Las noticias más importantes

Éxito, estrategia de AMLO para intimidar a la prensa: Ciro Gómez Leyva

La estrategia de intimidación del presidente Andrés Manuel López Obrador Esto permitió que los medios fueran benévolos con él, porque en opinión del periodista Ciro Gómez Leyva, fue el presidente mexicano menos criticado desde Carlos Salinas de Gortari.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el periodista afirmó que las declaraciones del Presidente de la República en cada conferencia matutina contra quienes piensan o critican no son puntuales, sino que constituyen una amenaza sistemática a sus opositores.

Reconoció que, como resultado de la estrategia de descalificación e intimidación del Jefe Ejecutivo Federal contra la prensa, se sintió intimidado o limitado a comentar o publicar cualquier información, aunque asegura que todos los días trabaja junto a su equipo “para contar la historia. la verdad y destruye la mentira ”.

¿Está garantizada la libertad de expresión en México?

– Esa libertad no está garantizada en México hoy, como no lo estaba antes en México.

Leer también: Dresser: AMLO intenta restringir el derecho a la libertad de expresión

El ejercicio periodístico es un espacio de confrontación permanente con el poder, con los poderes.

Hoy tenemos que enfrentarnos a un poder que amenaza, calumnia e insulta a diario, un gobierno que parece estar comprometido con la mentira, así que en lugar de hablar de libertad de expresión, prefiero tomar una cita del escritor Javier Cercas: “Hoy no digas la verdad, tienes que destruir la mentira ”.

¿Las palabras del Presidente de la República violan la libertad de expresión o son un ejercicio legítimo para quejarse o criticar a quien piense diferente a él?

—El problema es que no son declaraciones aisladas, es el discurso oficial que se repite cinco días a la semana, todas las semanas, utilizando instrumentos y recursos gubernamentales.

Las palabras de López Obrador no son frases puntuales desafinadas, es el mensaje intimidante de quienes se asumen como líderes de un lado de la lucha entre sistemas morales incompatibles. Sus expresiones cotidianas son una amenaza sistemática, una ofensiva, una agresión que no solo va dirigida contra periodistas y medios de comunicación, sino que como sus objetivos son reiteradamente periodistas, editorialistas, intelectuales y medios de comunicación, es evidente que hay un asedio, un ataque contra la libertad de expresión.

READ  Problema zermeño impidió el regreso de la afición en León x América - Sniper

Calificativos como pasquines, medios neoliberales, conservadores que usa el presidente de México para referirse a los medios en general, ¿ponen en riesgo a quienes trabajan como reporteros en busca de información todos los días en la calle?

– En entrevistas que tuve la oportunidad de hacer con él entre 1997 y 2000, Carlos Monsiváis destacó que no había factor más importante en las transiciones que cuidar las palabras, especialmente las palabras para el oponente. López Obrador aplica el criterio exactamente al contrario, se expresa con el lenguaje ofensivo de la descalificación, propio de los regímenes autoritarios.

Gabriel Zaid lo define como el poeta del insulto. Este discurso solo puede agregar elementos de riesgo a un trabajo que en sí mismo es riesgoso en México, donde matar, someter, intimidar e insultar a periodistas es algo cotidiano.

Los líderes de opinión pueden hablar desde una perspectiva más subjetiva que un reportero, ¿cómo pueden romper los límites de la libertad de expresión?

—No es mi turno, ni mi interés en evaluar el trabajo de otros medios o formadores de opinión, como se les llama. Aquí, como en todo el mundo, unos son más rigurosos que otros en el registro informativo, unos adjetivos más que otros, otros aplauden más y otros aplauden más, en fin.

Leer también: Más de 650 científicos e intelectuales piden el fin de los ataques de AMLO a la libertad de expresión

¿Transgrediendo los límites de la libertad de expresión? No veo, leo ni escucho quién lo hace, al contrario, y pese a quejarse de ser el presidente más “atacado” desde entonces [Francisco I.] Madero, creo que la prensa es benevolente con López Obrador.

READ  América vs Pumas: Vínculo vibrante entre América y Pumas en Capital Classic

Recuerda la dureza, con lo que fue la prensa [Felipe] Calderon [Hinojosa], por ejemplo, tras la masacre de Villas de Salvárcar [en Ciudad Juárez, Chihuahua] (2010), o con [Enrique] Peña Nieto después [la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de] Ayotzinapa [Guerrero] y todos los escándalos de corrupción registrados (2014).

Hoy, 70.000 muertes por coronavirus no se critican con esa fuerza, con esa furia (que podrían ser 150 mil) y López Obrador dice que “estamos enfrentando muy bien la pandemia”. ¡Y no pasa nada, nada!

[Hugo] López-Gatell [Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en la Secretaría de Salud] incluso se burla de alguien que piensa que ha sucedido algo grave.

Puedes imaginar [Felipe] Calderón o [Enrique] Peña Nieto diciendo algo así con los migrantes de San Fernando o el vuelo de [Joaquín] ¿El Chapo Guzmán Loera?

Hay excepciones, claro, pero la estrategia de intimidar a los medios y periodistas le ha dado a López Obrador dos años de consuelo y gracia: el presidente menos criticado por los medios desde entonces. [Carlos] Salinas de Gortari. Recuerda el primer año de [Ernesto] Zedillo [Ponce de León]o foxismo, por no hablar, insisto, de Felipe Calderon y Enrique Peña nieto.

¿Se sintió intimidado o limitado a no comentar ni publicar nada que pudiera molestar al Presidente de la República?

-Si claro. Negar sería mentira.

Leer también: “No soy autoritario”, responde AMLO a los intelectuales

Repito, la estrategia de descalificación e intimidación del presidente [Andrés Manuel] López Obrador y su familia han tenido éxito y nosotros no hemos sido la excepción.

Pese a ello, todos los días con nuestro equipo y nuestros jefes intentamos hacer las mejores noticias de radio y televisión.

READ  Migrantes hondureños regresan caravanas a México

Intentamos ofrecer al espectador y al oyente los mejores programas posibles. Intentamos decir la verdad y destruir la mentira, y puede haber días en que lo logremos.

¿Sobre qué temas sintió esta limitación o intimidación?

—Después de tantos años de vivir la rudeza y los insultos del lopezobradorismo fanático, no creo que sea la mejor idea hacer una autocrítica abierta.

Quizás diré que no hemos sido estrictos en el seguimiento de sus inexactitudes y medias verdades, que también son medias o grandes mentiras, o que nos hemos retirado de algunos de sus ataques y de ellos, o que apenas hemos tocado la corrupción de los suyos. No con la fuerza y ​​regularidad con la que, por ejemplo, hemos seguido desde el año pasado [mucho antes de la pandemia], crisis severas y múltiples en los hospitales públicos.

Leer también: “AMLO ataca la libertad de expresión atacando a la prensa”: Ramón Cossío

¿Cómo deben responder los medios, periodistas y académicos a los ataques del presidente?

—No puedo generalizar a periodistas, académicos, etc. En mi caso y en el de nuestro equipo, evite caer en esa invitación al proceso desventajoso que el Presidente y su familia nos suelen proponer.

Al final, no nos queda más remedio que intentar registrar bien la información, procesarla bien y presentarla bien. Responde con buen periodismo. Para aquellos de nosotros que no luchamos o no luchamos por una causa distinta al periodismo, ¿qué más podemos hacer?

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar