Economía

Creciente número de inmigrantes chinos cruzan la frontera sur de EE.UU.

La ola de migrantes que ingresa a Estados Unidos por la frontera sur incluye cada vez más a personas provenientes de un lugar sorprendente: China.

A pesar de las distancias y las dificultades del viaje, más de 24.000 ciudadanos chinos fueron detenidos cruzando de México a Estados Unidos el año pasado. Eso es más que en los 10 años anteriores combinados, según datos del gobierno.

Normalmente vuelan a Ecuador, donde no necesitan visa. Luego, como cientos de miles de otros migrantes de Centro y Sudamérica y de otros lugares, pagan a contrabandistas para que los guíen en su viaje a través de la peligrosa jungla entre Colombia y Panamá en su camino hacia Estados Unidos. Una vez allí, se entregan a los funcionarios fronterizos y muchos buscan asilo.

Y la mayoría tiene éxito, lo que a su vez alimenta nuevos intentos. Los ciudadanos chinos tienen más éxito que las personas de otros países en sus solicitudes de asilo en los tribunales de inmigración. Y los que no terminan quedándose de todos modos, porque China generalmente no los acepta de regreso.

En el polarizador debate sobre la inmigración, este es un tema poco discutido en el sistema estadounidense: las autoridades estadounidenses no pueden obligar a los países a aceptar a sus propios ciudadanos. En su mayor parte, esto no es un problema. Pero sobre Una docena de países no son muy cooperativos.y China es el peor infractor.

De los 1,3 millones de personas en Estados Unidos que enfrentan órdenes finales de deportación, alrededor de 100.000 son chinos, según un funcionario del gobierno que habló bajo condición de anonimato para discutir datos internos.

Los migrantes son parte de un éxodo de ciudadanos que se han sentido frustrados por las duras restricciones relacionadas con la pandemia de coronavirus y la dirección del gobierno autoritario de Xi Jinping. La tendencia se ha denominado “filosofía racial”, y los ciudadanos huyen a Japón, Europa y Estados Unidos.

“Para mí, la principal razón es el entorno político”, dijo en febrero Mark Xu, de 35 años, un profesor chino de inglés de secundaria y preparatoria, mientras esperaba abordar un barco en Necoclí, Colombia, una ciudad costera en el norte. China era tan asfixiante, añadió, que se hacía “difícil respirar”.

READ  AeroMéxico se prepara para reiniciar el servicio de la Ciudad de México a Londres Heathrow

Estaba entre unos 100 inmigrantes chinos que partieron esa mañana para iniciar el viaje a través del traicionero Tapón del Darién, la única ruta terrestre de América del Sur a Estados Unidos. Xu dijo que aprendió sobre el viaje en YouTube y a través de búsquedas en Google, incluyendo “cómo salir de China” y “cómo escapar”.

Durante los últimos dos años, la zona ha sido una de las partes más difíciles de un viaje desesperado para un gran número de migrantes que buscan dirigirse al norte. En lo que va de año, 481.000 personas han atravesado la selva este año, frente a las 248.000 del año pasado, según las autoridades panameñas.

La mayoría de los migrantes son venezolanos, ecuatorianos y haitianos que huyen de crisis internas, incluidos problemas económicos y de seguridad. Pero este año, cada vez más chinos se han embarcado en este viaje.

Tantos cruzaron que los ciudadanos chinos son ahora el cuarto grupo más grande en cruzar la jungla.

Muchos vuelan a Turquía antes de dirigirse a Ecuador y luego a Estados Unidos.

Más de 24.000 llegaron a Estados Unidos durante el año fiscal 2023, según datos del gobierno. En los últimos 10 años, menos de 15.000 inmigrantes chinos han sido sorprendidos cruzando ilegalmente la frontera sur.

Los niveles históricos de migración a través de la frontera sur son un tema político importante en Estados Unidos, donde el presidente Biden enfrenta una intensa presión para detener el flujo; Los inmigrantes chinos son una pequeña fracción.

La mayoría de los que llegaron a Estados Unidos el año pasado eran adultos de clase media que se dirigieron a Nueva York después de ser puestos en libertad.

Nueva York también ha sido un destino principal para inmigrantes de otras naciones, especialmente venezolanos, que dependen de los recursos de la ciudad, incluidos sus refugios. Pero pocos inmigrantes chinos permanecen en refugios. En cambio, se dirigen a donde los ciudadanos chinos han ido durante generaciones: Flushing, Queens. O para algunos, el Manhattan chino.

“Nueva York es una comunidad autosuficiente de inmigrantes chinos”, dijo el reverendo Mike Chan, director ejecutivo de Chinese Christian Herald Crusade, un grupo religioso del vecindario. Los recién llegados no necesitan hablar inglés porque muchos hablan mandarín o cantonés, añadió, lo que también facilita la búsqueda de empleo. Este tipo de red ayuda a las personas a encontrar abogados para inmigración, vivienda y otras necesidades básicas.

Su ruta hacia Flushing a través de una jungla sudamericana es lo que distingue a los recién llegados. En el pasado, la mayoría de los solicitantes de asilo chinos recibían una visa y la solicitaban tan pronto como llegaban a Estados Unidos. La última vez que tal afluencia de inmigrantes chinos entró ilegalmente fue por mar en la década de 1990. Pero el volumen actual es mucho mayor.

«Estados Unidos es la mayor potencia del mundo, ¿no?» dijo un migrante chino de 29 años que se identificaría sólo por su apodo y apellido, Little Xu, recientemente afuera de una tienda de té taiwanesa en Flushing. Xu estaba tomando un descanso de su trabajo como mensajero y pidió que no se utilizara su nombre completo por temor a represalias.

Dijo que salió de China para buscar trabajo. “Perdí la esperanza donde vivía”, dijo, describiendo su trabajo como vendedor de joyas en la provincia central de Hubei y cómo su jefe dejó de pagarle. Xu llegó a Flushing en agosto después de un viaje de dos meses desde China que incluyó una caminata por la jungla bajo una lluvia tan fuerte que sus zapatos se rompieron.

Los inmigrantes que buscan asilo tienen que esperar unos seis meses después de presentar su solicitud para que se les permita trabajar legalmente. Los recién llegados esperarán años hasta que sus casos pasen por el sistema.

En general, los solicitantes de asilo chinos tienen más éxito en los tribunales de inmigración que la mayoría. Alrededor del 67 por ciento de los solicitantes de China recibieron asilo entre 2001 y 2021, según datos analizados por el Transactional Records Access Clearinghouse de la Universidad de Syracuse.

Y es poco probable que aquellos que reciben órdenes de expulsión sean deportados.

READ  Trump visitará la frontera entre Estados Unidos y México, pero quiere que Biden fracase primero, ayudante

Muzaffar Chishti, investigador principal del Instituto de Política Migratoria, que no es partidista, dijo que mientras esto suceda, la tendencia migratoria continuará.

«Si llegas a Estados Unidos, es más probable que puedas quedarte», dijo. «Así que vale la pena correr este riesgo».

Aún así, el éxodo de ciudadanos chinos, especialmente aquellos en edad de trabajar, hacia Estados Unidos y otros países plantea un desafío a largo plazo para China, según Carl Minzner, investigador principal de estudios sobre China en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Por primera vez en 60 años, la población de China está disminuyendo, con menos nacimientos que muertes. Y su economía está creciendo al ritmo más lento en 40 años.

Con otros países que se negaron a recuperar a sus ciudadanos, Estados Unidos retuvo dinero de ayuda o utilizó una influencia similar para obtener cooperación. También tiene la capacidad de restringir el acceso a ciertas visas, como sucedió en 2017 con Camboya, Eritrea, Guinea y Sierra Leona.

Pero estos no han sido argumentos convincentes para China, que recibe poca ayuda estadounidense. Y como sus relaciones con Estados Unidos se han deteriorado a lo largo de los años, el tema no parece ser una prioridad.

Cuando Biden y Xi se reunieron la semana pasada durante una cumbre internacional en San Francisco, por ejemplo, la inmigración estuvo ausente de la discusión. En cambio, hablaron sobre fentanilo, inversión empresarial estadounidense en China y controles de exportación, entre otros temas.

En el pasado, los diplomáticos estadounidenses intentaron trabajar con el gobierno chino para persuadirlo de que repatriara a sus ciudadanos, y la respuesta tendió a ser la misma.

«Simplemente se negarían a reconocer que la persona era china», dijo Michele Thoren Bond, ex subsecretaria de Estado que trabajado en estos temas.

«No es creíble que un país que documenta y monitorea a sus ciudadanos tan de cerca como China no tenga fotografías de todos los ciudadanos», añadió Bond.

El informe fue aportado por Mabel Chan Es Li Yuan En Nueva York, Julie Turkewitz en Necoclí, Colombia y Federico Ríos en Medellín, Colombia.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba