Mundo

Villa Epecuen, Argentina: el otrora próspero resort convertido en ciudad fantasma está en auge nuevamente

Amortiguados por un suave silencio agitado solo por ocasionales ráfagas de viento, los turistas pasan escombros y fragmentos de metal en las calles de lo que alguna vez fue la bulliciosa ciudad turística de Villa Epecuen. Otros fotografían árboles petrificados que puntúan la escena apocalíptica.

Los visitantes se detienen para leer los letreros que indican dónde se ubicaban los hoteles y restaurantes antes de que las aguas saladas del lago Epecuen rompieran una barrera protectora durante una tormenta en 1985 y sumergieran el pueblo durante las siguientes dos décadas.

El agua finalmente se escurrió, dejando las ruinas de la ciudad, donde los vehículos oxidados y los esqueletos de casas abandonadas apresuradamente se asemejan a lo que fue una meca turística durante gran parte del siglo XX.

La gente una vez vino a relajarse y bañarse en piscinas de agua salada alimentadas por el lago, que se encuentra a unos 500 kilómetros al suroeste de Buenos Aires. Ahora, la desolación es lo que está atrayendo la afluencia de argentinos, muchos de los cuales están comenzando a irse nuevamente luego de una larga lucha con la pandemia de coronavirus.

La ciudad balneario argentina fue una meca del turismo durante gran parte del siglo XX.

Natacha Pisarenko / AP

La ciudad balneario argentina fue una meca del turismo durante gran parte del siglo XX.

VER MÁS INFORMACIÓN:
* ¡Santo cielo! Incluso Buenos Aires se está volviendo vegetariano
* Pregúntele a un experto: ¿Cuáles son los mejores lugares para visitar en Argentina?

Los turistas Graciela Ribot y Mima Rubio caminan por lo que solía ser la calle principal de la abandonada Villa Epecuen.

Natacha Pisarenko / AP

Los turistas Graciela Ribot y Mima Rubio caminan por lo que solía ser la calle principal de la abandonada Villa Epecuen.

Silvia Sabatelli y Teresa Videla estuvieron entre los cientos que vinieron durante las vacaciones del 8 al 11 de octubre en el país para pasear por los desolados desiertos y contemplar el tranquilo lago gris de la antigua casa de baños municipal, donde aún se pueden ver algunas piscinas destruidas.

“Tiene una energía especial. Es lúgubre pero al mismo tiempo pintoresco. Eso es historia ”, dijo Sabatelli, quien estaba haciendo su primera gira desde que la pandemia azotó Argentina en marzo de 2020.

La ciudad balneario fue fundada en 1921 para aprovechar las aguas del lago Epecuen, que son extremadamente salinas y tienen una alta concentración de minerales que se utilizan en el tratamiento de enfermedades reumatológicas y de la piel. La Cámara Baja del Congreso de Argentina adoptó una medida en 2019 que podría declarar las ruinas como un sitio histórico nacional, aunque el Senado aún no lo ha considerado.

Los árboles se elevan en el lago Villala Epecuen.

Natacha Pisarenko / AP

Los árboles se elevan en el lago Villala Epecuen.

Claudio González y Silvina Palacios caminaron con su hija Thais por la que fue la avenida principal de la ciudad, examinando los restos de una escuela, un banco y los salones de baile que décadas atrás se llenaron de turistas.

Ambos dijeron sentir una mezcla de tristeza y melancolía porque «terminar así es impensable». Aún así, estaban felices de estar al aire libre en un lugar tranquilo de naturaleza inusual.

“La pandemia fue un momento difícil y poco a poco vamos volviendo a la normalidad, poco a poco nos vamos saliendo”, dijo Palacios, quien pasó mucho tiempo encerrado durante el período de cuarentena.

Dos estudiantes, Camila Molinari y Juan Toscanini, también disfrutaron de la visita.

“Fuimos golpeados por el lugar de la destrucción y el abandono. Es una escena que no se puede ver en ningún otro lugar ”, dijo el joven mientras contemplaba la torre fantasmal del antiguo matadero de Villa Epecuen de 1937.

El lago se filtró a través de un terraplén roto en 1985 y destruyó hoteles, restaurantes y otros edificios.

Natacha Pisarenko / AP

El lago se filtró a través de un terraplén roto en 1985 y destruyó hoteles, restaurantes y otros edificios.

En el cementerio de la abandonada Villa Epecuen se exhiben tumbas.

Natacha Pisarenko / AP

En el cementerio de la abandonada Villa Epecuen se exhiben tumbas.

El agua del lago finalmente se escurrió, dejando las ruinas de la ciudad.

Natacha Pisarenko / AP

El agua del lago finalmente se escurrió, dejando las ruinas de la ciudad.

Otilia Núñez y Rubén Rivas ingresan a una piscina de sal alimentada por el lago Epecuen en Carhue, Argentina.  La ciudad balneario fue fundada en 1921 para aprovechar las aguas del lago Epecuen, que son extremadamente salinas y tienen una alta concentración de minerales que se utilizan en el tratamiento de enfermedades reumatológicas y de la piel.

Natacha Pisarenko / AP

Otilia Núñez y Rubén Rivas ingresan a una piscina de sal alimentada por el lago Epecuen en Carhue, Argentina. La ciudad balneario fue fundada en 1921 para aprovechar las aguas del lago Epecuen, que son extremadamente salinas y tienen una alta concentración de minerales que se utilizan en el tratamiento de enfermedades reumatológicas y de la piel.

La Cámara Baja del Congreso de Argentina adoptó una medida en 2019 que podría declarar las ruinas como un sitio histórico nacional, aunque el Senado aún no lo ha considerado.

Natacha Pisarenko / AP

La Cámara Baja del Congreso de Argentina adoptó una medida en 2019 que podría declarar las ruinas como un sitio histórico nacional, aunque el Senado aún no lo ha considerado.

La desolación está atrayendo una afluencia de argentinos, muchos de los cuales están comenzando a irse nuevamente después de una larga lucha con la pandemia de coronavirus.

Natacha Pisarenko / AP

La desolación está atrayendo una afluencia de argentinos, muchos de los cuales están comenzando a irse nuevamente después de una larga lucha con la pandemia de coronavirus.

Las turistas Graciela Ribot y Mima Rubio descansan en un banco mientras caminan por la abandonada Villa Epecuen.

Natacha Pisarenko / AP

Las turistas Graciela Ribot y Mima Rubio descansan en un banco mientras caminan por la abandonada Villa Epecuen.

En la abandonada Villa Epecuen se encuentra un antiguo matadero.

Natacha Pisarenko / AP

En la abandonada Villa Epecuen se encuentra un antiguo matadero.

READ  Booze lidera las exportaciones de Nueva Zelanda a la Antártida

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar