Deporte

Estados Unidos necesita a ambos lados para asegurar la frontera | Noticias, Deportes, Trabajos


La solución de Donald Trump fue construir un muro e insultar a los migrantes. Dejar de lado su libro de jugadas para frenar la inmigración ilegal fue cualquier castigo para los empleadores que contrataron trabajadores indocumentados. Eso molestaría a los agricultores, dijo.

Al final resultó que, el muro no se construyó y a los que entraron ilegalmente no les importaron los insultos. Querían trabajo y lo consiguieron.

Arreglar la inmigración requiere dos cosas. Primero, debemos eliminar el imán de empleos castigando a los empleadores que contratan a indocumentados. Dos, debemos determinar cuántos inmigrantes necesitamos y con qué habilidades. Esto significará aceptar a más personas legalmente.

Ninguna solución depende por completo de la policía, los caballos y kilómetros de muros. Y eso nos lleva al silencio inesperado en la frontera tras el final del Título 42.

Bajo el Título 42 de Trump, supuestamente diseñado para detener la propagación de COVID-19, los migrantes fueron rápidamente devueltos a la frontera. Lo que parecía severo no era más que una puerta giratoria. El Título 42 vino sin consecuencias para la entrada ilegal. Cualquier persona rechazada podría intentarlo una y otra vez y probablemente tener éxito.

La nueva política de la administración Biden en realidad parece más dura. Alguien atrapado cruzando la frontera ilegalmente enfrentaría una prohibición de reingreso de cinco años. Y aquellos que violen la ley también podrían enfrentar la deportación y un posible proceso penal.

Más que cualquier otra cosa, esta prohibición de cinco años de intentar ingresar aquí ilegalmente probablemente esté trayendo más paz a la frontera.

Pero aquí hay un dilema que puede persistir: la gran mayoría de los inmigrantes vienen aquí por razones económicas, no por miedo a la persecución en casa. Existen vías para que los inmigrantes económicos soliciten un estatus legal, pero obtener luz verde puede llevar años o fracasar. Una forma de saltarse la cola ha sido presentarse en la frontera y pedir asilo.

READ  Will.I.Am lanza una asociación de Fórmula 1 a través de un sencillo con Lil Wayne

Hasta ahora, la barrera inicial para establecer un temor creíble de regresar al país de origen ha sido bastante baja. A los que son aprobados se les da una cita en la corte para una decisión final, donde la concesión de asilo es mucho más difícil de obtener. Pero debido a la demora judicial, estos inmigrantes tendrían años de trabajo en este país antes de que su caso llegara a juicio.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, insiste en que ahora es más difícil hacer ese primer reclamo creíble en la frontera. Veremos que pasa. Mientras tanto, Biden está abriendo nuevos caminos para la inmigración legal en los centros regionales de procesamiento en América Central y del Sur.

Tenga en cuenta que la inmigración ilegal a los Estados Unidos ha alcanzado su nivel más bajo en 40 años bajo Barack Obama, no bajo Trump. Obama no tenía miedo de deportar a la gente o enfrentar ataques personales de las fuerzas fronterizas abiertas a su izquierda. Biden tendrá que hacer lo mismo.

Y los republicanos tendrán que lidiar con la derecha laboral barata. El aparente rival de Trump, el gobernador Ron DeSantis, aún no ha mostrado tal coraje.

DeSantis firmó recientemente una ley que exige que las grandes empresas de Florida o aquellas que hacen negocios con el estado verifiquen el estado legal de todas las contrataciones en una base de datos electrónica. Quedan fuera la mayoría de los restaurantes, operadores turísticos, servicios de mantenimiento, los mismos negocios que emplean a un gran número de trabajadores indocumentados.

READ  El ajuste del límite de costos abre la puerta para cambiar el biocombustible de Mercedes a los camiones de F1

Los republicanos de Florida aprobaron recientemente un proyecto de ley que otorga a DeSantis $12 millones para transportar inmigrantes indocumentados a lugares liberales como Martha’s Vineyard, Massachusetts. ¿No sería más útil gastar ese dinero en reforzar las prácticas laborales en las cocinas de Miami y los camiones de jardinería? (Esto supone que realmente les importa).

Según el Instituto de Política Migratoria, los condados de Miami-Dade y Monroe albergan casi tantas personas “no autorizadas” como todo el estado de Massachusetts, que tiene más del doble de población.

Estados Unidos necesita a ambas partes para asegurar la frontera. Los demócratas comenzaron y los republicanos están invitados.

——

Siga a Froma Harrop en Twitter @FromaHarrop.

Puede comunicarse con ella en [email protected].

Las últimas noticias de hoy y más en su bandeja de entrada



Julián Tejera

"Estudiante general. Amante de la comida. Fanática de los viajes. Evangelista zombi. Mente ávido del tocino"

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba