Tecnología

Las dietas afectan los síntomas motores del Parkinson, los suplementos no muestran ningún beneficio, encuentra un estudio

En un reciente metanálisis y revisión sistemática publicado en Revista Europea de Nutrición Clínica, Los investigadores recopilaron y volvieron a analizar datos sobre los efectos de las dietas (y, por extensión, los patrones alimentarios y los suplementos) para acelerar o atenuar la enfermedad de Parkinson (EP). Su revisión y reevaluación de datos de 24 publicaciones revela que los regímenes dietéticos mediterráneos, cetogénicos y otros regímenes dietéticos bajos en proteínas podrían reducir eficazmente la puntuación total de la Escala Unificada de Calificación de la Enfermedad de Parkinson (UPDRS) al tiempo que mejoran la función motora general. Sin embargo, contrariamente a las hipótesis anteriores, no se observó que las intervenciones dietéticas, incluida la suplementación, mejoraran las puntuaciones de distancia de la UPDRS o de la prueba de caminata de seis minutos (6MWT).

Para estudiar: Efectos de los suplementos dietéticos, los alimentos y los patrones dietéticos sobre la enfermedad de Parkinson: metanálisis y revisión sistemática de estudios cruzados y aleatorizados. Crédito de la imagen: Chinnapong/Shutterstock

Enfermedades neurodegenerativas y dietas.

Las enfermedades neurodegenerativas son afecciones crónicas, relacionadas con la edad y no transmisibles, caracterizadas por la pérdida de la función del sistema nervioso periférico o de las células cerebrales. La enfermedad de Alzheimer (EA) y la enfermedad de Parkinson (EP) son los dos ejemplos más prevalentes de enfermedades neurodegenerativas, y esta última afecta a más del 1% de todos los seres humanos mayores de 60 años, lo que la convierte en el trastorno del movimiento más común en el mundo. .

Desafortunadamente, como ocurre con la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas, actualmente no existe cura para la EP, con intervenciones clínicas dirigidas a controlar la enfermedad y frenar su progreso y la investigación se centra en prevenir la EP. El reciente aumento en la incidencia de la EP se ha atribuido principalmente a la evolución global del consumo dietético y los comportamientos de salud, siendo los regímenes dietéticos subóptimos de estilo occidental y los estilos de vida sedentarios considerados los principales culpables.

«Una dieta saludable, una mejora del estilo de vida, agentes antioxidantes y nutrientes antiinflamatorios específicos pueden ser una estrategia potencialmente eficaz para tratar la EP».

Un creciente conjunto de evidencia científica sugiere la profunda asociación entre las elecciones dietéticas y los resultados clínicos relacionados con la edad, y se ha observado que algunas dietas aceleran la aparición y la progresión de la EP, mientras que otras reducen el riesgo de adquirir la enfermedad. A pesar de muchos ensayos controlados aleatorios (ECA) y estudios cruzados que revelan los beneficios dietéticos, principalmente relacionados con el microbioma intestinal, de mantener dietas saludables, sigue habiendo una grave falta de revisiones y metanálisis que analicen sus hallazgos y los consoliden.

Sobre el estudio

El presente estudio está registrado en la base de datos del Registro Prospectivo Internacional de Revisiones Sistemáticas (PROSPERO) y sus metodologías fueron diseñadas para cumplir tanto con el Manual Cochrane para Revisiones Sistemáticas de Intervenciones como con los Elementos de Informe Preferidos para Revisiones Sistemáticas y Metanálisis (PRISMA). pautas. Los datos para el estudio se recopilaron de ocho repositorios en línea de publicaciones científicas, a saber, PubMed, Embase, Medline, Cochrane Library, SCOPUS, Wanfang, China National Knowledge Infrastructure (CNKI) y Weipu, desde el inicio de la base de datos hasta el 26 de junio de 2022.

Los criterios de inclusión del estudio incluyeron el tipo de estudio (ensayo clínico aleatorizado [RCTs]), idioma (inglés), intervenciones del estudio, EP clínicamente confirmada y resultados informados como Escala Unificada de Calificación de la Enfermedad de Parkinson (UPDRS) o puntuación total UPDRS de la Sociedad Internacional de Parkinson y Trastornos del Movimiento (MDS-UPDRS), puntuación motora UPDRS o MDS-UPDRS, prueba de caminata de seis minutos (6MWT) o índice cuantitativo de verificación de sensibilidad a la insulina (QUICKI).

READ  El asistente de voz Alexa de Amazon se va de viaje a la luna

La selección de publicaciones incluyó las fases de selección de título, resumen y texto completo, con in vitro experimentos excluidos de los análisis. La extracción de datos incluyó las características del estudio, el tamaño de la muestra de pacientes, las intervenciones dietéticas (incluida la duración de las intervenciones) y los resultados. Se utilizó el instrumento Cochrane de Riesgo de Sesgo para ensayos aleatorios versión 2 (ROB2) para evaluar las publicaciones incluidas en busca de riesgo de sesgo en los cinco parámetros recomendados. Además, se utilizó la herramienta de evaluación, desarrollo y valoración de recomendaciones (GRADE) para evaluar la calidad y eficacia de los datos.

Se utilizaron diferencias de medias (DM) y desviaciones estándar (DE) para estandarizar los resultados de los metanálisis realizados en el software Review Manager 5.4 de la Colaboración Cochrane. Idosse calculó para evaluar el grado de discrepancia entre los estudios y la prueba de Chi-cuadrado para estimar la heterogeneidad entre las pruebas. Finalmente, se realizaron análisis de sensibilidad para evaluar el posible sesgo de publicación.

Resultados del estudio

La revisión inicial de la base de datos reveló 9.970 títulos de estudios pertenecientes al tema, de los cuales 291 estaban duplicados. La selección de resúmenes redujo la lista a 28, y la selección de textos completos la redujo aún más al conjunto final de 24 publicaciones.

Los resultados del presente metanálisis aclaran que, aunque los índices QUICKI representan mejoras después de la suplementación dietética, las puntuaciones UPDRS (y sus derivados) y 6MWT no muestran tales mejoras. Por el contrario, los resultados de la revisión sistemática sugieren que algunos regímenes nutricionales, en particular la dieta mediterránea, las dietas cetogénicas y otras dietas bajas en proteínas, redujeron significativamente las puntuaciones de la UPDRS y atenuaron los síntomas motores de la EP.

«En el futuro, es necesario realizar estudios con un tamaño de muestra con poder suficiente para evaluar cómo los diferentes tipos de intervenciones dietéticas afectan a las personas con EP».

Federico Pareja

"Escritora típica. Practicante de comida malvada. Genio zombi. Introvertido. Lector. Erudito de Internet. Entusiasta del café incondicional".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba