Las noticias más importantes

Salvando a los pulpos de México del calentamiento de las aguas y la sobrepesca | Ideas globales | DW

Con tres corazones, ocho brazos y altos niveles de inteligencia, los pulpos son sin duda criaturas fascinantes. También pueden meterse en los espacios más reducidos y cambiar el color y la textura de su piel a voluntad.

También son un manjar popular en muchas regiones del mundo: ya sea en sushi, fritas o servidas en su propia tinta. En todo el mundo se consumen cada año 420.000 toneladas de pulpo y la tendencia va en fuerte aumento.

Sin embargo, criar pulpos en cautiverio es difícil en comparación con especies como el camarón o el salmón. Por eso, el pulpo que aterriza en nuestros platos se captura en estado salvaje y algunas regiones de Asia ya se consideran sobreexplotadas.

Existe una gran demanda a nivel mundial del animal.

El mayor exportador y productor de pulpo del mundo es México, donde todavía abunda el animal en el mar. Sin embargo, la investigación en el pequeño pueblo de Sisal en Yucatán muestra que son extremadamente sensibles a las fluctuaciones de temperatura y no pondrán huevos si el agua está demasiado caliente. Esto pronto podría convertirse en un problema si el cambio climático continúa calentando el océano.

Granjas de pulpo — Esperanza para los pescadores

El biólogo Carlos Rosas Vásquez ha estado investigando las condiciones de vida perfectas para los pulpos durante más de veinte años para la Universidad Mexicana UNAM. A lo largo de los años, él y su equipo han logrado perfeccionar la alimentación, las condiciones de luz y la temperatura del agua, e incluso han establecido una pequeña estación de cría para hembras preñadas capturadas en el mar.

READ  Novedades legislativas en materia de trabajo y empleo en México

El conocimiento científico obtenido de este proceso también es útil para los pescadores locales del pueblo. Algunos están involucrados en la cooperativa «Moluscos Del Mayab», que busca utilizar estos descubrimientos universitarios para desarrollar una granja comercial de pulpo. La esperanza es que, si tiene éxito a gran escala, los pescadores podrán liberar los pulpos de las granjas en el mar para reponer su número.

Un pequeño pulpo sube a un recipiente de plástico.

La cría de pulpo se considera muy difícil

Objetivo del proyecto: Apoyar soluciones de financiación para medidas de conservación de la biodiversidad.

Gasto: El proyecto pulpo y la cooperativa Molluscos Del Mayab recibieron US$4.000 (€3.500) de la Iniciativa de Financiamiento de la Biodiversidad (BIOFIN II), apoyado por el Ministerio Federal Alemán para el Medio Ambiente como parte de la Iniciativa Climática Internacional (IKI). EL Programa de pequeñas becas del FMAM aportó $50.000 (€43.700).

Organizaciones asociadas: UNAM México y GEF Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

Duración: BIOFIN II se extiende hasta diciembre de 2025

Un vídeo de Katja Döhne

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba