Las noticias más importantes

Documentando el arte rupestre prehistórico más grande del mundo en América del Sur: nuevo estudio

No fuimos los primeros en ver el grabado, ya que fue tallado en la ladera hace varios siglos o milenios, ni mucho menos. El arqueólogo venezolano José María Cruxent incluso lo registró en sus diarios en los años 40, y seguramente hubo visitantes antes que él.

El sitio de Cerro Pintado en el estado venezolano de Amazonas es un hito local y un hito muy conocido en el itinerario de quienes viajan por el río Orinoco Medio.

Sin embargo, ver la gigantesca serpiente, tallada en lo alto de la ladera, despertó inmediatamente nuestro sentimiento de admiración y nuestra curiosidad científica. ¿Por qué una serpiente? ¿Por qué sus creadores subieron a una imponente colina de granito para colocarlo allí? Y todos los demás grabados que lo orbitan, ¿qué significan?

Todas estas preguntas y más se arremolinaban en torno a nuestro pequeño grupo mientras estábamos, pegajosos y picados por mosquitos, en la sabana al pie de la colina. Su estatus único lo hacía aún más intrigante.

Aunque hay otros ejemplos de arte rupestre prehistórico gigante en otras partes del mundo, estos parecen ser los más grandes. Aunque, como se mencionó, algunos ya eran conocidos por los arqueólogos, nuestro equipo documentó otros, incluso en la frontera con Colombia.

Los resultados revelan una alta concentración de estos grabados monumentales en la región. Los temas de estas obras simbólicas incluyen serpientes, humanos y ciempiés. Los animales probablemente jugaron un papel importante en las mitologías de las personas que los criaron. Los resultados fueron publicado en la revista Antigüedad.

Nuevos sitios para buscar

En nuestra visita a Cerro Pintado en 2015, supusimos que el enorme grabado de una serpiente de 42 metros de largo (probablemente representando un bien o anaconda, originaria de la región) se encontraba en un espléndido aislamiento. Los estudiosos anteriores han señalado que muchos refugios rocosos en la sabana circundante albergaban pinturas prehistóricas, y ya habíamos visto muchos grabados cerca de nuestros sitios de excavación.

READ  México saca a migrantes de la ciudad "prisión" del sur, alejando a otra caravana
Fotografía con teleobjetivo de un monumental arte rupestre con cola de serpiente en Colombia, humanos a escala.
jose oliver, Autor proporcionado (sin reutilización)

Aunque a menudo eran numerosos o bastante grandes, ninguno de estos sitios compartía la escala verdaderamente monumental de los grabados de Cerro Pintado. Su aparente singularidad nos impulsó a regresar diligentemente con un dron para obtener mejores imágenes del panel altamente inaccesible. Sin embargo, durante nuestra primera visita al campo, sospechamos que había más por descubrir sobre el arte rupestre de la región.

Nuestro guía, Juan Carlos García, educador y fotógrafo local, ha viajado mucho por la región y tiene muchas ideas para compartir. Mientras examinaba las islas que separan el tranquilo curso medio del río Orinoco de su turbulento curso superior, señaló la orilla colombiana y nos informó tajantemente: “¿Ves ese cerro? Allí, detrás de ella, hay otra serpiente, del tamaño de Pintado”.

La posibilidad de otra serpiente nos resultaba más que tentadora. ¿Tenía también un conjunto de motivos que lo acompañaban? ¿Era realmente tan grande y visible desde lejos? Por falta de licencias científicas en Colombia, o de tiempo para buscar una nueva ubicación aunque tuviéramos licencias, estas preguntas quedaron sin respuesta. Después de cuatro campañas en Venezuela, la financiación para nuestro trabajo de campo terminó en 2017 y Cerro Pintado siguió siendo, en lo que a arqueología se refiere, un sitio único.

Afortunadamente, el investigador principal del proyecto, José Oliver, en Instituto de Arqueología de la UCL, consiguió los medios para investigar nuevamente al lado colombiano en 2018. Los resultados de una investigación sistemática y cuidadosa se compartieron entre el equipo en una avalancha de mensajes de texto y correos electrónicos entusiastas, confirmando que no había una serpiente más, sino varias. También eran comparables en tamaño al Pintado y estaban claramente relacionados, pero cada uno con su propio toque.

READ  América vs Pumas: Vínculo vibrante entre América y Pumas en Capital Classic

El estudiante de doctorado del proyecto, Natália Lozada Mendieta, de la Universidad de Los Andes en Colombia, ahora profesor asistente, también regresó en 2021 y 2022 para encontrar más serpientes. Finalmente, todo el equipo original se reunió sobre el terreno en 2023. Colectivamente, y con la ayuda de guías locales, acumulamos una base de datos de 13 vastos sitios de arte rupestre con más de 150 grabados individuales entre ellos.

Razones llamativas

Para nosotros, las serpientes fueron los motivos más llamativos, aunque no dejaron de impresionarnos los ciempiés gigantes, los humanos bailando o tocando instrumentos y las misteriosas formas geométricas de intención desconocida. Aunque no es único, como se pensaba anteriormente, Cerro Pintado ahora está acompañado por una constelación de sitios relacionados: una genuina tradición monumental de arte rupestre.

Los petroglifos prehistóricos de gran tamaño, como se denomina científicamente a los grabados rupestres, no son desconocidos. Ballenas y alces están representados en el Arte noruego de la Edad de Piedray jirafas y camellos prácticamente de tamaño natural son conocido de Níger Es Arabia Sauditarespectivamente.

Se supone que el arte rupestre muy visible o prominente como este comunica ideas o conceptos importantes. Aunque se pierde su significado exacto, su impacto se puede sentir a través de su fisicalidad, es decir, su tamaño y posición.

En nuestros casos, tenemos la suerte de notar temas repetidos en las cosmologías indígenas del norte de América del Sur que aluden a las serpientes gigantes como creadoras y protectoras de los ríos –incluido el gran “río” en el cielo, la vía Láctea. Sin embargo, también son amenazantes, depredadores y letales.

READ  Los federales de Texas confiscan casi $ 500,000 en efectivo escondidos dentro de los autobuses con destino a México

Esta información enriquece nuestra comprensión del registro arqueológico. Las serpientes debían verse desde cierta distancia, lo que reflejaba una comprensión compartida del mundo y sus habitantes. Sostenemos que lo que distingue al Orinoco Medio como un punto de acceso único es la pura concentración de estas enormes obras de arte precolombino.

Parecen ser los más grandes del mundo y hablan de un paisaje cultural cuestionado pero abiertamente comunicativo durante el período precolombino que apenas estamos comenzando a comprender.

Lo más importante es que a medida que el turismo regional se expande año tras año, los locales necesitan cada vez más protección, una actividad en la que los pueblos indígenas deben tener una voz destacada. Sin duda, hay docenas de otros sitios en esta tradición monumental única para encontrar, registrar y, con suerte, preservar.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba