Entretenimiento

Fundación devuelve elementos indígenas a autoridades mexicanas | entretenimiento nacional

Pequeñas y antiguas esculturas que acumulaban polvo en una caja de almacenamiento de Albuquerque regresan a México, donde se entrelazan con la identidad de las comunidades indígenas.

La Fundação Museu de Albuquerque celebró la repatriación de decenas de esculturas en una ceremonia el miércoles. El consulado local de México aceptó tallas de piedra verde olmeca, una figura de la ciudad de Zacatecas, cuencos que fueron enterrados con tumbas y otras figuras de arcilla que datan de miles de años.

El evento tuvo lugar cuando las comunidades indígenas, indígenas y africanas presionaron a museos, universidades y otras instituciones para que repatriaran artículos que son una parte importante de sus culturas e historias.

El presidente y director ejecutivo de la fundación, Andrew Rodgers, dijo que devolver las esculturas que habían estado almacenadas durante 15 años era lo correcto. Incluso la junta de la fundación estuvo de acuerdo. Pero algunos fuera de su organización tenían una idea diferente.

«Encontramos algunas personas que sugirieron ‘Oh, deberías vender esto’… ‘Puede que no valgan una tonelada, así que quédate con ellos’ o ‘A México realmente no le importan ese tipo de cosas'», dijo Rodgers. .

México, sin embargo, se preocupa mucho.

“Agradecemos y reconocemos las acciones realizadas por la Fundación del Museo de Albuquerque para devolver voluntariamente estas piezas arqueológicas a la nación mexicana”, dijo la cónsul mexicana Norma Ang Sánchez en un comunicado. “Son elementos importantes de memoria e identidad para nuestras comunidades nativas y nos complace tenerlos de regreso”.

El esfuerzo por investigar los orígenes de los artefactos comenzó hace más de cinco meses cuando fueron descubiertos en una caja almacenada. El asistente de Rodgers obtuvo el formulario de evaluación original cuando un donante se lo regaló en 2007.

READ  DATOS-¿Quién reemplazará al actual gobernador del Banco de México?

“Inmediatamente las alarmas comenzaron a sonar en nuestras cabezas” cuando vieron la etiqueta “precolombino”, dijo Rodgers.

Jugando al detective de Internet, Rodgers encontró al traficante original. Una mujer de Nueva York de unos 90 años todavía tenía las tarjetas originales de la venta de los artículos a los donantes en 1985. Dijo que fueron comprados al costado de una carretera en México o de comerciantes en Nueva Inglaterra.

“No creo que nadie tuviera malas intenciones. Simplemente no creo que hubiera mucha claridad o transparencia en este tipo de práctica hace 30, 40 o 50 años”, dijo Rodgers.

Los arqueólogos de los museos de la Universidad de Nuevo México y la Universidad de Emory en Atlanta autenticaron los objetos antes de hablar con el consulado mexicano local. El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, que terminará con las figuras, cree que fueron realizadas en el occidente de México entre el 300 y el 600 a.C.

Siempre ha habido un deseo de recuperar la cultura y el arte prehispánicos, según Tessa Solomon, reportera de la publicación en línea ARTnews, que ha cubierto decenas de historias sobre el tema.

Cuando Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de México en 2018, su gobierno priorizó la recuperación de artefactos. La ministra de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, intentó impedir la venta de bienes culturales en remate. Los esfuerzos generaron un movimiento en las redes sociales llamado #MyHeritageIsNotForSale. Se estima que en los últimos años se han recuperado más de 5,500 piezas arqueológicas de México.

“(Las autoridades mexicanas) definitivamente tienen el esfuerzo más concertado para detener las subastas de estas piezas”, dijo Solomon. Poner estos objetos en una galería o museo europeo o americano es “crear estos vacíos en la historia del arte de estos lugares que son difíciles de llenar. No debería depender de otros países crear estas historias».

READ  Cineasta que comenzó en Miami estrena nueva película en el sur de Florida

Las campañas para restaurar artefactos y obras de arte en un país o pueblo se llevan a cabo en todo el mundo. El Departamento del Interior de EE. UU. está considerando cambios a una ley federal que garantiza la repatriación de restos y objetos sagrados de nativos americanos. Las revisiones propuestas incluyen más claridad, plazos específicos y penas más severas por violar la ley.

Grupos indígenas de Canadá visitan los Museos Vaticanos renunciar a decenas de miles de artefactos y arte. El Vaticano dice que los tocados de plumas, los colmillos de morsa tallados, las máscaras y las pieles de animales bordadas fueron obsequios al Papa Pío XI.

Alemania y Nigeria firmó un acuerdo el 1 de julio para facilitar la devolución de cientos de artefactos conocidos como los Bronces de Benin que los británicos robaron en África hace más de un siglo. Se vendieron cientos de bronces a museos de todo el mundo. El Smithsonian tenía 29 en su Museo Nacional de Arte Africano en Washington, D.C. Volverán al gobierno de Nigeria.

Otros museos del Smithsonian han estado devolviendo objetos a sus legítimos dueños durante más de tres décadas, dijo Kevin Gover, subsecretario de museos y cultura. Determinar quién es el propietario de los artículos puede ser un proceso lento.

“Recuerde, algunas de estas cosas suelen ser muy antiguas”, dijo Gover, ciudadano de la Nación Pawnee de Oklahoma. “Por lo tanto, se necesita mucha investigación para asegurarnos de que entendemos exactamente qué es y cómo se adquirió exactamente… Estoy impresionado de que este Museo de Albuquerque (Fundación) haya hecho esto en seis meses”.

Es probable que el ajuste de cuentas racial que comenzó en EE. UU. en 2020 haya aumentado la cantidad de solicitudes de recuperación de antigüedades y obras de arte. En abril, el Smithsonian promulgó una «política de devolución ética» que requiere un análisis de cómo un objeto llegó a manos de la institución.

READ  ¿Más víctimas? El caso de Chuponcito por su presunto acoso a mujeres revela nuevos datos

Los museos y otros lugares de arte deben afrontar que se encuentran en una época en la que serán juzgados por sus acciones, no solo por sus obras de arte.

“El público espera más de estas instituciones”, dijo Gover. “Eso es parte de mantener esa confianza, poder decir que tomamos posesión de este objeto de una manera ética y justa”.

Rodgers, de la Fundación del Museo de Albuquerque, ve la terrible experiencia como una importante oportunidad de aprendizaje.

“Esta experiencia nos dio una exposición especial a este mundo y una mejor comprensión”, dijo.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar