Economía

En un pequeño pueblo, oraciones y esperanza por los migrantes desaparecidos

SAN MARCOS ATEXQUILAPAN, México (AP) – Sosteniendo rosarios, los residentes de este pueblo de montaña miraban las fotos de tres de ellos sobre el altar de la iglesia local, rezando para que los adolescentes Jair, Yovani y Misael no estuvieran entre los 53 migrantes que murieron. dentro de un remolque asfixiante en Texas.

La espera por la confirmación ha sido angustiosa para las familias desde México hasta Honduras. Ahora esperan lo que alguna vez se hubiera temido: la captura por parte de la Patrulla Fronteriza, incluso la hospitalización, cualquier cosa menos la solemne finalidad que se ha ido propagando de familia en familia por toda la región.

Por otra parte, al menos ellos lo sabrían. Por ahora, los padres vuelven a leer los mensajes más recientes, revisan las fotos, esperan una llamada telefónica y oran.

No muy lejos de la iglesia, afuera de las elegantes casas de dos pisos de la familia Olivares -todas las hermanas y sus padres en fila-, se colgó el jueves una lona negra para proteger a las decenas de personas que acuden todos los días para estar con la padres de los hermanos adolescentes Yovani y Jair Valencia Olivares y madre y padre de su primo, Misael Olivares Monterde, de 16 años.

Esta cobertura es habitual para los funerales, cuando la casa familiar no puede acomodar a todos los que vienen a presentar sus respetos. Pero en este caso es una vigilia donde los residentes del pueblo de 3000 habitantes vienen a levantar el ánimo de la familia, orando e intercambiando historias sobre los niños.

Teófilo Valencia, padre de Jair, de 19 años, y Yovani, de 16, se sentó mirando su celular, leyendo los últimos mensajes que recibió de ellos.

READ  México acusa a grandes marcas de ropa de apropiación cultural

“Papá, ahora nos vamos a San Antonio”, escribió Yovani a las 11:16 am del lunes. Media hora después, su hermano le escribió a su padre diciéndole que estaban listos para trabajar duro y pagar todo.

Horas después se produjo el espantoso hallazgo del semirremolque abandonado junto a las vías del tren en las afueras de esa localidad del sur de Texas.

Los primos partieron juntos el 21 de junio. Yolanda Olivares Ruiz, la madre de los hermanos, guardó el certificado escolar de Yovani en su billetera como identificación y metió tres mudas de ropa en cada mochila, junto con números de teléfono de parientes en Estados Unidos y México.

Hermelinda Monterde Jiménez pasó la noche anterior a la partida hablando con su hijo Misael. “Él me dijo, ‘Mamá, despiértame’, y por un momento pensé en no hacerlo para que no se fuera”, dijo. “Pero fue su decisión y su propio sueño”.

Sus padres sacaron préstamos, usando sus casas como garantía para cubrir la tarifa de contrabando de $10,000 para cada primo. Pagaron una parte por adelantado y estaban programados para pagar el resto después de que los niños llegaran sanos y salvos.

Los jóvenes querían trabajar, ahorrar dinero y volver a abrir su propia tienda de ropa y zapatos. Se dieron cuatro años.

El pasado viernes 24 de junio estuvieron en Laredo, Texas.

A los padres les dijeron que después del fin de semana los llevarían a su destino en Austin, donde esperaban a un primo que había hecho el viaje unos meses antes. La semana pasada, unos 20 vecinos salieron de la ciudad rumbo a Estados Unidos.

READ  Nuevo cruce fronterizo busca aliviar problemas ambientales y económicos

La familia no se enteró del desafortunado tráiler hasta el martes. Intentaron comunicarse con los niños, pero los mensajes y las llamadas no llegaron. Acudieron ese mismo día a las oficinas gubernamentales, brindando cualquier información que pudiera ayudar en la búsqueda.

El miércoles, el cónsul de México en San Antonio confirmó que los residentes del estado de Veracruz, en la costa del Golfo, donde se encuentra San Marcos, se encontraban entre las 27 víctimas mexicanas. El jueves, los fiscales estatales viajaron a San Antonio para ayudar con las identificaciones.

Mientras tanto, los Olivares esperan y rezan.

La espera terminó el jueves para la familia de Jazmín Nayarith Bueso Núñez en El Progreso, Honduras. Sus oraciones por su regreso seguro no fueron respondidas. Se confirmó que estaba entre los muertos en San Antonio.

Bueso Núñez sufría de lupus, una enfermedad inmunológica que le costó un trabajo en una automotriz y cuyos tratamientos eran muy costosos, dijo su familia.

Un amigo de la familia se ofreció a ayudarla a viajar a los Estados Unidos, donde esperaba encontrar un trabajo mejor pagado para ayudar a mantener al hijo de 15 años que dejó con sus padres y encontrar tratamiento para su enfermedad.

Antes de partir el 3 de junio, la mujer de 37 años le dijo a su padre que tenía la intención de migrar.

“Padre, vine a despedirme”, dijo José Santos Bueso que ella le dijo en su última visita. «Me dirijo al norte».

Trató de disuadirla, notando los peligros. “No, papá, este es un viaje especial”, le dijo. “’Estuve allí, hija’, le digo. ‘No hay viajes especiales’”. El único viaje especial era volar con una visa, le dijo.

READ  The Ritz-Carlton abre en la Ciudad de México: viajero de negocios de EE. UU.

“El contrabandista está ganando $15,000. Dice que me llevará sin preocupaciones —le dijo ella.

Ella estaba en Laredo cuando hablaron por última vez. Ella le dijo que los contrabandistas tomarían sus teléfonos antes de continuar para que no pudiera comunicarse por un tiempo.

El jueves, un pariente en Estados Unidos que estaba ayudando a la familia a proporcionar documentos de identificación a las autoridades dijo la triste verdad, dijo su hermano Erick Josué Rodríguez.

“La situación económica, la situación social que hay en nuestro país es muy, muy difícil”, dijo Rodríguez. “Por eso vemos día tras día, mes tras mes, caravanas, migrantes. Es porque la gente tiene sueños y no tiene oportunidades”.

De regreso en San Marcos Atexquilapan, México, las hermanas Hermelinda y Yolanda caminaron el jueves desde sus hogares hasta la iglesia cargando fotografías de sus hijos. Estaban flanqueados por mujeres que llevaban velas.

En el interior, las madres se sentaron en primera fila mientras el sacerdote pedía a los reunidos que rezaran.

“No es que sean criminales”, dijo. “Fueron en busca de su pan de cada día”.

Los pobladores oraron: “Pedimos que estos muchachos tengan el sueño de una vida mejor, dales este consuelo, este alivio donde quiera que estén Señor, que las respuestas sean dadas porque estas familias están sufriendo, tienen el corazón angustiado”.

___

Martínez informó desde El Progreso, Honduras. Sherman informó desde la Ciudad de México.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar