Mundo

Los hongkoneses abandonan una ciudad y un estilo de vida que ya no reconocen

China se comprometió a defender los derechos y libertades de Hong Kong durante 50 años en julio de 1997. En el camino, miles huyeron de la ciudad hacia Nueva Zelanda para escapar del control de Beijing. Informa Justin Wong.

Kit-hung Yip nunca pensó que terminaría en Wellington, pero todo cambió cuando los agentes de policía llamaron a su puerta en Hong Kong después de una publicación en Facebook en enero de 2019.

Días antes, había compartido un videoclip de 38 segundos que mostraba a un estudiante varón atrapado debajo de dos sillas y agredido por otros siete estudiantes, para denunciar el acoso escolar en su escuela.

Los detectives le pidieron a Yip que los acompañara a la comisaría para declarar sobre el presunto acoso, pero lo interrogaron durante cinco horas.

Yip se pronuncia mientras Hong Kong celebra hoy 25 años desde que la antigua colonia británica fue devuelta al dominio chino como Región Administrativa Especial (SAR) el 1 de julio de 1997.

El ‘padre de la democracia’ Martin Lee y el magnate de los medios Jimmy Lai se encuentran entre los siete declarados culpables de la protesta de 2019.

VER MÁS INFORMACIÓN:
* Universidad de Hong Kong retira estatua de masacre de Tiananmen
* El último número del periódico Apple Daily se agotó en Hong Kong
* Los editores y ejecutivos de Apple Daily arrestados bajo la ley de seguridad de Hong Kong por cargos de colusión con potencias extranjeras

Si bien Beijing prometió que los derechos y libertades que disfrutaban los hongkoneses bajo el dominio colonial continuarían durante otros 50 años después de la rendición hasta 2047, ha estado tomando medidas drásticas contra la ciudad de más de 7 millones de personas.

READ  Las prohibiciones de viaje no son la respuesta para detener la nueva variante Covid-19 de Omicron
Más de 3.000 personas se han mudado a Nueva Zelanda desde que comenzaron las protestas masivas a favor de la democracia en junio de 2019. (Foto de archivo)

Imágenes de Anthony Kwan/Getty

Más de 3.000 personas se han mudado a Nueva Zelanda desde que comenzaron las protestas masivas a favor de la democracia en junio de 2019. (Foto de archivo)

“Había cinco policías rodeándome y tratándome como un delincuente convicto”, dijo. “Me preguntaron sobre mi postura política y por qué tengo que desinformar sobre la escuela y el gobierno. Me ordenaron mantener la boca cerrada y no causar ningún problema”, dijo.

«Estaba realmente asustado: no me dejaban llamar a un abogado ni a mi familia».

Solo fue liberado después de firmar una declaración con la que no estaba de acuerdo, dijo Yip, que afirmaba que «no tenía intención de acosar a nadie», y se le indicó que se presentara en la estación de policía cada quince días.

Yip decidió irse, temiendo no estar a salvo en Hong Kong.

MONIQUE FORD/Cosas

Yip decidió irse, temiendo no estar a salvo en Hong Kong.

En julio de ese año, las protestas a favor de la democracia se volvieron cada vez más violentas. Los manifestantes se enfrentaron con las autoridades todos los días, bloquearon las principales carreteras e incendiaron estaciones de tren. La policía antidisturbios respondió con rondas de gas lacrimógeno y un cañón de agua.

En ese momento, Yip decidió dejar Hong Kong de forma permanente para estudiar en la Universidad Victoria en Wellington. Sus experiencias con agentes de policía y ver la fuerza que usaban para someter a los manifestantes le enseñó a no confiar en la policía de Hong Kong.

Yip es solo una de las más de 3300 personas que se mudaron de Hong Kong a Nueva Zelanda desde junio de 2019, incluidas aquellas con doble ciudadanía. Se unen a una ola creciente de casi 100.000 hongkoneses que se fueron desde 2020, desilusionados con el futuro de su ciudad natal.

El 1 de julio se cumplen 25 años desde la transferencia de Hong Kong de Gran Bretaña a China.

Kin Cheung/AP

El 1 de julio se cumplen 25 años desde la transferencia de Hong Kong de Gran Bretaña a China.

Desde la introducción de una amplia ley de seguridad nacional que prohíbe la «subversión» o la «secesión» en julio de 2020, el gobierno la ha utilizado para aplastar el movimiento a favor de la democracia.

Activistas, legisladores, trabajadores sociales y académicos fueron recluidos en prisiones masivas, mientras que los concejales electos fueron inhabilitados por negarse a prestar juramento de lealtad.

El medio de comunicación de Hong Kong Apple Daily cerró sus puertas después de que la policía allanara sus oficinas y acusara a sus editores de delitos contra la seguridad nacional.  (Foto de archivo)

PALA

El medio de comunicación de Hong Kong Apple Daily cerró sus puertas después de que la policía allanara sus oficinas y acusara a sus editores de delitos contra la seguridad nacional. (Foto de archivo)

Medios independientes como Apple Daily cerrado inmediatamente después de que la policía allanara sus oficinas y acusara a sus editores de delitos contra la seguridad nacional. Manifestaciones públicas, incluidas vigilias para conmemorar las masacres de la plaza de Tiananmenfueron prohibidos.

Las reformas electorales de las autoridades el año pasado, que según los funcionarios «mejorarían» el sistema electoral, solo permitían que «patriotas» se postularan para cargos y gobernaran la ciudad.

Sutela Cheung no estaba contenta con el futuro de su hijo de 9 años, por lo que se mudó con su familia a Auckland el año pasado.

Ella no es ajena a emigrar a un nuevo país. Su familia era parte de la corriente anterior de hongkoneses que emigraron a Nueva Zelanda después de la masacre de la Plaza de Tiananmen en la década de 1990, ya que no estaban seguros de lo que Beijing tenía reservado para la ciudad.

Sutela Cheung regresó a Auckland desde Hong Kong en 2021 por temor a la ley de seguridad nacional.

Chris McKeen/Coisas

Sutela Cheung regresó a Auckland desde Hong Kong en 2021 por temor a la ley de seguridad nacional.

“Es como un seguro político en ese entonces, porque todos estaban asustados”, dijo. “Pero muchas personas que se fueron todavía miraban por encima del hombro porque tenían un poco de esperanza de que todo saldría bien”.

Cheung regresó a Hong Kong para trabajar después de terminar la universidad en Auckland a principios de la década de 2000. Las cosas se veían bien: China estaba abriendo su economía al mundo, Beijing fue galardonada con los Juegos Olímpicos de 2008.

Muchos de los que se fueron estaban convencidos de que el nuevo amo de Hong Kong no era tan amenazante como temían y regresaron a la ciudad.

Dos décadas después, la historia se repetía: Cheung se mudó de Hong Kong a Nueva Zelanda una vez más, esta vez como madre.

Cheung decidió irse a la educación de sus hijos.

Chris McKeen/Coisas

Cheung decidió irse a la educación de sus hijos.

Si la incertidumbre fue la razón por la que los hongkoneses se fueron al extranjero en la década de 1990, dijo, la gente se está yendo ahora porque se han “renunciado” a la ciudad.

Cheung se mostró cauteloso acerca de cómo el nuevo entorno político ha cambiado la educación, especialmente después de una nuevo libro de secundaria negó que Hong Kong haya sido una colonia británica, sino que haya sido territorio chino “desde la antigüedad”.

Esto mostró que Beijing estaba tratando de «reescribir la historia», dijo. “Ahora están impartiendo planes de estudio de educación nacional patriótica en las escuelas. Básicamente es un lavado de cerebro desde el jardín de infantes: hacen que los niños aprendan a cantar el himno nacional y izar la bandera. Simplemente no puedo aceptarlo.

“Sabemos cómo es la educación en China; tengo colegas del continente que no tienen idea de lo que sucedió en la Plaza de Tiananmen. Me temo que mi hijo no podrá hablar cantonés.

«Es importante para él poder pensar críticamente, no solo hacer lo que le dicen».

El presidente chino, Xi Jinping, visitará Hong Kong el viernes por el aniversario de la transferencia.  (Foto de archivo)

Mark Schiefelbein/AP

El presidente chino, Xi Jinping, visitará Hong Kong el viernes por el aniversario de la transferencia. (Foto de archivo)

Un nuevo gobierno encabezado por el exsecretario de Seguridad John Lee prestará juramento el 1 de julio ante el presidente chino Xi Jinping para reemplazar a la exdirectora ejecutiva Carrie Lam.

Lee se postuló como el único candidato para el puesto y fue elegido con el 99,44 % de los votos por el Comité Electoral de 1500 miembros cuidadosamente seleccionados en mayo.

Como jefe de seguridad de Hong Kong, desempeñó un papel clave en la promoción de un proyecto de ley de extradición ahora fallido que desencadenó las protestas de 2019 y comparó la acción violenta de algunos manifestantes con el «terrorismo».

Lam dijo el mes pasado que Hong Kong estaba entrando en una nueva era de estabilidad, prosperidad y oportunidades, gracias a las reformas electorales y de seguridad nacional.

John Lee, a la derecha, sucede a Carrie Lam como el próximo director ejecutivo de Hong Kong.

Imágenes de Anthony Kwan/Getty

John Lee, a la derecha, sucede a Carrie Lam como el próximo director ejecutivo de Hong Kong.

Pero Max Wong, que se instaló en Christchurch en septiembre de 2019, no comparte la misma opinión optimista.

Dijo que no fueron más que promesas incumplidas de China durante los últimos 25 años, especialmente al otorgar el sufragio universal a los hongkoneses para elegir a su director ejecutivo.

Las autoridades no estaban sirviendo a los lugareños sino a sus amos en Beijing, dijo, y el gobierno de Lam solo había clavado el último clavo en el ataúd al transformar Hong Kong de un centro financiero internacional en “una ciudad china común y corriente”.

  • Todas las entrevistas se realizaron en cantonés y se tradujeron al inglés.

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar