Economía

Licencias de exploración de minerales en los fondos marinos aprobadas en las Islas Cook

Cinco kilómetros de profundidad bajo el lecho marino de las Islas Cook, rocas en forma de patata pavimentan el fondo cargado de minerales caros como cobalto, cobre, manganeso y níquel.

Buque de investigación Odyssey utilizado para trabajos de exploración de minerales en Papua Nueva Guinea, Islas Salomón, Tonga, Fiji, Vanuatu y Nueva Zelanda
Fotografía: Tallo de Adán

Se llaman nódulos polimetálicos y hace tres semanas el primer ministro de las Islas Cook, Mark Brown, se refirió a ellos como «manzanas doradas».

Brown hizo el comentario durante una ceremonia oficial de firma, en la que se otorgó a tres empresas una licencia para explorar minerales de aguas profundas.

La licencia permite a las empresas ver si la minería es una opción viable, lo que incluye revisar los riesgos ambientales asociados con la tarea.

Brown, quien también es Ministro de la Autoridad de Minerales de los Fondos Marinos, compara la situación de las Islas Cook con la de Noruega, un país que disfruta de algunos de los niveles de vida más altos del mundo, gracias a la abundancia de recursos naturales.

Brown cree que los minerales caros traerán mejoras de infraestructura a aeropuertos, puertos y escuelas.

Pa Enua (islas exteriores) tendrá agua potable segura, algo que siempre ha sido un desafío pero que ha empeorado con el cambio climático.

Internet de alta velocidad estará disponible en todo el país y los habitantes de las Islas Cook que viven en el extranjero pueden incluso recibir becas en cualquier campo o universidad que elijan.

Un beneficio a más corto plazo sería retener parte de la población de las Islas Cook que se está mudando a los salarios mucho más atractivos de Nueva Zelanda.

(LR) George George Williamson, el obispo Tutai Pere, Maru Mariri, el honorable Mark Brown, Makiroa Mitchell, Makiuti Tongia y Sam Napa.

(LR) George George Williamson, el obispo Tutai Pere, Maru Mariri, el honorable Mark Brown, Makiroa Mitchell, Makiuti Tongia y Sam Napa.
Fotografía: Autoridad de Minerales de Aguas Profundas de las Islas Cook

«Hoy nuestra gente va a recoger manzanas en Nueva Zelanda, mañana tendremos nuestras propias manzanas para recoger, y se sentarán en el fondo de nuestro océano», dijo Brown en la ceremonia que fue seguida por una ronda de aplausos.

READ  Sheinbaum de México planea gastar miles de millones en plantas de gas y solares

Tres empresas que han recibido la licencia son Cook Islands Colbalt (CIC) Limited, Moana Minerals Limited y Cook Islands Investment Company (CIIC) Seabed Resources Limited, que es copropiedad del gobierno de las Islas Cook.

Estas empresas tienen su sede en todo el mundo y comparten la propiedad conjunta con otras empresas mineras. Todas las empresas presupuestaron entre US$55,4 millones y US$71,7 millones para realizar el proceso de exploración durante los próximos cinco años.

A pesar de las riquezas que prometen las «manzanas doradas», muchas naciones y grupos ambientalistas como la Sociedad Te Ipukarea, una organización no gubernamental de las Islas Cook, han pedido una moratoria de 10 años sobre la minería en aguas profundas, algo que el gobierno de las Islas Cook con el apoyo del partido de la oposición se opusieron abiertamente.

Incluso empresas como BMW, Renault y Microsoft -empresas que se beneficiarían de la minería- apoyaron una moratoria.

El gigante tecnológico Microsoft dijo en un informe que debido a la naturaleza temprana de la minería en alta mar, la compañía esperará «hasta que se completen la investigación y los estudios científicos adecuados» antes de usar cualquiera de los minerales.

La ganadora del Premio Ambiental Goldman y conservacionista marina, Jacqueline Evans, dice que la minería en aguas profundas tiene un impacto directo en la biodiversidad que vive dentro y alrededor de los nódulos. La eliminación de sedimentos del barco también afectará la vida marina, dice ella.

Nódulos polimetálicos del Océano Pacífico

Nódulos polimetálicos del Océano Pacífico
Fotografía: Velizar Gordeev. Todos los derechos reservados.

Otra preocupación para Evans y el director técnico de Te Ipukarea Society, Kelvin Passfield, es que las empresas pueden ser reacias a irse si reciben una licencia minera.

Passfield dice, «nuestra preocupación es que no esperan gastar ese dinero y decir: ‘Oh, parece que los impactos ambientales no van a ser buenos, así que hagamos las maletas y nos vayamos'».

“Necesitamos asegurarnos de que eso suceda y si los impactos son demasiado grandes, empacarán y se irán y las Islas Cook no se verán presionadas para que otorguen un permiso.

«Estas empresas están en el negocio de hacer dinero, están en el negocio de arrojar millones de dólares de dinero de los inversores al mar.

«Su expectativa es obtener una licencia de exploración (minería)».

Las Islas Cook cuentan con normas vigentes en la legislación de exploración que protegen a las empresas.

Minería de la isla Cook de dibujos animados

Fotografía: Islas Cook Nuevo

Evans dice: «La legislación no nos permite denegar una licencia minera por ningún motivo; existen motivos preestablecidos para denegar una licencia. Esto favorece a las empresas mineras más que a nosotros mismos».

Las preocupaciones de ser demandado se ven exacerbadas por el litigio en curso entre Odyssey Marine Exploration, copropietaria de CIC, una de las empresas de las Islas Cook con licencia de exploración, y el gobierno mexicano.

Odyssey está buscando más de $ 2.3 mil millones de México luego de que el gobierno mexicano le negara una licencia minera.

Dr. Catherine Coumans, coordinadora del programa Asia-Pacífico de la organización canadiense sin fines de lucro MiningWatch Canada, tiene experiencia apoyando a gobiernos que han luchado durante años en costosas batallas legales contra corporaciones mineras.

Coumans dice que el gobierno mexicano ha denegado el permiso con el argumento de que la minería propuesta pondría en peligro a las tortugas, las ballenas y los caladeros. También se basó en la falta de consulta pública.

                Minería de cobre bajo el mar

Minería de cobre bajo el mar
Fotografía: Minerales Nautilus

Sin embargo, el presidente y director de operaciones de Odyssey, John Longley, dice que a su compañía ya se le otorgó una licencia minera de 50 años para extraer arenas de fosfato en México y que la compañía descubrió que habría un «impacto ambiental mínimo respaldado por una extensa investigación».

“El gobierno no aplicó un trato justo y equitativo a la evaluación del proyecto y la solicitud ambiental, negando ilegalmente el permiso”, dice Longley.

READ  México supera a China como principal fuente de bienes importados a EE.UU.

Odyssey afirma que México está privando a los ciudadanos estadounidenses de ciertos derechos, yendo en contra del Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre Estados Unidos, México y Canadá.

Antes de la concesión de las licencias de exploración, el proceso de concesión de licencias estaba abierto a la opinión pública. Cook Islands Seabed Minerals es el regulador de las Islas Cook para los minerales de los fondos marinos, Alex Herman, el comisionado, dice que un tema clave planteado en las presentaciones fue sobre la recopilación de datos ambientales.

Evaluar el impacto ambiental del daño potencial de la extracción de minerales depende del solicitante, dice ella. Lo que significa que las empresas pagarán por su propia evaluación.

Sin embargo, dice que la revisión independiente normalmente es parte del proceso y también será encargada por las empresas.

El principal argumento ambiental para la minería en aguas profundas es que se necesitan metales raros si el mundo quiere alejarse de los combustibles fósiles.

Adam Stemm (izquierda), director de operaciones de CIC, Greg Stemm, presidente y fundador de CIC, y Laurie Stemm, fundadora de Cook Islands Traditional Arts Trust.

Adam Stemm (izquierda), director de operaciones de CIC, Greg Stemm, presidente y fundador de CIC, y Laurie Stemm, fundadora de Cook Islands Traditional Arts Trust.
Fotografía: Tallo de Adán

Greg Stemm, director ejecutivo de CIC, dice que «actualmente no hay suficiente metal en el sistema para satisfacer la demanda exponencialmente creciente de metales para permitir la transición energética, hasta que alcancemos una masa crítica, que puede no ser dentro de 25 a 50 años». .» por lo que se deben adquirir nuevas materias primas».

Stemm dice que si se pudieran extraer metales de tierras raras en las Islas Cook, se podrían «salvar las selvas tropicales y otras áreas terrestres ambientalmente sensibles».

«Si existe alguna posibilidad de que esto se pueda hacer con un impacto ambiental significativamente menor que en tierra, parece ridículo sugerir que al menos no deberíamos realizar investigaciones para determinar la viabilidad de los minerales oceánicos».

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba