Deporte

Ultramaratón de México enfrenta a forasteros y legendarios corredores indígenas

Cientos de atletas aficionados partieron temprano el domingo para una ultramaratón a través de un cañón soleado en el noroeste de México, con la esperanza de competir contra legendarios corredores indígenas en uno de los eventos de distancia más desafiantes del mundo.

La XX Ultramaratón Caballo Blanco arrancó en la localidad de Urique, en el estado de Chihuahua, con carreras en distancias de 80, 40 o 21 kilómetros (50, 25 o 13 millas) a través de los escarpados cañones de la Sierra Tarahumara.

El evento tiene un ambiente festivo, pero brinda a los corredores de otras partes de México y otros países, particularmente de los Estados Unidos, la oportunidad de competir contra corredores de larga distancia de fama mundial del pueblo indígena Raramuri o Tarahumara.

Viviendo a lo largo de las orillas del cañón más profundo de México, que alcanza los 1.800 metros (5.900 pies), desarrollaron extraordinarios sistemas cardiovasculares, lo que los convirtió en «los espartanos modernos», como los describió un cardiólogo.

«Es mucho más que una carrera. Su espíritu es de compartir, de intercambiar culturas», dijo Fabio Meraz, un funcionario de turismo en el pueblo del cañón de Urique.

Allí comenzaron las fiestas el sábado, con carreras infantiles bajo un sol abrasador.

Los Raramuris («los de pies ligeros» en su lenguaje) a menudo corren con simples sandalias, conocidas como huaraches, hechas con llantas de automóviles desechadas.

Las mujeres corren con vestidos de colores brillantes, mientras que los hombres usan pantalones cortos blancos holgados.

Su resistencia es legendaria y, a menudo, parecen volar sin esfuerzo más allá de los corredores con zapatos mucho más sofisticados.

READ  Más de 10 muertos en ataque a cárcel de Ciudad Juárez, en el norte de México

«Estoy acostumbrada a estos huaraches», dijo Irma Chavez, participante de Raramuri. Dijo que sus pies no están acostumbrados a zapatos más caros.

La ultramaratón tiene una función social, como pretenden sus patrocinadores mexicanos y estadounidenses. Los participantes de las aldeas vecinas regresan a casa después con vales de comida, algo muy apreciado en un momento en que la sequía severa está dañando los cultivos.

“A veces las familias no logran alimentarse con lo que siembran”, dijo Chávez.

La policía y las tropas del ejército se desplegaron el domingo para mantener una vigilancia discreta sobre la carrera. En junio pasado, dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico fueron asesinados en las cercanías por un presunto narcotraficante que nunca fue capturado.

La carrera Caballo Blanco debe su nombre a su fundador, Micah True, un ultrarunner estadounidense que vivió en la zona durante años en una choza de adobe.

Los lugareños lo apodaron «El Caballo Blanco», después de ver al hombre de aspecto pálido correr hora tras hora por los senderos empinados del cañón.

True fundó la carrera en 2003 para ayudar al pueblo tarahumara a preservar su cultura. Murió en 2012, a los 58 años, mientras corría en Nuevo México.

Michael Miller, un amigo suyo, dijo que True tenía «una especie de conexión con esta gente y esta tierra: vivir con sencillez, compartir, ser bueno».

calle/oaa/bbk/mlm

Julián Tejera

"Estudiante general. Amante de la comida. Fanática de los viajes. Evangelista zombi. Mente ávido del tocino"

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba