Ciencias

La misión de la ESA a Venus debe descifrar el código del pasado del planeta

Venus es un hueso planetario difícil de roer. Décadas después de que los sondeos de radar terrestres perforaran por primera vez la densa atmósfera dominada por el dióxido de carbono de nuestro planeta hermano, todavía no sabemos si Venus alguna vez tuvo lagos u océanos. Si era habitable y por cuánto tiempo. Y si hubiera podido albergar vida. Tampoco sabemos el momento exacto o desencadenante del inicio del efecto invernadero descontrolado de un clima en el planeta. Pero sí sabemos que las temperaturas en su superficie alcanzan los 450 grados centígrados y que Venus tiene presiones superficiales unas 92 veces mayores que las de la Tierra.

En contraste, ahora sabemos mucho más sobre Marte. El consenso entre la comunidad científica planetaria es que Marte al menos tenía grandes lagos y ríos, si no un océano de agua. Marte probablemente era habitable y probablemente incluso desarrolló algún tipo de vida microbiana, aunque nunca podamos detectarla.

Venus seguirá siendo más un rompecabezas en las próximas décadas. Pero la misión orbital Euro EnVision de la Agencia Espacial Europea, estimada en 500 millones de dólares, a Venus, cuyo lanzamiento está programado para principios de la próxima década, cambiará totalmente el paradigma actual de lo que se sabe sobre la historia de la superficie de Venus.

Algunas de las preguntas que abordará EnVision, señala la ESA, incluyen:

¿Cómo evolucionaron la superficie y el interior de Venus?

¿Cuán geológica y tectónicamente activo es Venus hoy?

¿Puede quedar evidencia de agua pasada en las rocas más antiguas encontradas en la superficie de Venus?

¿Y cuándo y por qué comenzó el efecto invernadero descontrolado en el planeta?

Programado para lanzarse en un cohete Ariane 62 ya en 2032, los cuatro años de EnVision en órbita científica marcarán la primera misión a Venus en tener un instrumento de sondeo de radar subterráneo (SRS). Durante la misión científica de cuatro años de EnVision, el SRS medirá directamente las características del subsuelo del planeta a profundidades de un kilómetro.

Un radar provisto por la NASA también tomará imágenes y mapeará la superficie a nivel mundial, dice la ESA, mientras que un experimento científico de radio investigará la estructura interna del planeta y el campo gravitatorio, así como la atmósfera.

Situado más allá del borde interior de la zona habitable de nuestro sistema solar, los investigadores todavía están debatiendo si Venus pudo haber tenido abundante agua líquida o incluso vida, dice la ESA; es decir, antes de que desarrollara el calentamiento descontrolado del efecto invernadero que lo hizo inhabitable.

Todavía hay mucho debate sobre si Venus alguna vez tuvo algún tipo de procesamiento atmosférico que le permitió al planeta secuestrar su dióxido de carbono en rocas carbonatadas, al igual que la Tierra. Pero comprender a Venus es crucial para comprender los planetas terrestres en todas partes, desde nuestra propia Tierra hasta aquellas estrellas distantes similares al sol que orbitan.

También podría ayudarnos a comprender mejor el cambio climático aquí en la Tierra.

Es importante comprender cuándo y cómo Venus alcanzó su punto de inflexión climático en un invernadero descontrolado, como me dijo Anne Grete Straume, científica del proyecto de EnVision, en el Congreso Científico Europlanet del mes pasado en Granada, España.

Nadie está sugiriendo que la Tierra se convertiría en un planeta tan inhóspito como Venus, pero una mejor comprensión de los mecanismos que llevaron al efecto invernadero desbocado de Venus podría ayudarnos a comprender la mejor manera de mitigar el cambio climático en la Tierra.

Pero esta no es una tarea fácil.

“Mirar a Venus en el pasado y descubrir cómo llegó a donde está ahora es difícil”, dijo Colin Wilson, científico planetario de ESA ESTEC en los Países Bajos, en el Congreso de Ciencias Europlanet del mes pasado en Granada, España. “Todo se extrapola de lo que vemos actualmente”.

En escalas de tiempo geológicas, la mayor parte de la superficie de Venus tiene menos de mil millones de años, lo que se cree que se debe a algún tipo de mecanismo catastrófico de renovación volcánica.

Aunque su órbita más cercana al Sol emite el doble de luz solar, hoy en día Venus absorbe menos luz solar que la Tierra, dice Wilson. Eso se debe a que está completamente envuelto en nubes altamente reflectantes, que reflejan el 70% de la luz que cae sobre él, dice. Pero a medida que desciendes a través de las nubes, hace más y más calor, dice Wilson. Eso se debe a la espesa atmósfera y los efectos invernadero que crea, dice.

EnVision utilizará tres espectrómetros diferentes para analizar minerales en la superficie y rastrear gases de la superficie y la atmósfera de Venus. Esto, a su vez, podría indicar si Venus alguna vez tuvo grandes cantidades de agua líquida, como un océano.

Retroceda cuatro mil quinientos millones de años cuando se formaron Venus y la Tierra y ambos tendrían un océano de magma y una atmósfera de vapor, tal vez 100 atmósferas terrestres de vapor, dice Wilson.

Pero los datos que tenemos hoy no nos ayudan a decidir categóricamente si Venus tuvo una fase oceánica cálida y húmeda o nunca tuvo una fase oceánica de agua líquida, dice Wilson. Pero si está ejecutando simulaciones de planetas, es mucho más fácil terminar con un planeta inhóspito que con un planeta habitable, dice.

Comprender exactamente qué tan lejos de una estrella se pueden esperar condiciones habitables es un cálculo complicado, dice Wilson. Depende de la cobertura de nubes; en la composición superficial; y, sobre el reciclaje de material atmosférico en el planeta, dice.

¿Qué es lo que más intriga a Straume y Wilson sobre Venus?

¿Por qué tienes este tipo de atmósfera de muy alta presión, se pregunta Straume, y la atmósfera está realmente alimentada por la actividad volcánica?

Desde la misión de radar Magellan de la NASA, pudimos detectar volcanes, flujos de lava, grietas y todo tipo de características geológicas fascinantes, dice Wilson.

«Pero efectivamente tenemos una instantánea estática de Venus», dijo Wilson. “Me fascinaría saber si esta actividad geológica está ocurriendo ahora mismo”.

Pasar de una imagen estática de Venus a una de un planeta dinámico será lo más emocionante para futuras misiones allí, dice Wilson.

READ  Los tiburones utilizan los campos magnéticos de la Tierra para guiarlos durante sus incursiones de larga distancia

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar