Las noticias más importantes

Mi experiencia trabajando con inmigrantes indocumentados de México – Rio Grande Guardian

Leí con gran interés el reciente artículo del economista M. Ray Perryman en Servicio Internacional de Noticias Rio Grande Guardian titulado “Comercio Mexicano”. Siempre he encontrado que sus artículos son muy reveladores y llenos de información útil.

Estoy de acuerdo con él sobre la importancia de México como socio económico de Texas. Como migrante que trabajaba en los campos de duraznos y albaricoqueros en Fresno, California, pude interactuar con muchos inmigrantes indocumentados de México. Eran las personas más amables, respetuosas y trabajadoras que sólo querían trabajar y enviar dinero a sus familias. Su objetivo era ahorrar mil dólares para abrir una pequeña tienda de barrio de “5 y 10 centavos”. Se prepararían para el resto de sus vidas. No tenían ningún interés en quedarse en Estados Unidos.

Me pedían que los llevara a un autocine local que proyectaba películas mexicanas. Nos amontonábamos en la camioneta de mi papá ya que era la noche de «$ 5 por auto». Una vez allí, desaparecieron y regresaron uno a uno, trayendome una Coca-Cola y un hot dog, una hamburguesa, palomitas o dulces. Tuve que decirles que dejaran de traerme cosas. No podría comérmelo todo.

Al final de la película, todos marcharon hacia el coche diez minutos después del final de la película. Cada uno tenía una hoja de papel con el nombre y número de teléfono de un amigo que hicieron esa noche. De camino a casa, insistieron en que parara en una gasolinera para poder llenar el depósito del coche.

Querían ir a un restaurante chino para probar su cocina. Los contraté como intérpretes y disfruté de una excelente comida que ellos pagaron, rechazando mi oferta de ayudarme a pagar la cuenta.

Trabajar junto a ellos fue muy competitivo y divertido. En cuestión de minutos arrancaban frutos de un árbol y cantaban canciones mexicanas mientras trabajaban. Cuando uno terminó de cantar, otro, al otro lado del campo, empezó a cantar otra canción. Había iniciado un pequeño negocio vendiendo refrescos fríos a la hora del almuerzo. Compraba algunas cajas de refrescos de otra marca por diez centavos cada una y las vendía por cincuenta centavos cada una.

A algunos trabajadores les ofrecería refrescos gratis, pero se negarían. Insistieron en pagar. No tengo ningún problema en agilizar el proceso para que los ciudadanos mexicanos se conviertan en ciudadanos estadounidenses y algún tipo de programa de autorización de trabajo para quienes deseen trabajar. Todos los negocios aquí en el Valle del Río Grande necesitarían más empleados.

Tengo visiones de un nuevo país creado por Texas que sucederá a Estados Unidos y se unirá a México para convertirse en una nueva nación. Nos beneficiaríamos de lo mejor de ambos países y seguiríamos siendo una de las diez naciones más económicas del mundo.

Aparte de eso, trabajando con México, podríamos crear zonas de libre comercio en ambos lados que se extenderían 50 millas a lo largo de la frontera en ambos lados. El trabajo y el comercio podrían circular libremente en estas zonas sin preocupaciones de inmigración.

La producción en el Valle aumentaría si se mantuviera el dólar aquí en lugar de usarlo para comprar productos fabricados en China. Leí en alguna parte (probablemente del Sr. Perryman) que por cada dólar que gastamos en productos chinos, diez centavos van a Estados Unidos. El dinero gastado en productos fabricados en México produce un retorno de más de 70 centavos.

READ  Sindicato independiente gana derechos de negociación en 3M en el centro de México

Nota del editor: La columna invitada anterior fue escrita por Anthony Covacevich, ex administrador municipal de Weslaco, Texas, quien trabajó en la administración pública durante más de 35 años en el Valle del Río Grande de Texas. Covacevich es actualmente un especialista en accesibilidad registrado y autorizado por el estado de Texas para realizar revisiones e inspecciones de planos de edificios recién construidos y renovados. La columna anterior aparece en The Rio Grande Guardian con el permiso del autor. Puede comunicarse con Covacevich, que reside en Weslaco, por correo electrónico a: [email protected].

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba