Las noticias más importantes

Puerto Escondido: el paraíso turístico mexicano que no quiere ser como Acapulco | Viaje

“En aquel entonces era el paraíso, como un sueño. Las playas estaban salpicadas de casitas de madera de pescadores y no había un alma en la arena”, dijo Lorenzo Castillo al recordar su infancia en las playas de Puerto Escondido, hoy uno de los principales destinos internacionales de México. De enero a noviembre de 2023, este encantador enclave costero de Oaxaca, hogar de alrededor de 25.000 residentes permanentes, recibió a más de 800.000 visitantes.

Un clima tropical, playas de arena dorada bordeadas de cocoteros, palapas con sombra para sentarse a contemplar las olas rompiendo en la orilla, vívidos atardeceres sobre el Pacífico… Los atractivos son muchos, pero algunos sienten que el turismo de masas está diluyendo la esencia de Puerto Escondido. “Puerto Angelito está lleno gracias a los influencers que atrajeron a la multitud”, se quejó Castillo, microbiólogo de un laboratorio privado y dueño de un restaurante en Playa Marinero.

Castillo es de una de las familias fundadoras de Puerto Escondido y ha sido testigo de la paulatina transformación del pueblo pesquero ubicado entre San Pedro Mixtepec y Santa María Colotepec. Todo comenzó en los años 60, cuando “llegaron los primeros surfistas de Estados Unidos, seguidos por los hippies”, dijo Castillo. Esa fue la década en la que desapareció el pochuteco, una de las más de 10 lenguas indígenas de la región. “Mi mamá nació aquí, mi papá en Pochutla. Fueron a Acapulco y allí formaron una familia. Aunque mis hermanos y yo crecimos en Guerrero, regresábamos aquí todos los años para visitarlo. Luego volvimos a trabajar y a abrir negocios. Con la pandemia todo despegó, lo hicimos muy bien. Pero ciertos lugares se volvieron insoportables. ¡Punta Zicatela de noche es puro caos, sin paz ni tranquilidad!”

El problema, dice Marta Reyes del Ayuntamiento de San Pedro Mixtepec, “es que estamos al límite. Puerto Escondido es muy accesible y abierto a todos. Aquí no hay que juzgar: puedes entrar a cualquier restaurante o bar vestido con lo que quieras. Pero somos víctimas de nuestro propio éxito y fama”.

Carretera que conecta la capital del estado de Oaxaca con Puerto Escondido.ANDREA J. ARRATIBEL

Estadísticas recientes respaldan las afirmaciones de Reyes: los turistas extranjeros en 2022 aumentaron casi un 145% en comparación con 2021, según datos del gobierno de Oaxaca. “Después de la pandemia, mucha gente decidió quedarse aquí para siempre”, señaló.

READ  Ciudad maya escondida descubierta por investigadores de la UH sobrevolando México

“Todo cambió después de eso. Mucha población local sintió el impacto económico y los extranjeros vinieron a comprar tierras. Los alquileres se han disparado”, dijo Rosalinda Ramírez, quien tiene un pequeño restaurante en la playa de Zicatela, que ha puesto a la ciudad en el mapa internacional del surf. Reyes dijo que el año crucial fue 2022, cuando la construcción aumentó un 400%, lo que marcó el comienzo de una verdadera gentrificación. “Pretenden privatizar toda la costa. Las empresas inmobiliarias se están volviendo locas comprando tierras de cultivo, incluso algunas que antes no eran atractivas. Y ahora hasta se están desarrollando en los cerros y talando todos los árboles”, dijo Ramírez mientras fríe pescado para sus clientes.

Cerca de la lonja de Ramírez se encuentran enormes hoteles, inacabados y abandonados. Los carteles cerca de la costa muestran «lote en venta» o «terreno disponible» con un número de teléfono. “Y esto sólo va a empeorar con la carretera”, dijo, en referencia al último proyecto de infraestructura inaugurado por el presidente Manuel López Obrador.

El 4 de febrero, el presidente visitó la región para inaugurar oficialmente la Carretera Barranca Larga-Ventanilla. Con una inversión de más de 762 millones de dólares, la nueva carretera federal acorta a menos de tres el viaje de casi siete horas desde la capital. El proyecto tiene como objetivo integrar servicios básicos de salud y educación, reduciendo el tiempo de viaje y aumentando la seguridad de alrededor de 166 mil residentes y visitantes. La Secretaría de Turismo de Oaxaca espera superar los 5.6 millones de visitantes en 2023, impulsando el turismo y el desarrollo en Puerto Escondido.

Un hotel abandonado e inacabado en Puerto Escondido.ANDREA J. ARRATIBEL

La mayoría de los residentes están contentos con la nueva carretera, incluido Gerónimo Villanueva, conocido como “El Pistachero”. “Todo estará más cerca”, afirma este vendedor ambulante de 82 años que lleva 50 años empujando su carrito de un lado a otro de la costa. “¡Compra aquí tus batatas, pistachos y paletas heladas! ¡Jugo de tamarindo y maní confitado! el canta. “Voy a todas las playas”, dijo Villanueva, quien ha visto todos los cambios en la región. “Era todo tierra, desde Acapulco hasta Oaxaca. Pero una vez que construyeron el camino, las cosas se volvieron mucho más fáciles para nosotros”, dijo. Las carreteras construidas en la década de 1960 abrieron Acapulco a los negocios y unieron por primera vez la costa de Guerrero con Puerto Escondido. «¡Fue genial! Empezó a venir más gente y comencé a vender más».

READ  La misión del Pentágono en la frontera entre Estados Unidos y México se extiende por un año más

“La carretera a Acapulco facilitó la logística y el transporte, reduciendo costos con proveedores y mejorando los servicios”, afirmó Lorenzo Castillo. “Acapulco solía ser un destino de fin de semana, pero luego se convirtió en un viaje de un día. Esto es exactamente lo que está pasando en Puerto Escondido. Pero es una pena la forma en que se está desarrollando el lugar: todo se planifica sobre la marcha”, añadió. Teme que su ciudad se convierta en otro Acapulco. “El día después de la apertura de la nueva carretera, estaba muy concurrida. ¡Comí la comida de un mes entero en mi restaurante en un solo día!

Un futuro insostenible

“El crecimiento es caótico”, afirmó Reyes, quien explicó que faltan infraestructuras críticas, planes regionales y presupuestos suficientes. “Más del 50% de los residentes no tienen alcantarillado adecuado, mientras que pocos tienen acceso al agua potable. Los servicios públicos sólo llegan a algunas zonas y el camión cisterna sólo viene una vez por semana a entregar agua”, agregó Castillo, experto en calidad del agua.

Hasta el año pasado, Castillo encabezó un comité de playas limpias dedicado a la gestión ambiental. Organizaciones locales, junto a ONG como Salvemos Puerto Escondido, Costa Unida y SOS Puerto, han defendido la suspensión de proyectos inmobiliarios por parte de inversores extranjeros y la garantía del acceso al agua potable. El año pasado, el Comité Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de México advirtió sobre altos niveles de bacterias en las playas de Puerto Angelito y Bahía Principal debido a la contaminación de la laguna que desemboca en el mar.

READ  Cómo afectará la expansión de los BRICS a América del Sur
Un camión cisterna entrega agua potable a un pequeño hotel turístico.ANDREA J. ARRATIBEL

“La eliminación de aguas residuales en Puerto Escondido es un viejo problema. La basura de las cuencas altas vierte a los desagües pluviales y es arrastrada al mar por la lluvia”, afirmó Reyes, quien considera que la situación es cada vez más crítica. Residentes y activistas se han quejado del daño ecológico en Punta Colorada, la última playa sin desarrollar en Puerto Escondido. El gobernador de Oaxaca visitó el lugar prometiendo mejorar las inadecuadas plantas de tratamiento de aguas residuales. Protestas y demandas detuvieron el arriesgado desarrollo urbano que amenazaba las dunas de arena, la selva y los ecosistemas forestales, poniendo en peligro las especies protegidas a lo largo de la costa.

“Confío en que los funcionarios estatales harán algo rápidamente. Y eso solucionará el problema de los depósitos de basura”, dijo Reyes, en referencia al relleno sanitario municipal de Pedro Mixtepec. “Es un vertedero a cielo abierto, muy peligroso para nuestra salud. Y no existen programas para el manejo de residuos sólidos”. Tampoco existe una planificación viaria municipal. “Necesitamos esto más que nunca con todos los vehículos pesados ​​que ingresan a la nueva carretera. Realmente necesitamos el apoyo del gobierno federal porque parece que aquí nos estamos ahogando”, dijo Reyes.

Castillo quiere más inversión en infraestructura para servicios básicos. “Pero, sobre todo, necesitamos un plan de gestión”, dijo, con métodos sostenibles para utilizar eficientemente los recursos “para no terminar como Acapulco. Ahí es donde vamos sin ninguna planificación”. Reyes coincide: “El turismo es bienvenido, pero sin poner en riesgo nuestros recursos naturales ni el medio ambiente”.

El desafío es encontrar un equilibrio entre turismo sostenible e inversión extranjera para promover el desarrollo local sin dañar el medio ambiente y sacrificar derechos básicos como el acceso al agua potable. “El dinero que aporta el turismo es fantástico para los locales, pero tenemos que encontrar el equilibrio adecuado. El huracán Otis nos demostró que crecer sin un plan sólido puede arruinar nuestro pequeño pedazo de paraíso”, dijo Castillo, preocupado de que el turismo masivo arruine las playas que ha apreciado desde su juventud.

Matricularse en nuestro boletín semanal para más cobertura informativa en inglés de EL PAÍS Edición USA

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba