Las noticias más importantes

El polvo rico en hierro de América del Sur desempeñó un papel en los últimos dos períodos glaciales, según un estudio

El polvo rico en hierro de América del Sur desempeñó un papel en los últimos dos períodos glaciales, según un estudio

Sedimento del fondo marino del Océano Pacífico Sur, visto aquí desde la cubierta del barco de investigación popa polarabrió una ventana sobre cómo el polvo rico en hierro arrastrado desde América del Sur puede haber jugado un papel en los ciclos glaciales pasados. (Katharina Pahnke)

El polvo de los Andes altos del sur de Bolivia y el norte de Argentina fue una fuente importante de hierro para el Pacífico Sur, deficiente en nutrientes, durante los dos últimos ciclos glaciales, especialmente al comienzo de estos ciclos. Este es el principal descubrimiento de un nuevo estudio en el diario Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.

Usando un núcleo de sedimentos del lecho marino del sur recolectado en 2009, los investigadores pudieron reconstruir las contribuciones de varias fuentes de polvo ubicadas en los continentes vecinos. Según los autores, la corriente en chorro, un conjunto de poderosas corrientes de aire que fluyen de oeste a este a varios kilómetros de altura, capturó partículas minerales finas en el lado este de los Andes y las transportó casi alrededor de la Antártida hasta el Pacífico sureste.

Se cree que el polvo atmosférico es un componente clave del sistema climático. Las partículas de polvo influyen en el equilibrio energético de la Tierra porque reflejan la luz solar entrante a gran altura, lo que tiene un efecto refrescante. Las partículas minerales también pueden transportar nutrientes como hierro y manganeso a áreas oceánicas remotas, donde fomentan el crecimiento de algas. Cuando las algas mueren y se hunden en el fondo del océano, eliminan el dióxido de carbono de la atmósfera, lo que también tiene un efecto refrescante. Estos mecanismos pueden ser particularmente efectivos en las áreas remotas con deficiencia de hierro del sur de los océanos Pacífico, Índico y Atlántico, por lo que los cambios en el ciclo del polvo del hemisferio sur pueden haber jugado un papel importante en las oscilaciones naturales pasadas entre períodos fríos y glaciales fríos. interglaciares cálidos. Por este motivo, las fuentes y vías de transporte del polvo han sido objeto de una intensa investigación en los últimos años.

READ  Facultad de Ingeniería viaja a Monterrey, México para conectarse con educadores

En el estudio, un equipo dirigido por Torben Struve de la Universidad de Oldenburg en Alemania analizó un núcleo de sedimentos del fondo marino del Pacífico Sur subpolar. El núcleo contenía depósitos que datan de hace 260.000 años, que abarcan dos ciclos glaciales. Usando la huella geoquímica del polvo en el núcleo, los investigadores pudieron determinar la proporción de partículas de América del Sur, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda en las diferentes fases de los dos ciclos glaciales.

Los investigadores a bordo del Polarstern recuperan un núcleo extraído del lecho marino del Pacífico Sur. (Katharina Pahnke)

“Nos sorprendió descubrir que el polvo de América del Sur dominó todo el período de estudio, a pesar de que tuvo que viajar una distancia muy larga”, dijo Struve. Según el análisis, hasta dos tercios de las partículas se originaron allí, proporción que fue especialmente alta al comienzo de los ciclos glaciales, cuando las temperaturas comenzaron a descender. Las masas de tierra más cercanas al sitio de muestreo, incluidas Australia y Nueva Zelanda, contribuyeron con cantidades más pequeñas, particularmente hacia el final de los períodos glaciales, cuando las temperaturas comenzaron a subir nuevamente.

Los investigadores dicen que el polvo sudamericano se inyectó desde regiones de gran altitud en los Andes orientales a la corriente en chorro y viajó a través de la Antártida en la atmósfera superior. Por el contrario, las partículas de polvo de las regiones de menor elevación en Australia y Nueva Zelanda fueron eliminadas más rápidamente de la atmósfera por la lluvia, por lo que rara vez alcanzaron las alturas necesarias para el transporte de larga distancia.

READ  Fuentes: Houston Dynamo, habló el internacional de México Jonathan dos Santos

El estudio mostró que la mayor parte del polvo sudamericano provenía de regiones con altitudes de hasta 5.000 metros. Estos incluían partes de la meseta de la Puna-Altiplano y los valles secos de los Andes centrales. Hasta ahora, esta región había recibido poca atención por parte de los investigadores.

coautor Gisela Wincklerun geoquímico en la Escuela del Clima de Columbia Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty, señaló que el estudio tiene implicaciones modernas. Algunos científicos han propuesto sembrar artificialmente los océanos con hierro para fomentar el crecimiento de algas que podrían absorber el carbono atmosférico. “Este tema está experimentando un renacimiento a medida que las ‘soluciones’ basadas en la naturaleza a la crisis climática, incluida la fertilización marina con hierro, están cada vez más en el radar”, dijo.

El estudio concluye que la producción de polvo de todas las fuentes aumentó de tres a seis veces durante los períodos glaciales en comparación con los interglaciares más cálidos. El hallazgo confirma estudios previos que indicaban que era más seco y presumiblemente también más ventoso en climas más fríos que en los cálidos. El equipo también encontró evidencia de que los vientos predominantes del oeste alrededor de la Antártida se desplazaron hacia el sur o disminuyeron al final de las edades de hielo y los siguientes períodos interglaciares.

Los hallazgos podrían contribuir a una mejor comprensión de las oscilaciones climáticas naturales en el hemisferio sur, señaló Struve. «Todavía no se comprende completamente cómo exactamente la fertilización natural con hierro en el Océano Austral amplificó estos cambios climáticos», dijo. Agregó que el estudio no responde a la pregunta de si tiene sentido fertilizar artificialmente con hierro las áreas oceánicas deficientes en nutrientes para frenar el cambio climático inducido por el hombre, dijo.

READ  Learn at Home III: cómo funcionará el nuevo esquema, que incluirá clases presenciales a partir de enero de 2021

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar