Ciencias

Trombosis: advierten de un mayor riesgo en personas que se han recuperado de Covid-19

En el marco del mundo Trombosis, que se celebra el 13 de octubre, por el Grupo Argentino de Hemostasia y Trombosis (Grupo CAHT) advierte que los pacientes que presentaron Covid-19, luego del alta, tienen mayor riesgo de desarrollar trombosis arterial y venosa.

Un comunicado emitido por la asociación profesional indica que varios estudios reportan evidencia acumulada de trombosis, incluso arterial y venosa, en pacientes 30 días después del alta hospitalaria, con valores de incidencia del 2,5% y del 0,6% en el caso de embolia pulmonar.

“El riesgo de tromboembolismo venoso (TEV) asociado a la hospitalización se extiende hasta 6 semanas después del alta en pacientes con alto riesgo médico de presentar este tipo de evento trombótico. Al menos el 60% de todos los eventos de TEV en pacientes clínicamente enfermos ocurren en el período posterior al alta, siendo las primeras tres semanas las asociadas con un aumento de cinco veces el riesgo del tromboembolismo pulmonar fatal ”, dice el hematólogo Miguel Castro Ríos, coordinador del comité directivo del Grupo CAHT.

La trombosis consiste en formación de un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo, vena o arteria, que una vez producidas pueden bloquear el flujo sanguíneo normal e incluso desprenderse y viajar a un órgano. El tromboembolismo venoso o TEV es una afección en la que se forman coágulos de sangre con mayor frecuencia en las venas profundas de las piernas, conocida como trombosis venosa profunda, o TVP, y puede viajar en el torrente sanguíneo y permanece en los pulmones, un evento conocido como embolia pulmonar o EP.

En general, la trombosis es una complicación grave que puede comprometer la progresión de una enfermedad. En particular, en los afectados por el coronavirus SARS-CoV-2, se observó que el componente de trombosis e inflamación juega un papel muy importante en aquellos con mala evolución y, A medida que el paciente empeora, aumenta la incidencia de trombosis..

Desde la International Society for Thrombosis and Hemostasis (ISTH, por sus siglas en inglés) destacan que los primeros reportes apuntan a una alta incidencia de TEV en pacientes Covid-19 hospitalizados. “Esto parece deberse a que Covid-19 provoca mucha inflamación, que produce sustancias químicas que hacen que el hígado produzca grandes cantidades de factores de coagulación, lo que hace que la sangre se vuelva pegajosa”.

READ  Neri dimite de la Junta de Medicina del Transporte

Las personas en cuidados intensivos, dicen, tienen de tres a seis veces más probabilidades de tener TVP que un paciente en la unidad de cuidados intensivos por cualquier otro motivo, como insuficiencia cardíaca congestiva. Y el riesgo permanece durante mucho tiempo después del alta hospitalaria.

“Con una simple valoración, tu médico puede determinar si estás en riesgo de trombosis, decidir si debes recibir tratamiento en este sentido y evitar complicaciones durante tu estancia”, enfatizan desde ISTH.

La sangre venosa de los miembros inferiores es la más difícil de llegar al corazón.

Diferentes estrategias

“El cuidado de una persona con Covid-19 en riesgo de desarrollar tromboembolismo venoso incluye estrategias para prevenir la formación de coágulos, con medidas que pueden variar desde medicamentos anticoagulantes para dispositivos mecánicos (como medias de compresión) y la movilización precoz de los pacientes hospitalizados ”, explica la hematóloga Dolores Puente, coordinadora del comité organizador del Día Mundial de la Trombosis del Grupo CAHT.

Los datos recientes revelan que en poblaciones seleccionadas con alto riesgo de TEV, extender la duración de las medidas de profilaxis durante 4 semanas con anticoagulantes después del alta hospitalaria ofrece un beneficio clínico neto al reducir el riesgo de tromboembolismo. Este beneficio es más pronunciado en aquellos cuya tasa de hospitalización se debió a una infección, especialmente neumonía, una condición muy común en las hospitalizaciones por Covid-19.

“La trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar son bastante común en la población afectada por Covid-19. Incluso aquellos que ya han desarrollado una trombosis tienen un mayor riesgo, por lo que la profilaxis debería ser aún más exhaustiva con ellos ”, advierte Puente.

READ  La NASA declara muerta la excavadora Mars después de dos años

La comunidad médica, basada en la investigación más reciente disponible, apoya una Puntuación que identifica pacientes con riesgo tres veces mayor para la TEV y que obtendría un beneficio significativo con la extensión de la tromboprofilaxis.

“Este hallazgo puede ser especialmente relevante para mitigar el grado de deterioro en personas con Covid-19 con alto riesgo de tromboembolismo debido a factores como edad avanzada, días de hospitalización, cáncer o antecedentes de TEV, trombofilia e inmovilidad severa, entre otros factores. En ellos, sería razonable utilizar tromboprofilaxis prolongada durante al menos 2 y hasta 6 semanas después del alta ”, agrega Castro Ríos.

Los profesionales de la salud habían informado previamente una prevalencia inesperada de trastornos de la coagulación sanguínea entre los pacientes con Covid-19, en lo que podría ser una tormenta perfecta de factores de riesgo potencialmente fatales. De hecho, la tasa de trombosis informada en pacientes hospitalizados con Covid-19 varía entre 5 y 45% y está influenciado por el grado de gravedad de la enfermedad y las comorbilidades que tienen los pacientes.

Para Puente “esta situación obliga al equipo sanitario a plantearse distintas estrategias para el manejo del TEV en los pacientes ingresados ​​en Covid”.

Mantenerse activo es la clave para mejorar el flujo sanguíneo.  Foto: Juan Fernández / Archivo

Mantenerse activo es la clave para mejorar el flujo sanguíneo. Foto: Juan Fernández / Archivo

Mantenerse activo

Por otro lado, además de los que tenían Covid-19, para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos en personas que están expuestas a movilidad reducida por permanecer más tiempo en casa, el Grupo CAHT recomendó Mantenerse activo y en los que reciben medicación antitrombótica, no dejen de tomar sus medicamentos, incluso entre los diagnosticados de Covid-19.

“Ser menos activo puede aumentar su riesgo de desarrollar un coágulo de sangre. Períodos prolongados de inactividad, como sentado muchas horas al día, hacen que la sangre circule muy lentamente por las venas de las piernas, favoreciendo la formación de trombos. Recomendamos que las personas sigan pasos sencillos para reducir el riesgo de TEV, como hacer ejercicio o levantarse para moverse al menos cada 90 minutos “, explicó Puente. Y agregó:” Para los pacientes crónicamente anticoagulados que están a punto de pasar por una control, se recomienda que lo hagan y no demoren ”.

READ  La NASA reproduce sonidos de supernova, ¿en instrumentos musicales?

Finalmente, desde el Grupo CAHT aclaran que haber tenido un coágulo sanguíneo previo (como trombosis venosa profunda y / o embolia pulmonar) no aumenta el riesgo de adquirir Covid-19y que la ingesta de medicamentos anticoagulantes no aumenta en modo alguno el riesgo de infección.

Claves para la trombosis

La Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia destaca que:

1 de cada 4 personas en todo el mundo mueren de enfermedades causadas por coágulos de sangre (trombosis).

• La trombosis puede ser fatal, pero en la mayoría de los casos se puede prevenir.

• EL Factores de riesgo Los TEV incluyen: hospitalización, cirugía, cáncer, inmovilidad prolongada, antecedentes familiares de TEV, medicamentos que contienen estrógeno (píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal), embarazo y / o parto reciente, fibrilación auricular (ritmo cardíaco irregular).

• EL signos y síntomas de trombosis venosa Incluyen: dolor y / o sensibilidad en la pantorrilla o el muslo; hinchazón de la pierna, el pie y / o el tobillo; enrojecimiento y / o decoloración notorios; caliente.

• EL signos y síntomas de embolia pulmonar Incluyen: dificultad para respirar; respiración rápida; dolor de pecho (puede empeorar con la respiración profunda); frecuencia cardíaca elevada; mareos y / o desmayos.

• Alrededor del 45% al ​​60% de los casos de TEV están asociados con hospitales, lo que destaca el hecho preocupante de que el TEV es el principal causa de muerte hospitalaria prevenible.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar