Ciencias

eficaz para corregir la cardiopatía congénita en recién nacidos

Eduardo najar
Agencia de Noticias de Medicina Latina y Salud Pública

Gracias a las intervenciones quirúrgicas en el corazón se puede mejorar la calidad de vida de la población pediátrica

Existen varios procedimientos e intervenciones que resultan beneficiosos para la población pediátrica, pues si bien algunas pacientes pueden desarrollar cardiopatías durante el embarazo, existen otras que pueden originarse en la infancia y es en este punto que se debe tener en cuenta el tipo de enfermedad para poder ser tratadas. temprano y seguro. En diálogo con la revista Medicina e Saúde Pública (MSP), el Dr. Nestor Fernando Sandoval, cirujano cardiovascular pediátrico y líder del Instituto de Cardiopatías Congénitas de la Fundación Cardioinfantil en Colombia, explica qué tipos de anomalías cardíacas existen en los bebés, el método quirúrgico para tratarlos, el riesgo de mortalidad y la recuperación de la supervivencia de los pacientes más pequeños que se someten a cirugía.

“La enfermedad cardíaca ocurre en la mayoría de los niños, uno de cada tres nacidos en el mundo tiene una enfermedad cardíaca congénita, lo que significa que un promedio de 1.300.000 bebés nacen con alguna anomalía cardíaca, de cada 1.000 niños más o al menos ocho nacen con esta afección, por lo que en Colombia se estima que cada año nacen entre 7.000 a 8.000 niños y hasta 5.000 con enfermedad cardíaca, pero hay afecciones de este tipo que no requieren tratamiento inicial o inmediato y deben o no deben ser. intervino con prontitud. Las enfermedades más frecuentes encontradas son deformidad en la válvula aórtica bivalva, comunicación ventricular, canal en la coartación de la aorta, pero estas son parte de las cardiopatías menos agresivas y pueden ser intervenidas un poco más tarde, existen otras que son críticas que se pueden diagnosticar desde la etapa fetal y son hipoplasia del ventrículo izquierdo, donde el corazón solo nace con el ventrículo derecho y el resto es más pequeño, también hay atresia pulmonar donde no hay válvula para realizar la función, la otra es drenaje venoso, existe una anomalía en las venas que llegan al corazón y estos no llegan al órgano, pero la otra vena, la transposición de los grandes vasos, es la otra condición crónica donde hay problemas de circulación en paralelo que hacen que la sangre no se oxigene, hay otras, pero son las más recurrentes ”, Explicó el médico.

Metodos quirurgicos

Existen algunos procedimientos que presentan cierta dificultad, esto se debe a la situación que ya ha desarrollado el infante, pues a mayor complejidad mayor es el cuidado que se debe tener para un correcto procedimiento, sin embargo estas intervenciones se realizan con el fin de otorgar al menor una mejor calidad de la vida y, por supuesto, el correcto funcionamiento corporal.

READ  COVID-19 muestra la importancia de hacer que la medicina sea accesible para todos

“Si un niño nace con una transposición, por ejemplo, hay que intervenir en las dos primeras semanas de vida, porque de lo contrario se hace el ventrículo izquierdo, que está sujeto a mucha presión en las primeras semanas, se dilatará y cuando se corrija después de un tiempo mencionado tal Dado que ya no es funcional, por eso en estos niños es necesario pasar la aorta y pulmonar de forma modificada y también mover las arterias coronarias que miden 2 a 3 mm y deben ser removidas al lugar necesario, se hace con cirugía y eso requiere un equipo multidisciplinar ”, explica el especialista.

Riesgo de mortalidad

Como los procedimientos son riesgosos, la probabilidad de mortalidad también aumenta, ya que al ser un paciente tan pequeño su fuerza y ​​vitalidad corporal no están del todo desarrolladas, pero para ello existe un grupo especializado que pone al máximo los esfuerzos del niño para asistirlo. . tratamiento seguro.

“En cirugía cardíaca pediátrica existen varias clasificaciones que se ajustan al riesgo de mortalidad, el menor es el riesgo que son las comunicaciones interauriculares, la coartación de la aorta donde el riesgo de muerte es tan bajo que incluso puede llegar a cero, pero con que la complejidad aumenta, el riesgo de muerte es mayor, puede llegar hasta el 50%, el porcentaje depende de cada una de las instituciones o entidades de salud, en nuestro caso en el Instituto Cardioinfantil en los últimos 6 años es del 2 o 3% y es una garantía de seguridad ”, dijo el cirujano cardiovascular.

Supervivencia y recuperación

Es importante tener en cuenta que para una adecuada recuperación y supervivencia a largo plazo, es necesario que el paciente realice controles estrictos con el especialista, ya que pueden surgir nuevas complicaciones de la enfermedad o comorbilidades asociadas y cuando esto ocurre es necesario que se realice un estudio adecuado. para que los médicos actúen con eficacia.

“La supervivencia de los niños de la Fundación Cardioinfantil es del 97%, pero lo más importante es que estos niños sigan un cheque, porque la mayoría de las intervenciones son paliativas, es decir, es necesario un procedimiento para que sobrevivan y crezcan. En los primeros años del niño (2 a 5 años) tenemos que ir acompañándolo para detectar otras posibles complicaciones de la misma enfermedad, lo más importante es acompañar a esta población pediátrica, esto lo hace el pediatra o por el especialista responsable y cuando se detecta cualquier tipo de anomalía es fundamental que sean referidos y evaluados por un consejo médico y tomen buenas decisiones, para que cerca del 90% de estos niños puedan llegar a los 18 años ”, concluyó el Dr. Fernando Sandoval.

READ  Un salón, un bar y una clase: así se propaga el coronavirus por el aire | Ciencias

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar