Ciencias

Un nuevo estudio revela los secretos de un viejo y extinto “superpredador”

El cráneo de Anteosaurus cercano al de un humano moderno. Foto: proporcionada por el autor.

Hace unos 260 millones a 265 millones de años, una enorme criatura llamada Anteosaurus recorrió lo que hoy es el continente africano. Este período fue conocido como el Pérmico promedio – y Anteosaurus fue uno de sus carnívoros más feroces. Tenía enormes dientes aplastantes, un cráneo gigantesco y una mandíbula poderosa.

A pesar del nombre Anteosaurus no era un dinosaurio. Perteneció a dinocefalia, una familia de reptiles parecidos a mamíferos que son anteriores a los dinosaurios. Al igual que los dinosaurios, los dinosaurios vagaban y gobernaban la Tierra en una etapa. Pero se originaron, prosperaron y murieron unos 30 millones de años antes de que existiera el primer dinosaurio.

Los huesos fosilizados de dinocefálicos se encuentran en muchas partes del mundo. Destacan por su gran tamaño y peso. Los huesos de la dinocefalia son gruesos y densos, y Anteosaurus no es una excepción. Su cráneo estaba adornado con grandes protuberancias (protuberancias y protuberancias) sobre los ojos y una larga cresta en la parte superior del hocico. Esto, junto con sus caninos dilatados, lo hacía parecer una criatura verdaderamente feroz.

Pero debido a la pesada arquitectura de su esqueleto, los científicos siempre han asumido que Anteosaurus era un animal bastante lento y lento, sólo capaz de limpiar o emboscar a su presa, en el mejor de los casos. Algunos científicos incluso sugirieron que Anteosaurus era tan pesado que debió haber vivido en el agua.

Ahora, nuestro equipo de paleontólogos de Sudáfrica y Europa ha podido revalorar De Anteosaurus habilidades de caza. Nuestros hallazgos muestran que De Anteosaurus el sistema nervioso y los órganos de los sentidos bien ajustados se han optimizado para cazar rápidamente y atacar rápidamente, como el guepardo o el famoso velociraptor extinto hace mucho tiempo. Al contrario de lo que se ha creído durante mucho tiempo, Anteosaurus no era una criatura primitiva y perezosa: era nada menos que una poderosa máquina de matar prehistórica.

READ  Este intrigante signo de Alpha Centauri puede (o no) ser un planeta | Daily Planet

La tecnología ofrece una nueva visión

Usamos imágenes de rayos X y reconstrucciones 3D para comprender mejor qué De Anteosaurus el sistema nervioso se habría visto así. Como Anteosaurus es un animal muy grande, la mayoría de las muestras serían demasiado grandes para caber en la mayoría de tomógrafos, por lo que utilizamos una muestra fue encontrado hace muchos años, en la región de Karoo de Sudáfrica, con los huesos desarticulados. De esta manera, pudimos escanear cada hueso de forma independiente y luego reconstruir digitalmente el cráneo por completo, utilizando las poderosas computadoras del Instituto de Estudios Evolutivos de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo.

Luego pudimos investigar sus estructuras internas. De Anteosaurus El órgano de equilibrio, su oído interno, se consideraba relativamente más grande que el de sus parientes más cercanos y otros depredadores que vivían al mismo tiempo. Esto indica que Anteosaurus fue capaz de moverse mucho más rápido que sus presas y competidores. También descubrimos que la parte del cerebro responsable de coordinar los movimientos oculares con la cabeza era excepcionalmente grande. Esta habría sido una característica crucial para garantizar las habilidades de rastreo del animal. Su agilidad, como señalamos en el papel, podría compararse con la del puma o puma de montaña de América del Norte.

Juntos, todos estos descubrimientos muestran que De Anteosaurus el sistema nervioso estaba especializado y optimizado para que el animal pudiera cazar y atacar rápidamente. Su presa habría incluido grandes herbívoros como Moschognathus, pequeños animales parecidos a las lagartijas, grandes anfibios o incluso otros carnívoros.

Cambiando nuestro entendimiento

En el pasado, se creía que los dinosaurios eran animales lentos y perezosos que vivían en pantanos y no podían mover sus cuerpos fuera del agua durante mucho tiempo. Fueron considerados “primitivos” y condenados a la extinción. Desde entonces, el Renacimiento de dinosaurios demostró que estas ideas preconcebidas sobre los dinosaurios estaban equivocadas; ahora los dinosaurios se han vuelto más vivos que nunca en la imaginación de las personas. Esta mejor comprensión también fue una puerta para comprender finalmente que las aves son descendientes directos de los dinosaurios.

READ  Distrofia de Snapchat, el nuevo trastorno estudiado por la medicina

Anteosaurus pertenece a los reptiles pre-mamíferos, un grupo extinto de animales que evolucionaron hasta convertirse en antepasados ​​de los mamíferos. Las nuevas técnicas de imágenes están remodelando nuestra comprensión de la biología de estos animales viejos, que es esencial para comprender mejor nuestros propios orígenes como mamíferos. Este estudio de Anteosaurus contribuye a reescribir la narrativa de la evolución de los pre-mamíferos; como el Renacimiento de los dinosaurios, esto tiene el potencial de arrojar nueva luz sobre nuestros orígenes mamíferos.

Julien Benoit es investigador principal en paleontología de vertebrados en la Universidad de Witwatersrand. Este artículo ha sido republicado desde La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el original aquí.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar