Las noticias más importantes

Los fenómenos meteorológicos extremos azotaron a América Latina y el Caribe el año pasado. Un nuevo informe de la ONU detalla los impactos y costos

Las crisis climáticas extremas, intensificadas por el calentamiento global, han matado a cientos de personas y devastado medios de vida y ecosistemas en todo el mundo. América Latina y el Caribe para 2023, dijeron científicos de la Organización Meteorológica Mundial a principios de esta semana cuando publicaron el informe anual sobre el estado del clima para la región.

La sequía, el calor, los incendios forestales y las lluvias extremas, así como el huracán más fuerte que jamás haya azotado el Pacífico Oriental, han tenido importantes impactos en la salud, la seguridad alimentaria y energética y el desarrollo económico, afirmó la Secretaria General de la OMM, Celeste Saulo.

El huracán Otis, que dañó o destruyó gran parte de Acapulco, una ciudad de casi 1 millón de habitantes, en octubre de 2023, es emblemático de los crecientes riesgos climáticos que enfrenta la región, dijo. Desafiando la mayoría de los pronósticos a corto plazo, Otis se intensificó en unas 12 horas, pasando de ser una débil tormenta tropical a convertirse en el huracán más fuerte que jamás haya azotado la costa del Pacífico de México, donde mató a más de 50 personas y causó miles de heridos en daños por valor de millones de dólares. .

¡Estamos contratando!

Por favor, echa un vistazo a las nuevas vacantes en nuestra sala de redacción.

Ver trabajos

Investigaciones recientes sugieren que el calentamiento global contribuye a los rápidos aumentos de los vientos con fuerza de huracán observados en otros huracanes recientes, incluidos Michael en 2018 e Ian en 2022.

Saulo describió otros impactos regionales graves durante el año pasado, incluida una sequía generalizada que redujo algunos caudales en los ríos Amazonas a niveles récord y también interrumpió el transporte marítimo a través del Canal de Panamá, dijo.

La sequía y las olas de calor también contribuyeron a alimentar incendios forestales en grandes zonas de América del Sur en febrero. Incendios en el Parque Nacional Iberá, en Argentina., destruyendo el hábitat de caimanes raros, ciervos de pantano, monos aulladores negros y dorados y más de 300 especies de aves. Ese mismo mes, Los incendios han alcanzado alrededor de 1.100 millas cuadradas del centro-sur de Chile.que estaba dominada por un megasequía desde 2010.

READ  La KVIC de la India asegura los registros de marcas en Bután, Emiratos Árabes Unidos, México

Además de los shocks climáticos del año pasado, la región también está bajo la presión de los crecientes efectos del calentamiento global a largo plazo, incluido el aumento acelerado del nivel del mar, que está devorando varios metros de playa al año en zonas turísticas económicamente críticas como la costa de. Yucatán. El cambio climático también es un factor clave en la escasez de agua en la Ciudad de México, donde algunos barrios ya se están quedando sin agua, lo que alimenta temores de una crisis de agua en toda la ciudad.

“Todos estos modelos del IPCC proyectaron que lo que sucedió el año pasado sucedería en 2050”, dijo el ecologista de arrecifes de coral. Lorenzo Álvarez-Filip, con sede en Puerto Morelos, México. «Pensábamos que teníamos tiempo -'será un problema tal vez en 20 años'- así que fue muy, muy impactante».

'Un estado constante de recuperación ante desastres'

El informe de la OMM reveló una de las razones por las que algunos de los shocks climáticos del año pasado en América Latina y el Caribe pueden haber sido sorprendentes: la región carece crónicamente de información meteorológica y climática. Según la agencia, alrededor de la mitad de los países de la región brindan sólo los servicios meteorológicos más básicos y solo el 6% ofrece los servicios completos necesarios para “apoyar la toma de decisiones en sectores sensibles al clima”.

“Este conocimiento es más necesario que nunca, especialmente en América Latina y el Caribe, que es la segunda región más propensa a desastres del mundo”, dijo Paola Albrito, especialista en reducción del riesgo de desastres de la Oficina del Secretario General de la ONU. Naciones Unidas.

READ  Esta casa A-Frame en la Ciudad de México tiene un piso subterráneo con habitaciones sumergidas – Yanko Design

En total, dijo, alrededor de 11 millones de personas en la región se han visto afectadas por desastres relacionados con el clima, lo que ha resultado en pérdidas económicas de más de 20 mil millones de dólares.

«Debemos reducir la carga de los desastres», dijo. “Esto comienza con la implementación… de lo acordado plan de acción regional que fue actualizado el año pasado.

Este plan climático proporciona un marco regional para que los países completen planes nacionales de adaptación, como se describe en el acuerdo climático de París, y apoyen su implementación con “marcos legales y regulatorios, institucionales y financieros sólidos”.

Varias medidas importantes adoptadas ahora, dijo, podrían ser de gran ayuda, empezando por integrar la reducción del riesgo de desastres con la financiación del desarrollo para garantizar que los nuevos desarrollos sean resilientes al clima.

En este momento, sólo alrededor del 1% de la asistencia oficial para el desarrollo en América Latina y el Caribe se destina a la prevención de desastres, “un bajo nivel de inversión que aumenta las vulnerabilidades y mantiene a muchos de los países menos desarrollados de la región en un estado constante de recuperación de los desastres”. ella dijo. él dijo.

Fortalecer la colaboración en los sistemas regionales de alerta temprana podría ser el paso más crítico para salvar vidas durante catástrofes climáticas a corto plazo, incluidos nuevos brotes de enfermedades como el dengue, que se están generalizando y podrían salirse de control.

Y a largo plazo, añadió, “la verdadera resiliencia climática incluye comprometerse con las comunidades para integrar el conocimiento científico con el conocimiento local tradicional e indígena”.

Los extremos de calor generalizados en la región en 2023 también se extendieron a las áreas oceánicas, donde el investigador de corales Álvarez-Filip dijo que la ola de calor oceánica que se extendió por el Caribe occidental era casi increíble.

“En todo el Caribe, esta es la primera vez que sucede algo tan grande”, dijo. “La temperatura del océano a principios de agosto estaba tres grados y medio por encima de lo normal. Tres grados y medio es una locura”.

El calor ha provocado un blanqueamiento masivo de los corales, donde se rompe la asociación entre los pólipos de coral y sus algas asociadas. A diferencia de años anteriores, los corales nunca tuvieron la oportunidad de recuperarse en 2023.

“Lo que pasó antes fue un blanqueamiento en septiembre, después de un verano caluroso, como en 2015, y luego algunos mueren, y luego el agua se enfría en octubre”, dijo. Pero el año pasado, el océano no se enfrió, lo que provocó una mortalidad masiva de corales, añadió.

«Así que no esperábamos eso», dijo. “No sabíamos cómo sería un arrecife afectado por una ola de calor así, a pesar de que vimos las noticias, los periódicos, todo el conocimiento científico de Australia y otros lugares. Pero aquí no lo sabíamos. No lo inspeccionamos y era algo nuevo”.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba