Economía

LatAm debe ‘reconstruirse mejor’: regresar al status quo no es una opción

Durante décadas, América Latina ha estado dividida por un tira y afloja amarga ya menudo destructiva sobre la política económica, que se ha opuesto a los “neoliberales” a favor de los mercados libres contra los gobiernos estatistas.

Un lado atraería a los votantes hacia él; cuatro años después, el electorado giraría en sentido contrario y el equipo rival conseguiría la victoria. Su primer acto en el cargo sería deshacer el trabajo de los ocupantes anteriores lo más rápido posible.

En Argentina, por ejemplo, el gobierno peronista de Cristina Fernández de Kirchner impuso controles de precios, elevó los impuestos y nacionalizó la compañía petrolera local en 2007-15. Luego, Mauricio Macri, un empresario de libre pensamiento, ganó el poder. Desreguló y revirtió el estado, solo para perder ante los peronistas en 2019, quienes rápidamente reintrodujeron los controles de precios y los aumentos de impuestos.

En México, uno de los primeros actos del presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador cuando asumió el poder en 2018 fue destruir un tercio (y muy necesario) construido del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, proyecto iniciado por su antecesor, Enrique Peña. Nieto. Ahora, también está luchando por revertir las reformas energéticas de Peña Nieto, que permitieron la inversión del sector privado en energías renovables y algunos campos petroleros, y con el objetivo de restaurar la preeminencia de la estatal Pemex.

Ha estado ausente el consenso alcanzado en algunas de las regiones económicamente más exitosas del mundo, como el sudeste asiático, sobre la necesidad de invertir en educación e infraestructura de calidad durante un largo período y desarrollar industrias de exportación internacionalmente competitivas.

READ  Bodega Aurrera está causando revuelo en las redes por la oferta verificada de Smart TV

Pero en medio de la devastación causada por el coronavirus, ahora hay un grado notable de acuerdo entre los expertos sobre qué políticas se deben seguir en América Latina, la región más afectada por las crisis económicas y de salud de Covid-19.

La clave es “reconstruir mejor”, una abreviatura utilizada por todos, desde el Banco Mundial hasta los académicos, para significar aprovechar la oportunidad creada por la pandemia para hacer que las economías de la región sean más competitivas, inclusivas y sostenibles.

Esto implica aprovechar las oportunidades abiertas por una digitalización más rápida para mejorar todo, desde la educación hasta los servicios de salud y el gobierno, y utilizar la transición a una energía más ecológica para invertir en infraestructura que ofrezca servicios públicos mejores y más baratos.

El sector privado ya se enfrenta al desafío. El retador argentino de fintech, Ualá, por ejemplo, ofrece servicios de banca digital a millones que anteriormente no tenían una cuenta bancaria. Dr. Consulta do Brasil permite que los trabajadores con ingresos modestos tengan acceso a servicios médicos de alta calidad y bajo costo de una manera simple y rápida. Y el gigante del comercio electrónico MercadoLibre ha construido una enorme red logística para realizar compras en línea en América Latina.

Estas, y docenas de otras empresas emergentes que figuran en el último ranking FT-Statista de las empresas de más rápido crecimiento en las Américas, están haciendo que las economías de la región funcionen mejor para todos.

Sin embargo, el Banco Mundial, junto con otras instituciones internacionales, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señala que América Latina padecía numerosas «condiciones preexistentes» incluso antes de la pandemia: bajo crecimiento, alta desigualdad, y falta de competitividad global. Volver al status quo no es una opción.

READ  Empresas de energía se apresuran a completar las evacuaciones del Golfo de México

Incluso el FMI, que alguna vez fue el guardián de la ortodoxia económica, hoy aboga por la necesidad de préstamos adicionales para aliviar el impacto social de la pandemia y reestructurar las deudas existentes para hacerlas más sostenibles.

Dada la amplitud del acuerdo sobre las políticas a seguir, la pregunta es simplemente si los latinoamericanos elegirán gobiernos dispuestos a implementarlas.

Perú y Chile eligen presidentes a finales de este año, mientras que México y Argentina celebran elecciones legislativas a mitad de período. El próximo año, Brasil y Colombia elegirán nuevos líderes.

Eric Parrado Herrera, economista jefe del BID, dice que “debemos evitar el populismo y el corto plazo” en la próxima ola de elecciones latinoamericanas. «Es importante tener un consenso nacional para tener una visión de largo plazo de las reformas que necesitamos», agrega.

Pero los presagios hasta ahora no han sido buenos.

Más historias de este informe

Los dos países más grandes de la región, Brasil y México, ya están gobernados por populistas.

En Argentina, Cristina Fernández de Kirchner regresa al poder para un tercer mandato, esta vez como una poderosa vicepresidenta. Está presionando fuertemente por controles de precios, subsidios a los servicios públicos y un aplazamiento de las negociaciones de deuda con el FMI.

En Perú, un maestro de primaria de extrema izquierda, Pedro Castillo, ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales de este mes con un resultado desagradable, y se enfrentará a una populista conservadora, Keiko Fujimori, en la segunda vuelta. Los populistas chilenos también lo están haciendo bien. Solo Ecuador resistió esta tendencia, eligiendo a un exbanquero pragmático como presidente sobre un populista de izquierda.

READ  El lobby agrícola de México explota la prohibición del maíz transgénico Los agricultores orgánicos son bienvenidos

Con esta excepción, no es fácil encontrar candidatos que defiendan el tipo de políticas de «mejor reconstrucción» a largo plazo que lideran las encuestas de opinión. Parrado, sin embargo, sigue siendo optimista de que el atractivo del populismo no durará.

«El populismo simplemente no es sostenible», dice. «Puedes engañar a la gente una vez, pero no dos, ni tres veces».

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar