Mundo

Evo lección para Maduro y Ortega: «Divide para conquistar»

San José.— Con la paciencia que ha mostrado durante más de 11 meses desde su asilo y refugio en México y Argentina, el ex presidente boliviano Evo Morales ha emprendido la reconstrucción de su base partidaria para la victoria electoral de Luis Arce, su heredero, y logró el regreso de la izquierda al poder en Bolivia.

Morales ratificó un viejo principio que influiría en organizaciones opositoras fragmentadas en Venezuela y Nicaragua: el principal aliado de cualquier fuerza política es un oponente dividido.

“Vamos a devolver la dignidad y la libertad al pueblo”, tuiteó Evo, tras afirmar que “prevaleció la voluntad del pueblo” y proclamó un factor crucial para la gobernabilidad tras la inauguración de Arce el próximo mes: Senadores y Diputados.

Acusado de fraude en las elecciones de hace un año en el afán de ser reelegido por cuarto mandato consecutivo desde 2006, Evo dimitió el 10 de noviembre y el 12 viajó como asilo político a México, donde permaneció hasta el 12 de diciembre, cuando se trasladó como refugiado en Argentina.

Morales negó haber cometido fraude y acusado de haber sufrido un golpe. La senadora opositora Jeanine Áñez asumió el 12 de noviembre como presidenta provisional.

En lugar de consolidar la unidad anti-Evo, la oposición apuesta por ambiciones personales. Áñez se lanzó a principios de 2020 como candidata y luego se rindió. Luis Fernando Camacho, jefe del repudio de Morales, se postuló a la presidencia y continuó hasta el final. El ex presidente Jorge Quiroga, presidente de 2001 a 2002, presentó su candidatura, pero se retiró.

El expresidente Carlos Mesa, el rival más importante de Evo en las urnas en 2019 y gobernante (2003-2005), tampoco logró que partidos, coaliciones y alianzas anti-MAS se unieran en torno a su figura.

READ  El avión realiza un aterrizaje de emergencia mientras un gato enojado provoca el caos en la cabina de un vuelo a Qatar

Un escenario similar existe en Venezuela y Nicaragua, con los opositores de los presidentes Nicolás Maduro y Daniel Ortega, respectivamente, divididos y debilitados ante el núcleo duro, tradicional y fiel del oficialismo. Venezuela iría a las elecciones legislativas del próximo diciembre y Nicaragua a las generales de 2021.

“El pueblo rechazó la elección de Evo, no el partido [MAS]. La oposición parecía incapaz de generar consensos entre ellos ”, argumentó la oposición y el exdiputado nicaragüense Eliseo Núñez.

“Ortega es visto como un peligro físico y no político. La situación económica de Ortega es precaria y está en el poder. Pagar el costo que, a diferencia de Bolivia, lo pagó la oposición en el gobierno de transición ”, dijo a EL UNIVERSAL. «Nosotros tenemos [en Nicaragua] pero la oportunidad de construir esta alternativa de poder basada en el consenso ”, argumentó.

El triunfo de Arce «castiga» a los opositores bolivianos «que coquetearon con el golpe y se sumergieron en su sectarismo y ambiciones», tuiteó el periodista, analista político y ex constituyente venezolano Vladimir Villegas. «En política no hay cheques en blanco y mucho menos indefinidamente», agregó.

“El uso arbitrario del poder no se puede permitir ni a la izquierda ni a la derecha. La izquierda autoritaria o la derecha autoritaria a la larga terminan siendo lo mismo (…) la violación de la democracia ”. “Lecciones” surgidas de Bolivia para la oposición venezolana, como “las derivadas de la división, la soberbia, el sectarismo [que] terminó sirviendo de cama para el regreso del MAS al poder ”, dijo.

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar