Economía

Los transportistas no pueden resistir el atractivo del comercio China-México

El reemplazo de China por parte de MÉXICO como el mayor exportador a Estados Unidos está teniendo un efecto dominó en las cadenas de suministro y la logística globales.

Las compañías navieras son las últimas en entrar a la pelea, impulsadas por la creciente demanda y la creciente actividad en los puertos mexicanos.

Al menos tres transportistas se sumaron este mes a las ya florecientes rutas marítimas transpacíficas que entregan maquinaria, autopartes y productos electrónicos al país latinoamericano.

El 6 de mayo, Orient Overseas Container Line Ltd lanzó una nueva ruta que incluye una ruta rápida desde Qingdao en el este de China hasta Ensenada en la costa del Pacífico norte de México.

El viaje continúa luego hacia Manzanillo, en el suroeste del país, el puerto de manejo de contenedores más grande de México.

La semana pasada, CMA CGM, con sede en Marsella, y MSC Mediterranean Shipping Co, de Suiza, abrieron otras dos rutas. Ambas rutas conectan China con los concurridos puertos mexicanos del Pacífico.

Existe la preocupación de que los crecientes aranceles estadounidenses sobre productos fabricados en China -incluida una duplicación de los aranceles sobre los semiconductores y un salto al 102,5% sobre los vehículos eléctricos- estén obligando a las importaciones a pasar por México sólo como una forma de cambiar el nombre de su origen.

En este escenario, se agrega poco valor a los productos antes de que sean enviados al norte como “Hechos en México”.

El envío de carga entre las dos naciones aumentó en 2022, según la base de datos Comtrade de las Naciones Unidas, ya que los fabricantes trasladaron más producción final al vecino del sur de Estados Unidos en medio de crecientes tensiones entre Washington y Beijing.

READ  Nuevo México considera que el chile asado es el aroma oficial del estado

Sin embargo, esa cifra, medida en dólares estadounidenses, apenas cambió el año pasado a medida que el comercio mundial se desaceleró.

Ahora que México ha superado a China como la mayor fuente de importaciones para Estados Unidos y que Washington sigue aumentando los aranceles sobre los productos chinos, el tráfico se está recuperando.

Los movimientos de contenedores en los puertos mexicanos registraron récords entre enero y marzo de este año, según datos del gobierno mexicano.

Un aumento del 20% en el primer trimestre coloca al país en camino al nivel más alto en al menos una década.

Como resultado, los operadores de buques están poniendo en servicio nueva capacidad entre China y México para aprovechar el creciente tráfico de contenedores.

«Es probablemente el comercio de más rápido crecimiento en el planeta Tierra en este momento», escribió Peter Sand, analista jefe de Xeneta, con sede en Oslo, que rastrea y analiza el transporte marítimo y aéreo mundial, en una publicación de blog de marzo.

El impacto de este aumento en la actividad ya comenzó a notarse en enero, cuando los puertos del Pacífico de Manzanillo y Lázaro Cárdenas experimentaron cuellos de botella, informó la publicación del sector The Load Star.

En abril, las tarifas de Asia a México aumentaron 57% respecto al mes anterior a un promedio de 3.304 dólares por contenedor de 40 pies, según el índice EAX de Eternity Group México, la primera vez desde mayo pasado que este monto supera los 3.000 dólares.

Estos costos se están exportando directamente a Estados Unidos, y Fitch Ratings estima que los precios más altos de envío podrían sumar hasta 0,4 puntos porcentuales a la inflación subyacente este año.

READ  Ridgestone anuncia programa de perforación inaugural en su propiedad de cobre de alto grado El Cobre, Sonora, México

Es posible que se haya abierto una ruta directa entre las importaciones mexicanas desde China y las exportaciones sin valor agregado a Estados Unidos, socavando el objetivo del presidente Joe Biden de frenar las importaciones chinas baratas a Estados Unidos.

Washington, por ejemplo, ha presionado a México para que ignore a los fabricantes de automóviles chinos después de haber ofrecido previamente incentivos para establecer operaciones allí.

La razón, según funcionarios estadounidenses, es que los acuerdos comerciales con Canadá y México no fueron diseñados para ofrecer una puerta trasera a China.

Pero los transportistas no deben preocuparse. Ya sea que autos a medio terminar y computadoras desarmadas estén ingresando a México para realizar trabajos mínimos de ensamblaje, o que las fábricas locales realmente estén reemplazando a China como centro de producción, los fabricantes aún tendrán que traer toneladas de productos al país.

La mayor parte de esta cantidad proviene de Asia, es decir, la segunda economía más grande del mundo.

Incluso cuando los estadounidenses conducen cada vez más automóviles fabricados en México, hablan de teléfonos inteligentes fabricados en México y sienten los muebles hechos en México, los materiales y componentes seguirán viniendo de China.

Y las compañías navieras globales lo transportarán allí en barcos. -Bloomberg

Tim Culpan es columnista de opinión de Bloomberg que cubre tecnología en Asia. Las opiniones expresadas aquí son propias del escritor.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba