Las noticias más importantes

Buscando el Origen de las Lenguas Indígenas en América del Sur

Este artículo fue revisado de acuerdo con Science X’s proceso editorial
Es políticas.
Editores destacó los siguientes atributos, asegurando la credibilidad del contenido:

comprobado

publicación revisada por pares

fuente confiable

revisar

Las lenguas tupí-guaraní utilizadas en este estudio (en verde) y tupí (no TG) awetí (en azul) y mawé (en rojo), junto con la distribución del registro arqueológico TG (puntos negros). Elaborado por los autores con QGIS 3 [29]basado en datos de dominio público e imágenes rasterizadas de «Natural Earth», incluidos datos de [30–32] y una base de datos inédita de Corrêa y Noelli. Crédito: MÁS UNO (2023). DOI: 10.1371/journal.pone.0272226

Un nuevo estudio indica que una de las familias de lenguas indígenas más grandes de América Latina se originó en el siglo VI a. C. en la cuenca del río Tapajós y el río Xingu, cerca de la actual Santarém, en el estado brasileño de Pará.

Hay una cincuentena de idiomas en la familia lingüística tupí-guaraní, que nos han dado palabras como «jaguar» y «piraña». Ahora Dra. Fabrício Ferraz Gerardi, del Instituto de Lingüística de la Universidad de Tübingen, y un equipo de investigadores internacionales utilizaron métodos desarrollados en el campo de la biología molecular para comparar e investigar las lenguas tupí-guaraní. Esto aclaró cómo se relacionan las lenguas entre sí, así como su evolución geográfica y cronológica. El nuevo estudio fue publicado en el último número de la revista MÁS UNO.

Poco se sabe sobre la historia de la familia lingüística tupí-guaraní. Incluye alrededor de 40 idiomas que todavía se hablan hoy y al menos otros nueve que han desaparecido. El número de hablantes por idioma varía desde menos de 100, como en Amondawa y Juma, hasta 6 millones, como en Guaraní paraguayo. Solo se escribieron algunas de las lenguas tupí-guaraní.

“Son principalmente las lenguas extintas que conocemos a partir de transcripciones fonéticas anotadas por investigadores en siglos pasados”, dice Fabrício Gerardi.

READ  Rights Corps of the Americas aumenta presión sobre México por estudiantes desaparecidos

Comparación de vocabulario básico

Para el análisis de las relaciones entre las diversas lenguas tupí-guaraní, el equipo de investigación utilizó listas comparativas de vocabulario básico. Preguntaron, por ejemplo: ¿las palabras para «pierna», «cantar» o «murciélago» son iguales o similares en los idiomas estudiados? ¿O no comparten una raíz común?

«En el análisis de relaciones biológicas moleculares, por ejemplo, de diferentes especies de animales o plantas, se utilizan las secuencias de genes respectivas. Indican qué áreas son iguales o similares. La tasa aleatoria general de cambios genéticos (mutaciones) también se puede utilizar para estimar cuánto tiempo hace que dos especies relacionadas se separaron de un ancestro común», explica Gerardi.

Las mutaciones en los genes de especies biológicas corresponden a cambios fonéticos o sustituciones en lenguas afines. Así, en tupinambá, una de las lenguas tupí-guaraní, la danta se llama «tapiʔir»; en awetí, lengua que se separó de estas lenguas, se llama «tapiʔit».

Los análisis a gran escala del vocabulario y las estructuras gramaticales de las lenguas tupí-guaraní a través de algoritmos de biología molecular se pueden utilizar para crear un árbol genealógico.

«Queríamos saber cómo se veía el árbol, cuán fuertemente relacionados estaban los idiomas individuales entre sí, qué edad tenía cada idioma y cuándo se dividió en nuevos idiomas», dice Gerardi.

Período calibrado a través de hallazgos arqueológicos

La distribución de la familia lingüística tupí-guaraní se extiende a lo largo de 4.000 kilómetros de ancho y de ancho.

“En algunos casos, tenemos hallazgos arqueológicos de la misma zona que tratamos de atribuir a idiomas individuales. Por ejemplo, hay ciertas palabras en los idiomas para describir propiedades especiales de las cerámicas allí descubiertas”, dice Gerardi. “Esto nos permite establecer una relación temporal y espacial entre el lenguaje y los hallazgos arqueológicos. Las cerámicas se pueden fechar por el método de radiocarbono, por lo que, indirectamente, tenemos una calibración temporal del desarrollo del lenguaje”, agrega.

READ  Amazon se prepara para lanzar un proyecto de 'moneda digital' en México

En el camino, Gerardi y el equipo de investigación lograron identificar el probable lugar de origen de la familia lingüística tupí-guaraní en la cuenca Tapajós-Xingu, hace unos 2.550 años. «Sin embargo, para corroborar mejor nuestros hallazgos, sería necesario explorar más la evidencia arqueológica y lingüística», dice.

Mas informaciones:
Fabrício Ferraz Gerardi et al, Filogenética léxica de la familia tupí-guaraní: lengua, arqueología y el problema de la cronología, MÁS UNO (2023). DOI: 10.1371/journal.pone.0272226

Información del periódico:
Más uno


Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba