Entretenimiento

Reseña: La CDMX de LA Phil pone a México en el punto de mira

Era difícil saber quién hacía sentir mejor a quién en el Walt Disney Concert Hall el jueves por la noche.

El primer programa conmemorativo del festival de música de la CDMX, que significa Ciudad de México, fue conducido por Gustavo Dudamel de la Filarmónica de Los Ángeles y la estrella mexicana de pop/rock/folk/jazz Natalia Lafourcade. Ambos tenían motivos para ser azules.

Ese mismo día, Dudamel publicó en su página de Facebook su disgusto por la cancelación del gobierno venezolano de una gira de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, supuestamente para castigar al director, uno de los hijos nativos más destacados del país, por defender el derecho a la libertad de su pueblo. expresión.

Mientras tanto, la Ciudad de México, la ciudad natal de Lafourcade, aún se estaba recuperando de su reciente terremoto catastrófico, y ahora estaba visitando a un vecino que últimamente se ha convertido en un no vecino en su discurso público. Comenzó su presentación con LA Phil convocando a su «hermosa bandera mexicana» para que se levantara de la tristeza y «solo mirara hacia el cielo».

Sospecho tanto del cliché de la música curando todas las heridas, derribando muros y todo lo demás como el próximo crítico. Pero, ¿qué puedo decir? Aquí estaba sanando sentimientos heridos, derribando muros, celebrando desafiantemente la capital de un vecino populoso y en expansión que ha enriquecido todos los aspectos de la cultura del sur de California, incluida nuestra música.

No tenías que entrar al espectáculo para saber que algo agradable estaba pasando. Frente a las puertas de Disney, un organista uniformado, uno de Los Organilleros de la Ciudad de México, realizó felizmente su oficio, al igual que otros en las áreas del vestíbulo. CDMX es la última entrega de los festivales ocasionales de LA Phil que celebran la música de una ciudad. Y al igual que los festivales de Reykjavík y Brooklyn, la orquesta atrajo a un público completamente nuevo y entusiasta. En esta ocasión, los fanáticos acudieron en masa a Lafourcade, un cantante que ha coleccionado premios Grammy Latinos durante 15 años y ahora, a los 33 años, se ha convertido en un importante vocero de la cultura mexicana y, como Dudamel, de los derechos humanos. También es, algo muy raro en cualquier cultura, una excelente cantante.

READ  El legado de Rex Maughan sigue vivo a través de los productos Forever Living

La mayor parte del concierto perteneció a Lafourcade, quien cantó dos sets largos, uno con su banda acompañada por la orquesta, el otro solo con su banda. Pero el concierto comenzó con Dudamel al frente de LA Phil a través de breves obras orquestales de tres destacados compositores mexicanos, todos los cuales tenían relación con la orquesta y que tenían algo bueno que decir sobre México y su capital.

“Metro Chabacano” de Javier Álvarez, una de las series de piezas del compositor con nombres de estaciones de metro, sugiere la bulliciosa vida de la ciudad de no detenerse a oler las rosas, pero de alguna manera infundirse con toda la vida y el color al mismo tiempo a su alrededor.

El ínguesu de Enrico Chapela es un fútbol salvaje y algo escandaloso. Los mexicanos ganadores son los alegres bocanadas; los perdedores son los metales agresivos, con Dudamel echando a un trombonista que furioso sale corriendo del escenario. Cada lado tiene su propia música folclórica y es estimulado por el arpa y el piano (los entrenadores).

El más largo de los tres, “Téenek — Invenciones de Territorio” de 15 minutos de Gabriela Ortiz y encargado para la ocasión, es un intento menos lúdico de encontrar algo universal en el lugar. “Téenek” es tanto la lengua de una región de México como la palabra para “hombre local”, lo que se convierte para Ortiz en un símbolo de universalidad, ya que todos somos, a pesar de la retórica política, locales y locales.

Sus ubicaciones son secciones de música pesada que alternan interludios libres de estrés de un pasto de cuerdas cubierto de musgo hecho para brillar con arpa, piano y percusión, o hecho para cantar a través de breves solos melódicos de corno inglés, trompeta, flauta y un violín tan suave y fuerte. no siempre estás seguro de que realmente estás jugando o que es parte de tu imaginación.

READ  Artistas estadounidenses y franceses reviven la esperanza en un mural gigante de París | Capacitación

Por su parte, Lafourcade -que tiene una soprano pura, concentrada y que es conservadora con el adorno o el énfasis vocal- permitió que cada frase se cantara como si fuera el meollo del asunto, que no se confundiera, que fuera reflexiva (que ella fue a menudo), desafiante (también a menudo) o más bailable (con menos frecuencia, lo que hizo que los números fueran aún más efectivos).

La mayoría de sus canciones, como la apertura “Mexicana Hermosa”, provienen de su nuevo disco, “Musas”, o del anterior “Hasta la Raíz”. Los arreglos orquestales de Ljova y Mario Santos, creados para el concierto, fueron mucho más integrales para las actuaciones de lo que suele ser el caso, tanto que, de hecho, la orquesta hizo que la impresionante banda de cinco integrantes de Lafourcade fuera irrelevante.

La banda cobró mucha relevancia tras el descanso. Pero aquí también había competencia. Lafourcade inició el set en solitario, acompañándose a la guitarra, con la conocida canción folklórica “Cucurrucucu”, cantada con una intimidad transformadora. Hubo sutileza en otros temas, como “Lo que construimos” y, al final, “Para que sufrir”. Ese punto es la razón, la necesidad y el ánimo para seguir adelante. Lo que siempre hemos construido algún día estará terminado. ¿Por qué sufrir cuando no hay necesidad?

El desafío de la CDMX, ya que pasa el fin de semana en el cine y la música bailable de México y termina el martes con un concierto de Paraguas Verde de música nueva de jóvenes compositores mexicanos, será estar a la altura del “Derecho de Nacimiento” de Lafourcade, para crear una canción que pueda existir. .

READ  Detrás de escena de Freestyle, un dispositivo que cautiva a usuarios de todo el mundo

«Reivindico la libertad de pensamiento», cantó, volviéndose con camaradería a Dudamel, «porque es un derecho de nacimiento».

♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦

Festival de la CDMX

Cuando: Sábado (“CDMX: Now!”), Domingo (Café Tacvba), Martes (“CDMX: New Music From Mexico”)

Donde: Sala de conciertos Walt Disney, 111 S. Grand Ave., LA

Información: laphil con

[email protected]

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar