Ciencias

Las misiones espaciales a largo plazo alteran los sistemas de limpieza del cerebro, pero hasta ahora no se han visto efectos negativos.

Una excursión a largo plazo al espacio puede alterar algunas de las estructuras de nuestro cerebro, según una nueva investigación.

Imagen vía Wikimedia.

A lo largo de las venas y arterias que serpentean a través de su cerebro ahora hay pequeños espacios llenos de líquido. Estos, conocidos como espacios perivasculares («alrededor de la vascularización»), tienen un papel importante que desempeñar para mantener el funcionamiento de nuestro cerebro. El líquido cefalorraquídeo fluye a través de estos espacios, lo que ayuda a eliminar los subproductos químicos de nuestros cerebros activos.

Pasar largos períodos de tiempo en el espacio alterará el tamaño de estos espacios vacíos, según muestra una nueva investigación, lo que podría afectar las habilidades cognitivas y la funcionalidad cerebral de los humanos enviados a explorar en gravedad baja o cero.

cerebro espacial

«Estos hallazgos tienen implicaciones importantes a medida que continuamos con la exploración espacial», dijo el autor principal Juan Piantino, MD, profesor asistente de pediatría (neurología) en la Facultad de Medicina de OHSU. “También te obliga a pensar en algunas cuestiones básicas fundamentales de la ciencia y cómo evolucionó la vida aquí en la Tierra”.

Los investigadores analizaron los cerebros de 15 astronautas tomados antes y después de cumplir turnos prolongados en la Estación Espacial Internacional. Se registraron instantáneas de sus cerebros utilizando imágenes de resonancia magnética (IRM), un método que permitió al equipo medir los espacios perivasculares de estos astronautas. Las medidas tomadas antes de pasar algún tiempo en órbita sirvieron como línea de base contra la cual se comparó el tamaño de los espacios perivasculares después del viaje espacial. Se tomaron más mediciones de resonancia magnética uno, tres y seis meses después de que los astronautas regresaran a la Tierra.

En el transcurso del experimento, las imágenes de los astronautas se compararon con los datos registrados en 16 sujetos de control que no habían abandonado la Tierra.

Con base en estos datos, los autores informan haber visto un aumento en los espacios perivasculares en los cerebros de los astronautas después de regresar de su primera misión espacial. Los astronautas veteranos (aquellos en su segunda o más misiones) no mostraron diferencias en el tamaño de sus espacios pericerebrales después de regresar de sus misiones (en comparación con las medidas previas a la misión).

«Los astronautas experimentados pueden haber logrado algún tipo de homeostasis», dijo Piantino.

El equipo informa que no encontró problemas con el equilibrio de los astronautas o cambios visuales que pudieran indicar déficits neurológicos causados ​​por cambios en el volumen del espacio perivascular. La fisiología humana ha evolucionado a lo largo de millones de años, pero siempre bajo la influencia de la atracción gravitacional de la Tierra; como tal, está adaptada para funcionar específicamente en el contexto de esta fuerza constante.

“Todos nos hemos adaptado a usar la gravedad a nuestro favor”, dijo Piantino. “La naturaleza no puso nuestros cerebros a nuestros pies, los puso en lo alto. Una vez que eliminas la gravedad de la ecuación, ¿qué le hace eso a la fisiología humana?

El flujo de líquido cefalorraquídeo a través de nuestro cerebro también está diseñado para funcionar en el contexto de esta gravedad. Hasta ahora, no se sabía cómo los cambios producidos por la gravedad baja o nula en los espacios perivasculares de nuestro cerebro afectan a este flujo. Estos espacios son un elemento clave del sistema linfático del cerebro, una red de canales en todo el cerebro que ayudan a limpiar nuestras proteínas metabólicas (subproductos) en todo el órgano para evitar que obstruyan todo. La ampliación de estos espacios se produce a medida que envejecemos y también se ha relacionado con el desarrollo de la demencia.

Los resultados ayudan a profundizar nuestra comprensión de cómo la vida en la baja gravedad del espacio afecta nuestras estructuras cerebrales. Sin embargo, también pueden ser útiles para ayudarnos a diagnosticar y tratar mejor los trastornos terrestres relacionados con el líquido cefalorraquídeo, como la hidrocefalia.

El artículo «Cambios longitudinales en el espacio perivascular (PVS) visibles por resonancia magnética con vuelos espaciales de larga duración» fue publicado en el periodico Informes científicos.

READ  Los astrónomos han visto una curiosa nube de polvo a 330 años luz de distancia

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar