Las noticias más importantes

Juan O’Gorman: en la Ciudad de México, obras de un arquitecto legendario que puedes visitar

Caminando por las tranquilas calles empedradas de San Ángel, en la Ciudad de México, un barrio rodeado de viejos fresnos y grandes edificios de estilo colonial, hay una estructura que no encaja del todo. Dos casas cuadradas, una pintada de azul y la otra de rojo, están conectadas por un estrecho puente y rodeadas de altos cactus. La mayoría lo reconoce como el antiguo estudio de Frida Kahlo y Diego Rivera o, como saben los viajeros interesados, una alternativa menos visitada a la Casa Azul de Kahlo. Pero muy pocos conocen al arquitecto y pintor que lo diseñó: un joven artista, que en ese momento solo tenía 26 años, llamado Juan O’Gorman.

Muchos, incluido yo mismo, estamos expuestos por primera vez al trabajo de O’Gorman de esta manera: a través de personas influyentes que lo rodearon y las obras que creó para ellos. Pero como Marisol Arguelles, la directora del estudio que se convirtió en museo Casa Museo de Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo dice, O’Gorman fue un artista que “nadó contra la corriente con sus contemporáneos”. Esta rebelión, dice, “lo convirtió en una figura clave para comprender parte de la historia moderna de la Ciudad de México”. Afortunadamente, varios de sus dibujos y murales más importantes todavía se pueden ver en la Ciudad de México, siempre que sepa dónde buscar y qué buscar primero.

Una pared de cactus afuera del estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo

Monasterio de Pablo Ortiz

El moderno edificio, diseñado por O’Gorman, consolidó su nombre como arquitecto destacado.

Monasterio de Pablo Ortiz

Nacido en 1905 en el bohemio barrio de Coyoacán de la Ciudad de México, O’Gorman vivió una vida marcada por la historia y el paisaje del país. Aunque dejó su huella con las estructuras modernistas, inicialmente se inspiró para ser artista en su abuela Ángela Moreno, quien vivía en una antigua finca de la Ciudad de México con altos pasillos y extensos huertos, donde O’Gorman contaba la mitología azteca y relatos de la lucha de México. por la independencia, motivos que luego se incluyeron en su trabajo. Cuando su familia se mudó -en 1910, a la ciudad de Guanajuato para escapar de la revolución que se estaba produciendo en la capital, y regresó unos años después, aterrizando en San Ángel- absorbió los paisajes que lo rodeaban. El paisaje de Guanajuato, con acantilados puntiagudos y cascadas cristalinas, que le mostró su padre, quien pintaba cuando él no trabajaba en la mina local, se convirtió en un escenario común. Estas primeras experiencias también le dieron un alcance profundo y crítico del material que luego apareció en sus pinturas, como el “Retablo de la Independencia”, un enorme fresco que acompaña a México desde los últimos años del período colonial hasta el inicio de la independencia, y todavía es visible en el Castillo de Chapultepec de la Ciudad de México.

Pero lo más interesante de O’Gorman es que su carrera aprovechó el arte que inspiró México y la funcionalidad que México necesitaba. En sus primeros años como arquitecto, aplicó métodos funcionalistas inspirados en el arquitecto suizo Le Corbusier, con casas como la cubista Casa Citrohan en Alemania o la Casa Guiette en Bélgica, edificios que se hicieron con el mínimo esfuerzo para la máxima eficiencia, una especie de de trabajo ideal para el caos posrevolucionario de México y la demanda de practicidad.

Construido en 1932, el estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo fue una construcción sorprendente y extraña para la época, que incorporó esta mezcla de valores. Aunque fue descrito por nombres como Toyoo Itō, arquitecto ganador del Premio Pritzker, como “puro en forma y perfectamente racional en funcionalidad”, casi nunca se publicitó en su propio tiempo. Como una de las primeras casas modernas y funcionalistas construidas en México, los residentes la consideraron una monstruosidad en su apogeo (la gente solía cubrirse la cara al pasar). Pero el estudio, construido a pedido de Rivera y Kahlo, quienes conocían a O’Gorman desde la secundaria, logró llamar la atención de una persona notable en ese momento.

READ  Heath: las reformas cambiarias en Banxico favorecen a una empresa. Proceso: son Banco Azteca y BanCoppel

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar