Ciencias

Araña: El fósil de una antigua araña trampilla gigante revela la selva tropical perdida de Australia

NUEVA DELHI: Los científicos han desenterrado un fósil excepcionalmente conservado de un gran araña que alguna vez habitó una exuberante bosque tropical durante la época del Mioceno, hace aproximadamente entre 11 y 16 millones de años, en el corazón de Australia.
Según un informe de Science Alert, la especie recientemente identificada ha sido nombrada Megamonodontium mccluskyi. Este descubrimiento no es sólo uno de los pocos fósiles de araña jamás descubiertos en Australia, sino también el primer fósil del mundo de una araña de la familia de las arañas trampilla, Barychelidae.
Esta innovadora investigación fue publicada en el Zoological Journal of the Linnean Society.
Los limitados fósiles de arañas de Australia han convertido en un desafío para los científicos reconstruir la historia evolutiva de estos arácnidos. Por lo tanto, el descubrimiento de esta araña es de gran importancia, ya que arroja luz sobre la extinción de especies de arañas y llena vacíos en la comprensión del pasado de la región.
Según el paleontólogo Matthew McCurry de la Universidad de Nueva Gales del Sur y el Museo Australiano, «sólo se han encontrado cuatro fósiles de arañas en todo el continente, lo que ha dificultado a los científicos comprender su historia evolutiva. Por eso este descubrimiento es tan significativo que revela nueva información sobre la extinción de las arañas y llena un vacío en nuestra comprensión del pasado».
El pariente vivo más cercano de Megamonodontium mccluskyi habita en las selvas tropicales desde Singapur hasta Papua Nueva Guinea, lo que sugiere que la especie alguna vez ocupó ambientes similares en Australia continental, pero luego se extinguió a medida que el continente se volvió más árido, informó Science Alert.
El fósil de araña se encontró en McGraths Flat, una región de Nueva Gales del Sur rica en fósiles del Mioceno. Este descubrimiento es tan excepcional que fue clasificado como Lagerstätte, un lecho fósil sedimentario capaz de preservar tejidos blandos.
Algunos fósiles encontrados en McGraths Flat incluso muestran estructuras subcelulares.
Según el informe, lo que distingue a este descubrimiento es la notable preservación de la araña en un tipo de roca rica en hierro llamada goethita. Este nivel de preservación permitió a los investigadores observar detalles minuciosos en el cuerpo de la araña, clasificándola como un pariente cercano del género moderno Monodontium, pero aproximadamente cinco veces más grande en tamaño.
Megamonodontium mccluskyi mide 23,31 milímetros de longitud corporal, lo que la convierte en la segunda araña fósil más grande encontrada en el mundo. La preservación detallada de sus características físicas es particularmente impresionante.
Utilizando microscopía electrónica de barrido, los investigadores estudiaron las garras, las setas (estructuras parecidas a pelos), los pedipalpos, las patas y el cuerpo principal de la araña. Las cerdas pueden realizar varias funciones, incluida la detección de sustancias químicas, la detección de vibraciones, la defensa contra invasores y la producción de sonidos.
Según el informe, este descubrimiento también podría ofrecer información sobre los cambios en el paisaje de Australia a medida que pasó a un ambiente más seco.
El aracnólogo Robert Raven del Museo de Queensland señaló: «No sólo es la araña fosilizada más grande encontrada en Australia, sino que es el primer fósil de la familia Barychelidae encontrado en cualquier parte del mundo. Hay alrededor de 300 especies de arañas trampilla con patas en cepillos. «Viven hoy, pero no parecen convertirse en fósiles con mucha frecuencia. Esto puede deberse a que pasan mucho tiempo dentro de madrigueras y, por lo tanto, no se encuentran en el entorno adecuado para fosilizarse».

function loadGtagEvents(isGoogleCampaignActive) { if (!isGoogleCampaignActive) { return; } var id = document.getElementById('toi-plus-google-campaign'); if (id) { return; } (function(f, b, e, v, n, t, s) { t = b.createElement(e); t.async = !0; t.defer = !0; t.src = v; t.id = 'toi-plus-google-campaign'; s = b.getElementsByTagName(e)[0]; s.parentNode.insertBefore(t, s); })(f, b, e, 'https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=AW-877820074', n, t, s); };

window.TimesApps = window.TimesApps || {}; var TimesApps = window.TimesApps; TimesApps.toiPlusEvents = function(config) { var isConfigAvailable = "toiplus_site_settings" in f && "isFBCampaignActive" in f.toiplus_site_settings && "isGoogleCampaignActive" in f.toiplus_site_settings; var isPrimeUser = window.isPrime; if (isConfigAvailable && !isPrimeUser) { loadGtagEvents(f.toiplus_site_settings.isGoogleCampaignActive); loadFBEvents(f.toiplus_site_settings.isFBCampaignActive); } else { var JarvisUrl="https://jarvis.indiatimes.com/v1/feeds/toi_plus/site_settings/643526e21443833f0c454615?db_env=published"; window.getFromClient(JarvisUrl, function(config){ if (config) { loadGtagEvents(config?.isGoogleCampaignActive); loadFBEvents(config?.isFBCampaignActive); } }) } }; })( window, document, 'script', );

READ  Los astrónomos pueden haber encontrado algunas de las primeras estrellas gracias a James Webb

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba