empresa interrumpe el programa de trabajo en lugar de aumentar la paga de los detenidos

El brasileño José Soares ha estado encarcelado en uno de los centros de detención de inmigrantes más grandes de los Estados Unidos durante los últimos dos años, pasando gran parte de su tiempo limpiando baños y puliendo pisos a razón de $ 1 por día.

Pero la semana pasada, un jurado federal dictaminó que Soares y otros reclusos que cocinan, limpian, lavan la ropa y cortan el cabello en una prisión con fines de lucro en Tacoma tenían derecho al salario mínimo de Washington, 13,69 dólares la hora. A la multimillonaria empresa propietaria de la prisión se le ordenó pagar más de $ 23 millones en salarios atrasados ​​y ganancias injustas a los reclusos actuales y anteriores y al estado de Washington.

Los guardias, dijo Soares, luego entregaron un mensaje: No más limpieza.

En lugar de pagar a los detenidos el salario mínimo, el Grupo GEO con sede en Florida suspendió el Programa de Trabajo Voluntario mientras apelaba.

Ni la empresa ni el Departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, que lo contrata para albergar a los detenidos, respondieron a las preguntas de Associated Press esta semana sobre la suspensión.

Los trabajadores se muestran en la cocina del centro de detención de inmigrantes de The GEO Group en Tacoma, Washington, durante una gira de prensa el 10 de septiembre de 2019.Después de que un jurado federal dictaminara el 27 de octubre de 2021, qué trabajadores detenidos tenían derecho a un salario mínimo para cocinera,

Soares, otros dos detenidos y activistas que monitorean las instalaciones al sur de Seattle dijeron a AP que gran parte del trabajo de saneamiento que solían hacer ya no se realiza con regularidad.

READ  Los senadores querían volver a casa el día de San Valentín

«Se puso realmente asqueroso, nadie limpió nada», dijo Iván Sánchez, un recluso de 34 años en Jalisco, México, en una entrevista telefónica desde la prisión. «Nos reunimos, pero nadie barre ni friega. Los guardias dijeron que no era su trabajo limpiar los baños … Esto causó mucha animosidad entre los detenidos y la policía por eso».

Además, dijeron, la imposibilidad de trabajar dificulta que los detenidos compren alimentos extra al comisionado del centro, complementando lo que consideran comidas inadecuadas provistas por el GEO.

Mientras los detenidos esperan un pago potencial, «hay mucha gente aquí que ese dólar marca la diferencia», dijo Soares. Aunque tiene parientes en el extranjero que le proporcionan dinero para gastar en el comisionado, dijo que usaría sus ganancias cada semana para comprar cinco o seis paquetes de fideos ramen para otros detenidos.

WEST HOLLYWOOD APRUEBA EL AUMENTO DE SALARIO MÍNIMO MÁS ALTO DEL PAÍS

El centro de detención, llamado oficialmente Centro de Procesamiento de ICE del Noroeste, puede albergar hasta 1.575 detenidos, aunque la población se ha desplomado durante la pandemia a unos 400 el mes pasado. Los detenidos no son castigados por ningún delito, pero están bajo custodia civil mientras el gobierno evalúa su estatus migratorio o se prepara para deportarlos.

En 2017 se presentaron dos demandas por el pago de detenidos: una por el fiscal general de Washington, Bob Ferguson, y otra por los abogados de los detenidos. Acusaron a GEO de sacar provecho de las espaldas de los trabajadores cautivos.

Los casos se consolidaron para el juicio y un jurado de la Corte de Distrito de Estados Unidos dictaminó el 27 de octubre que los detenidos tenían derecho a un salario mínimo. Ordenó a GEO dar a más de 10,000 reclusos actuales y anteriores $ 17.3 millones en pagos retroactivos desde 2014. El juez Robert Bryan dictaminó a principios de esta semana que la compañía se había enriquecido injustamente y debe desembolsar $ 5, 9 millones al estado de Washington.

READ  Actualización del coronavirus en México: el número de muertos aumenta de 4.272 a 227.840

GEO le pidió al juez el jueves que suspendiera las decisiones en espera de una apelación. La corporación escribió que tenía suficiente dinero «para pagar las sentencias veinte veces», pero dijo que no estaba de acuerdo con las sentencias.

En un comunicado de prensa, la compañía señaló un fallo de marzo contra los detenidos en una instalación de Nuevo México propiedad del otro contratista privado líder en detención de inmigrantes del país, CoreCivic. GEO y CoreCivic poseen y operan docenas de calabozos en todo el país.

En ese caso, un panel de la corte federal de apelaciones concluyó que los detenidos no tenían derecho a un salario mínimo porque «no tenían una relación de empleador-empleado, sino un detenido-detenido».

La ley de salario mínimo de Washington dice que los residentes de los centros de detención estatales, locales y locales no tienen derecho al salario mínimo, pero la ley no contiene esta excepción para las prisiones privadas con fines de lucro.

COSTCO AUMENTA EL SALARIO MÍNIMO A $ 17 POR HORA

ICE requiere que las empresas privadas de detención de inmigrantes ofrezcan programas de trabajo voluntario como una forma de reducir la inactividad de los reclusos, con un pago establecido en «al menos» $ 1 por día. Sin embargo, las empresas también deben cumplir con otras leyes federales, estatales y locales, incluida la Ley de salario mínimo de Washington, argumentaron el fiscal general y los abogados de los detenidos.

El 29 de octubre, GEO recibió permiso de ICE para suspender el programa de trabajo, según muestran documentos judiciales.

Algunos detenidos recibieron un memorando de GEO ese día en el que se les explicaba que ya no podían hacer el trabajo que solían hacer; el memo indicaba falsamente que ICE había suspendido el programa de trabajo, según una imagen entregada a AP.

READ  Los demócratas tienen un caso 'convincente' para condenar a Trump

HAGA CLIC AQUÍ PARA LEER MÁS SOBRE FOX BUSINESS

Los tres detenidos entrevistados por AP, que se encuentran todos en la misma unidad, dijeron que no habían visto el memo. Dos dijeron que notaron más guardias de lo habitual trabajando en la cocina para preparar la comida, y uno, el venezolano Víctor Fonseca, de 40 años, dijo que en un momento vio a un guardia fregando pisos en las duchas.

Soares, de 44 años, de Goiás, centro de Brasil, trabajaba todas las noches en turnos de 12:00 a 4:00 am limpiando y puliendo pisos. Dijo que el sábado pasado, los pisos y baños de su unidad, que entonces albergaba a 32 hombres, estaban tan sucios que pidió permiso para limpiarlos a pesar de la suspensión del programa de trabajo.

Los guardias estuvieron de acuerdo y pasó cuatro horas, sin paga, limpiando, dijo Soares. A nadie más se le permitió ayudarlo.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar