Economía

Es hora de poner fin a las trampas en Nuevo México »Albuquerque Journal

Toda mi vida, identidad y trabajo se han centrado en la increíble variedad de tierras públicas de Nuevo México y la diversidad de vida silvestre que habita esas tierras. Nosotros los Nuevo Mexicanos somos verdaderamente bendecidos. No es de extrañar que muchos de nosotros, incluyéndome a mí, hayamos emigrado al aire libre nutritivo en busca de alivio de la pandemia.

Nuestras tierras públicas y la vida silvestre que sustentan son esenciales para la cultura, la historia, los ecosistemas y la economía de Nuevo México. Son el presente y el futuro de una economía de recreación al aire libre sostenible. Anclan ecosistemas en funcionamiento. Y sin vida salvaje, estos paisajes son muy pequeños.

Soy un cazador y pescador de tercera generación y alimento a mi familia con el pescado y la caza que cosecho cada año. Una actividad en la que no participo ni apoyo en terrenos públicos es la trampa. La caza atrapada es un remanente de una época pasada, cuando la caza comercial y la captura de animales diezmaban las poblaciones de vida silvestre. Las leyes actuales permiten a los cazadores colocar un número ilimitado de trampas en terrenos públicos y tomar un número ilimitado de especies peludas bajo regulaciones mínimas para vender su piel en los mercados comerciales.

Tanto la ley de Nuevo México, que prohíbe la venta de animales de caza capturados por cazadores, como el Modelo de Conservación de la Vida Silvestre de América del Norte, muy estimado por muchos administradores de vida silvestre y deportistas como yo, prohíben sabiamente la explotación comercial de la vida silvestre en la actualidad. La caza atrapada sigue siendo una excepción rara e inexplicable, que pone en riesgo nuestra propia diversión con la vida silvestre y las tierras públicas.

READ  México evalúa propuestas de vacunas de Moderna y otras cuatro empresas

………………………………………….. …………..

El defecto fatal de las trampas y trampas en tierras públicas es que todas tienen el potencial de capturar, mutilar o matar indiscriminadamente animales salvajes y domésticos que no están destinados a ser capturados. Un buen ejemplo son los 43 lobos mexicanos en peligro crítico, atrapados accidentalmente en Nuevo México desde 2002. Muchos lobos han sufrido amputaciones o muerte debido a las trampas. La posibilidad de una mala gestión de las poblaciones de vida silvestre y un aumento de los accidentes con los dueños de mascotas es simplemente demasiado grande para continuar utilizando la captura como un método legítimo de manejo de la vida silvestre.

Hay casos específicos en los que los animales individuales están causando daños o depredación graves y posiblemente fatales o a la propiedad. También hay casos específicos en los que los administradores de vida silvestre estatales o federales están tratando de reintroducir especies amenazadas o en peligro de extinción y necesitan controlar especies que impactan negativamente los esfuerzos de reintroducción. En estos casos especiales, los profesionales de la vida silvestre aún deben usar ciertos tipos de trampas, si se consideran absolutamente necesarias, de manera limitada.

Pero la captura comercial de pieles en todo el estado en nuestras tierras públicas daña a todos los cazadores, excursionistas, pescadores, mochileros, observadores de la vida silvestre, todos los demás usos seguros y prósperos de las tierras públicas.

La diversidad de vida silvestre de Nuevo México anima nuestros paisajes. Las especies nativas mantienen en equilibrio las comunidades de plantas y vida silvestre. Limpian nuestra agua y reciclan los nutrientes de nuestros suelos. La vida salvaje puebla las historias que contamos a nuestros hijos y las leyendas en torno a las cuales construimos nuestras culturas. Los cazadores y pescadores llevan éticamente especies de caza cuidadosamente administradas con reverencia, para que podamos tener carne en nuestros congeladores, pero no dinero en nuestros bolsillos. La vida silvestre está ahí para que la disfruten todos los nuevos mexicanos, ya sea que los veamos y escuchemos, o simplemente nos beneficiemos de su trabajo silencioso para hacer que nuestros ecosistemas funcionen.

READ  Comisionado de la ONU para los Refugiados: EE. UU. Debe poner fin "rápidamente" a las restricciones de asilo de COVID

La captura y matanza ilimitada y a gran escala de especies nativas va en contra de todo esto. Y cuando algunas personas se benefician a expensas del conjunto, está mal, es antidemocrático e injusto.

El día de las trampas recreativas en mi mente debería llegar a su fin en Nuevo México. Como ávido cazador y conservacionista, el único propósito de la trampa es dejar de lado la reputación de los deportistas. Quiero que el tribunal de la opinión pública nos vea como éticos, humanos y responsables.

Es por eso que apoyo la legislación estatal llamada Ley Roxy, Proyecto de Ley del Senado 32, que restringiría el uso comercial privado de trampas y lazos en tierras públicas y ayudaría no solo a proteger a las personas, sino también a la salud de nuestra gente.

La simple trampa no encaja en el futuro de Nuevo México. Es hora de que se apruebe la Ley de Roxy.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar