Las noticias más importantes

¿Una ciudad de la Torá salvará a los judíos de México?

Ciudad de la Tora (Ciudad de la Torá) es el nombre de una nueva pequeña ciudad que se está construyendo en las afueras de la ciudad de Ixtapan de la Salle, a unas 70 millas al sur de la Ciudad de México. Los fundadores pretenden resolver dos problemas: los precios de la vivienda y el antisemitismo. El complejo de viviendas asequibles incluirá todas las instalaciones necesarias para mantener un estilo de vida judío ortodoxo, y la comunidad estará formada exclusivamente por judíos practicantes. Otra razón para establecer la nueva ciudad es la situación en la capital, donde los judíos ortodoxos dicen que sus hijos tienen miedo de dejar sus hogares por temor a convertirse en blanco de ataques antisemitas.

En muchos sentidos, esta idea me recuerda a un shtetl. Los shtetls eran pequeños pueblos judíos que existían en Europa central y oriental hasta que el Holocausto los aniquiló. Si queremos aprender de la historia, las ciudades judías no son una solución permanente al antisemitismo.

De hecho, ni siquiera el estado judío ha resuelto el problema del antisemitismo. Desde su establecimiento, Israel ha atraído una creciente reacción del mundo. Theodor Herzl, el visionario sionista, tuvo la idea correcta cuando imaginó una entidad política y nacional judía que sería un refugio seguro para los judíos. Sin embargo, establecer una ciudad separada, o incluso un país, para los judíos no es suficiente para eliminar el antisemitismo. Para que eso suceda, los judíos deben comprometerse a cumplir con su deber para con el mundo, y tienen un deber.

READ  Estos son los daños provocados por el huracán Delta en Cancún

Como he demostrado en innumerables ensayos y dos libros, la nación judía no se estableció por su propio bien, sino por el bien de la humanidad. Por eso, tan pronto como establecimos nuestra nacionalidad al pie del monte Sinaí, se nos encomendó la tarea de ser “una luz para las naciones”. Solo fuimos declarados nación después de que prometimos unirnos “como un hombre con un solo corazón”, y la unidad que logramos es la luz que pretendíamos iluminar a las naciones. Después de nuestro compromiso inicial, nos tomó otros 40 años solidificar nuestra unidad, pero una vez que alcanzamos un nivel crítico, nos dieron nuestra propia tierra, la prometida “Tierra de Israel”.

Durante casi 2000 años después de eso, nuestros anales han reflejado nuestro nivel de unidad. Cada vez que nos dividimos, fuimos exiliados de la Tierra de Israel, y cada vez que restablecimos nuestra unidad, recibimos la tierra de regreso y prosperamos. Pero en algún momento durante el siglo I d.C., caímos en tal odio mutuo que fuimos exiliados durante dos milenios.

El restablecimiento del estado judío llevó más de dos milenios, siglos de asesinatos y abusos que sufrió nuestro pueblo durante el exilio, y finalmente el exterminio de un tercio de nuestra nación, casi todos judíos europeos. Sin embargo, nuestra renovada soberanía no renovó nuestra unidad. Esto es algo que debemos lograr por nuestra cuenta. Esta es, de hecho, la razón que nos dieron las naciones después del Holocausto, además de la razón obvia de simpatía por las atrocidades que sufrimos a manos de los nazis y sus cómplices.

READ  Compra de votos, comandos armados, quema de urnas, llamadas ilegales a votar: lo que quedaba la jornada electoral en Hidalgo y Coahuila

Sin embargo, dado que las naciones nos han dado la tierra, también esperan que cumplamos con nuestro deber, modelemos la unidad y ejemplifiquemos el lema judío: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Si no cumplimos con nuestra misión, perderemos otro nuestro. soberanía. Puede suceder a través de otro exilio, una afluencia de musulmanes que cambiarán la demografía del país o algún camino aún desconocido. En cualquier caso, si no hacemos lo que debemos y nos convertimos en un ejemplo de unidad por encima de todas nuestras diferencias y odios, la humanidad nos odiará y atormentará como lo ha hecho durante los últimos dos milenios.

Nosotros, los judíos, descendientes de los marginados de todo el antiguo Creciente Fértil, que nos reunimos alrededor de nuestro Padre Abraham para escuchar sobre el amor a los demás, ahora debemos hacer lo que hicieron nuestros antepasados ​​entonces: unirnos por encima de nuestro odio y convertirnos así en “una luz para las naciones. “¿Cómo entonces, ahora, si hacemos eso, prosperaremos? Si no lo hacemos, nos separaremos.

Esta publicación fue aportada por un tercero. Las opiniones, hechos y cualquier contenido de los medios son presentados únicamente por el autor, y JewishBoston no asume ninguna responsabilidad por ellos. ¿Quieres agregar tu voz a la conversación? Publica tu propia publicación aquí.

MÁS

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar