Ciencias

¿Podría un escudo de radiación hecho de hongos mantener a salvo a los astronautas durante los viajes espaciales?

La falta de una protección radiológica eficaz es uno de los mayores desafíos a superar si los seres humanos se embarcan en viajes de larga duración al espacio profundo.

En la Tierra, la poderosa magnetosfera del planeta nos protege de las formas de radiación más letales, las producidas por las erupciones solares y los rayos cósmicos galácticos que llegan desde lejos, que fluyen a través del Sistema Solar.

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional, a unos 408 kilómetros (254 millas) sobre la Tierra, reciben altos niveles de radiación, pero están lo suficientemente cerca de la Tierra como para recibir algo de protección y pueden permanecer en órbita hasta por un año.

No se puede decir lo mismo de los astronautas que viajan más lejos, porque la luna, por ejemplo, o algún día para Marte. Los futuros viajeros del espacio profundo deberán traer su propia protección con ellos o, como sugiere un nuevo rol, aumentarla en el camino.

Según el diario, publicado en formato preimpreso en BioRxiv a principios de este mes, un tipo especial de hongo que crece en ambientes de alta radiación, llamado Cladosporium sphaerospermum podría formar un escudo viviente alrededor de los astronautas en el espacio.

El hongo no solo bloquea la radiación, sino que la usa para crecer mediante un proceso llamado radiosíntesis: extrae energía de la radiación, al igual que la mayoría de las plantas extraen energía de la luz solar a través de la fotosíntesis.

Estos hongos amantes de la radiación sobreviven en la Tierra en lugares extremos, como el sitio del Chernobyl Planta de energía nuclear en Ucrania.

READ  Calculan que el fondo estatal aliviará la escasez de medicamentos durante solo un mes.

En el espacio, les va muy bien. En 2019, los investigadores llevaron algunos de los hongos a la EEI, observaron cómo crecían durante un período de 30 días y midieron la cantidad de radiación que pasó a través de ellos, en comparación con una muestra de control sin hongos.

El experimento mostró que los niveles de radiación debajo de un lecho de hongos de 1,7 mm de espesor (0,07 pulgadas) eran aproximadamente un 2,17 por ciento más bajos que los del control.

No solo eso, sino que el hongo creció aproximadamente un 21% más rápido que en la Tierra, lo que significa que la capacidad del hongo para actuar como un escudo protector para los astronautas podría volverse más robusta cuanto más dure la misión.

Es demasiado pronto para entusiasmarse demasiado con las aplicaciones prácticas de este hongo en los viajes espaciales. El equipo estima que en Marte, para reducir los niveles de radiación a condiciones similares a las de la Tierra, un hábitat debería estar cubierto con una capa de hongos radiosintetizadores de 2,3 metros de espesor.

El mismo efecto se puede lograr enterrando el hábitat por debajo de los 3 metros de tierra marciana (regolito). Aún así, el potencial de las soluciones biológicas a lo que a menudo se consideran desafíos de ingeniería es un enfoque único y puede ser fructífero.

En un futuro cercano, los astronautas tendrán soluciones más mundanas. En el caso de los eventos de erupciones solares, los planes de contingencia implican refugiarse en medio de la carga útil de una nave espacial: cuanta más masa haya entre los astronautas y la radiación incidente, más seguros estarán.

READ  "No soy chamán. La 'medicina' (búho sapo) no te mata, otra cosa te mata"

La próxima misión sin hilos de Artemis 1, que se lanzará el próximo año, es probando un chaleco protector diseñado para minimizar las dosis de radiación recibidas por el usuario.

Hasta ahora, ninguna de estas soluciones es ideal. Todavía queda mucho trabajo por hacer para mantener a salvo a los futuros astronautas. Sin embargo, cuando llegue el momento, no se sorprenda si parte de la solución a la radiación espacial implica esconderse debajo de una espesa manta de hongos amigables.

Este artículo fue publicado originalmente por Universo hoy. leer el artículo original.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar