Entretenimiento

Dos bailarinas de Los Ángeles se niegan a dejar que un estilo de baile queer desaparezca

En 2011, Lorena Valenzuela hizo las maletas y voló desde su casa en México a Los Ángeles para competir en una batalla de baile. El día anterior al concurso, asistió a una clase en Evolution Studios en North Hollywood que se centró en «punking», una serie de movimientos rápidos y nítidos basados ​​en miradas exageradas y lenguaje corporal expresivo que surgieron en los clubes clandestinos queer de Hollywood durante la década de 1990. 1970 Un compañero bailarín introdujo a Valenzuela en el estilo único cuando los dos formaban parte del equipo de baile de Funkdation. “Eso realmente me llamó la atención: todas las líneas, todas las poses, todas las expresiones y la energía, el carácter”, dice Valenzuela.

El instructor de la clase, Viktor Manoel, quien también fue juez en la competencia de baile de ese año, vio a Valenzuela y le pidió que hiciera estilo libre ese día. En ese momento, solo sabía cuatro movimientos. Pero eso no fue suficiente para Manoel. “Detuvo la canción en medio del estilo libre y dijo: ‘¿En serio? ¿Eso es todo lo que tienes? ¿Para eso viniste de México?’”, recuerda Valenzuela que le dijo. “Hazlo de nuevo, de verdad”.

“Empecé a tirarme al suelo, toda mi ropa estaba rota y me estaba volviendo loca”, dice. “Este es el momento en que entendí lo que realmente era este baile”. Valenzuela se dio cuenta de que los movimientos no estaban destinados a ser bonitos; expresaron las emociones más difíciles.

Estuvo entre los tres primeros en el festival de ese año, la única latina en hacerlo. Eventualmente, se mudó a los Estados Unidos para continuar desarrollando sus habilidades como bailarina y se convirtió en la mentora de Manoel específicamente para el punk y el «whacking», un movimiento que evolucionó del punk y que consiste en cruzar los brazos, agitar las manos hacia arriba y por encima de la cabeza. mientras el pecho de alguien rebota. (Los creadores del estilo se conocen como “punkers”, mientras que las nuevas generaciones de bailarines se denominan “whackers”). punk y whacking mientras fomenta una comunidad para una nueva generación de bailarines.

Viktor Manoel posa para un retrato demostrando un estilo de baile punk en el Centro de Artes Culturales MKM.

(Dania Maxwell/Los Ángeles Times)

Los gays desarrollaron el punk hace casi cinco décadas cuando atestaban el espacio seguro de la pista de baile. El movimiento es especialmente personal para Manoel: después de que la epidemia del SIDA acabara con la vida de muchos de los fundadores del movimiento y de la comunidad que lo rodeaba, él es el último miembro fundador vivo del punk en la actualidad. Desarrollado en Los Ángeles en el momento de la moda en Nueva York, las raíces del punk pueden ser difíciles de rastrear, razón por la cual Manoel está decidido a que las nuevas generaciones entiendan el peso que viene con cada pose y movimiento. “Todavía estoy luchando por esta verdad que necesita ser contada”, dice. “Porque la cultura gay no se puede olvidar en cómo empezó este estilo”.

READ  Nativo de WNY regresa a Buffalo y abre restaurante mexicano

A la edad de 17 años, a principios de la década de 1970, Manoel fue con un amigo al entonces Paradise Ballroom, en N. Highland Avenue, con una identificación falsa en la mano. “Los hombres estaban bailando juntos y besándose y abrazándose, y realmente me asusté porque cuando no estás acostumbrado a ver cosas así”, recuerda. Manoel sabía desde hacía tiempo que era gay, pero cuando lo experimentó por primera vez quedó impresionado, hasta el punto de volverse hacia su amigo y decirle: “No puedo. No regresaré.»

Eventualmente regresó al Paradise Ballroom y, con amigos, comenzó a crear bailes inspirados en la cultura pop, los medios y el arte, incluido el Art Deco, las pinturas del fundador de los Ballets Russes, Serge Diaghilev, el patinaje sobre hielo y las películas mudas. Cada miembro ha obtenido influencias de sus propias culturas e intereses distintos. Manoel creció bailando ballet folclórico, un estilo de baile folclórico mexicano, y con frecuencia imitaba a un venado en sus actuaciones. Y el miembro fundador Tinker amaba a Bugs Bunny y canalizaba al personaje de Looney Tunes en sus movimientos.

Un hombre baila.

Viktor Manoel realizando una serie de movimientos como parte del estilo de baile punk.

(Dania Maxwell/Los Ángeles Times)

Los movimientos también insinuaron cómo crecieron en una época en la que ser gay significaba no tener «permiso para expresar amor», explica Manoel. “La expresión de esta opresión a través del movimiento es donde surgió este estilo de baile punk”. Para Manoel y sus amigos, el punk hablaba de la libertad que encontraban en el club.

En 1978, Manoel y sus amigos comenzaron a pasar el rato en el club nocturno Gino’s II en Santa Mónica y Vine. Su compañero punk Michael Angelo, el DJ de los sábados por la noche, realizó concursos en los que bailarines talentosos podían competir por un premio de $1,000. Punking y whacking habían encontrado un nuevo hogar.

READ  Goodman Theatre con 'Zulema' de Sones De Mexico en los parques de la ciudad

En este momento, Manoel comenzó a trabajar profesionalmente como bailarín, actuando para artistas como Grace Jones. Pero luego sus amigos comenzaron a morir de SIDA. “Me sentí incómodo en una situación en la que todos morían y nadie quería hablar de eso”, dice.

Se alejó de la escena. Mientras tanto, el punk y el whacking se estaban volviendo más populares a través de Soul Train y Outrageous Waacking Dancers, un grupo de baile con sede en Los Ángeles. Su popularidad creció con una nueva ortografía, usando una doble «A», que rompió con sus orígenes. Cuando Manoel volvió a la escena en 2009 para enseñar punk a las nuevas generaciones, se dio cuenta de cuánto de sus orígenes se perdían en la traducción. Eso está cambiando con iniciativas como el festival de peleas de Valenzuela, Strike With Force.

Una mujer dirige una clase de baile.

Lorena Valenzuela dirige una clase de baile.

(De golpear duro)

Durante la primera iteración del festival hace cuatro años, Valenzuela invitó a bailarines de todo Estados Unidos e internacionalmente, diciéndoles que invitaran a cualquier persona de su comunidad. Luego pasó a producir otros festivales de Strike With Force en Italia y México, y comenzaron a surgir reuniones más pequeñas a medida que la comunidad comenzaba a crecer. El objetivo del festival es, en última instancia, “empoderar a los niños y hacerlos sentir seguros y que se sientan pertenecientes porque este baile les pertenece”, dice Valenzuela. “Somos los invitados”. El próximo evento Strike With Force está programado para marzo de 2023 en la Ciudad de México.

A su vez, Manoel sigue enseñando la historia y los movimientos de la danza. Le está mostrando a un estudiante a la vez lo que se necesita para moverse, como lo hicieron él, Arthur, Andrew, Billy Star, China Doll/Kenny, Lonny, Michael Angelo, Tinker y Tommy en el Paradise Ballroom. “Yo no enseño para impresionar”, dice. “Te enseño a encontrarte en mi movimiento”.

READ  Jurassic Empire llegando a Las Cruces

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar