Las noticias más importantes

Refugiados ucranianos en el campamento de la Ciudad de México esperan la acción de EE.UU.

En un campamento polvoriento en el lado este de la extensa capital de México, unos 500 refugiados ucranianos esperan en grandes tiendas de campaña bajo un sol abrasador que el gobierno de Estados Unidos les dice que pueden venir.

El campamento solo ha estado abierto durante una semana y todos los días llegan de 50 a 100 personas. Algunos ya han estado en la frontera de Estados Unidos en Tijuana, donde les dijeron que ya no serían admitidos. Otros llegaron a los aeropuertos de la Ciudad de México o Cancún, en cualquier lugar donde pudieran encontrar un boleto desde Europa.

“Le estamos pidiendo al gobierno de EE. UU. que procese más rápido”, dijo Anastasiya Polo, cofundadora de Unidos con Ucrania, una organización no gubernamental que colaboró ​​con el gobierno mexicano para establecer el campamento. Ella dijo que después de una semana, ninguno de los refugiados allí «está cerca del final del programa».

El programa, Unidos por Ucrania, fue anunciado por el gobierno de Estados Unidos el 21 de abril. Cuatro días después, los ucranianos que se presentaron en la frontera entre Estados Unidos y México ya no estaban exentos de una regla relacionada con la pandemia que se ha utilizado para expulsar rápidamente a los migrantes sin la oportunidad de buscar asilo durante los últimos dos años.

En cambio, tendrían que aplicar en Europa u otros países como México. Para calificar, las personas deben estar en Ucrania el 11 de febrero; tener un patrocinador, que puede ser una familia o una organización; cumplir con los requisitos de vacunación y otros requisitos de salud pública; y pasar por verificaciones de antecedentes.

READ  El gasto de GM en una planta de vehículos eléctricos en México irrita al sindicato de Estados Unidos

Polo dijo que los funcionarios del gobierno de EE. UU. le dijeron que debería tomar una semana procesar a las personas, pero parecía que recién estaba comenzando. Algunos de los primeros en llegar recibieron correos electrónicos del gobierno de los EE. UU. reconociendo que habían recibido sus documentos y documentos de sus patrocinadores, pero ella había oído que todavía no se había aprobado ningún patrocinador.

“Estas personas no pueden quedarse en este campamento porque es temporal”, dijo Polo. Más de 100 de los residentes del campamento son niños.

Casi 5,5 millones de ucranianos, en su mayoría mujeres y niños, han huido de Ucrania desde que Rusia invadió a su vecino más pequeño el 24 de febrero, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Giorgi Mikaberidze, de 19 años, está entre los que esperan. Llegó a Tijuana el 25 de abril y encontró cerrada la frontera con Estados Unidos. Se quejó de que el gobierno de los EE. UU. había dado tan poca advertencia porque muchas personas como él ya estaban en tránsito. Ha pasado de unos pocos metros en los Estados Unidos a unas 600 millas (966 kilómetros) ahora.

Cuando el gobierno de EE. UU. anunció a fines de marzo que aceptaría hasta 100,000 refugiados ucranianos, cientos ingresaron diariamente a México como turistas en la Ciudad de México o Cancún y volaron a Tijuana para esperar unos días, eventualmente solo unas pocas horas, para ser admitidos en el UU. en un cruce fronterizo de San Diego en libertad condicional humanitaria. Las consultas en los consulados de Estados Unidos en Europa fueron escasas y el reasentamiento de refugiados toma tiempo, por lo que México es la mejor opción.

READ  Casos de COVID caen por sexta semana en las Américas, las muertes siguen aumentando: agencia de salud

Viajar por México fue tortuoso, pero un grupo de voluntarios, en su mayoría de iglesias eslavas del oeste de Estados Unidos, recibieron a los refugiados en el aeropuerto de Tijuana y los transportaron a un centro de recreación que la ciudad de Tijuana puso a disposición de varios miles de personas que esperaban. . Una espera de dos a cuatro días finalmente se redujo a unas pocas horas cuando los inspectores fronterizos estadounidenses se llevaron a los ucranianos.

Este trato especial terminó el día que Mikaberidze llegó a Tijuana.

“Queremos ir a Estados Unidos porque ya estamos aquí, algunos ni siquiera tienen el dinero para regresar”, dijo.

Mikaberidze estaba visitando a familiares en Georgia, en el sur de Ucrania, cuando se produjo la invasión rusa y no pudo regresar. Su madre permanece en su aldea cerca de Kharkhov, en el este de Ucrania, temerosa de salir de su casa porque las tropas rusas disparan indiscriminadamente contra los autos que circulan por la zona, dijo.

“Dijo que es una situación muy peligrosa”, dijo Mikaberidze, quien viajó sola a México.

El campamento de la Ciudad de México ofrece un lugar seguro para esperar. Fue construido dentro de un gran complejo deportivo, por lo que se podía ver a los ucranianos empujando cochecitos con niños por las aceras, jugando fútbol y voleibol, incluso nadando.

Sin embargo, se ha advertido a los refugiados que, si bien son libres de abandonar el recinto, nadie es responsable de su seguridad. Iztapalapa, el barrio más poblado de la capital, es también uno de los más peligrosos.

El gobierno mexicano estaba brindando seguridad en el campamento con unos 50 policías, dijo Polo. La Marina también instaló una cocina móvil para proporcionar comidas.

READ  Concejal de Metchosin deja el cargo de teniente de alcalde luego de viajar a México para la boda de un amigo

Ella dijo que se sentían seguros dentro del campamento, pero que estaban preguntando al gobierno sobre la posibilidad de trasladar el campamento a un área más segura.

Mykhailo Pasternak y su novia Maziana Hzyhozyshyn esperaban en la entrada del complejo el lunes por la tarde. Ambos padecían un aparente resfriado y planeaban trasladarse a un hotel durante uno o dos días para intentar dormir un poco y recuperarse antes de regresar al campamento.

Pasternak se fue de Estados Unidos para ayudar a Hzyhozyshyn a entrar. Los dos pasaron varios días en Tijuana antes de volar a la Ciudad de México y llegar al campamento el domingo.

La pareja destacaba en las calles de Iztapalapa y parecía marchitarse bajo el sol implacable. La pareja se conocía desde hacía seis años.

“Ella es mi amor”, dijo Pasternak.

__

El periodista de AP Elliot Spagat en San Diego contribuyó a este despacho.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar