Las noticias más importantes

Los alimentos ultraprocesados ​​pueden aumentar el riesgo de EII

Compartir en Pinterest
Una nueva investigación apunta a un vínculo entre los alimentos ultraprocesados ​​y la enfermedad inflamatoria intestinal. BanksPhotos / Getty Images
  • Un aumento en la prevalencia de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en todo el mundo se asemeja a un aumento en los patrones dietéticos occidentales.
  • Los médicos han conjeturado durante mucho tiempo que los alimentos ultraprocesados ​​pueden comprometer la salud del tracto gastrointestinal (GI), pero faltaba evidencia para confirmar este vínculo.
  • Un estudio multinacional reciente proporciona una buena evidencia de que el consumo regular de alimentos y bebidas altamente procesados ​​está asociado con la inflamación y la EII.

La EII es más prevalente en los países ricos que en aquellos con ingresos medios bajos. Sin embargo, los casos están subiendo en los países en desarrollo, donde los alimentos ultraprocesados ​​están cada vez más disponibles y son más populares.

Durante años, los gastroenterólogos han sospechado que los alimentos ultraprocesados ​​pueden contribuir a la inflamación y la EII. Sin embargo, pocos estudios clínicos han evaluado esta hipótesis a gran escala.

Un reciente estudio de cohorte prospectivo multinacional exploró la relación entre el consumo de alimentos ultraprocesados ​​y el riesgo de desarrollar EII.

Neeraj Narula, MD, profesor asistente de medicina en la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, realizó el estudio. Los resultados aparecen en el Revista médica británica.

La EII es un grupo de enfermedades que causan inflamación crónica en el tracto gastrointestinal. La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa entran en esta categoría.

Cerca de 3 millones personas en los Estados Unidos viven con EII.

Algunos estudios apuntan a factores de riesgo genéticos para la enfermedad, pero la creciente evidencia vincula los patrones dietéticos con su desarrollo.

Ashkan Farhadi, MD, MS, FACP, gastroenterólogo y autor, describe la EII como “una enfermedad de las naciones ricas”.

READ  Nuevo estudio triplica estimación de pargo en el Golfo de México

A medida que las sociedades progresan económicamente, dice, abandonan los métodos tradicionales de cultivo, preparación y conservación de alimentos en favor de la compra de productos convenientemente empaquetados.

En una entrevista reciente con Noticias médicas hoy, elogió el estudio actual como el primer trabajo de cohorte que identifica a los alimentos procesados ​​como culpables del desarrollo de la EII.

Antes de eso, señaló el Dr. Farhadi, “no había ninguna investigación real que demostrara lo que sucede. [to gut health] cómo una nación mejora económicamente. “

El Dr. Farhadi también elogió a los investigadores por incluir bebidas ultraprocesadas, a diferencia de la mayoría de las otras investigaciones.

O Sistema de clasificación de alimentos NOVA define cuatro categorías de alimentos: alimentos sin procesar y mínimamente procesados, ingredientes procesados, alimentos procesados ​​y comida ultraprocesada.

Los alimentos ultraprocesados ​​incluyen la mayoría de los alimentos y bebidas producidos en masa. Estos artículos contienen aditivos alimentarios como emulsionantes, conservantes, edulcorantes y aromatizantes añadidos, grasas trans y colorantes.

Profe. Tim Spector, autor y epidemiólogo del King’s College London en el Reino Unido y cofundador de ZOE programa de nutrición personalizado, compartió sus pensamientos sobre los alimentos ultraprocesados ​​con MNT.

Profe. Spector dijo que los adultos en los Estados Unidos comen más alimentos altamente procesados ​​que los que viven en cualquier otro país del mundo. Afirmó que los alimentos ultraprocesados ​​representan más del 60% de la ingesta calórica allí.

Narula y su equipo evaluaron los datos médicos de más de 116.000 adultos de entre 35 y 70 años. Los participantes procedían de 21 países de ingresos bajos, medios y altos de América del Norte, América del Sur, Europa, África, Medio Oriente, Asia del Sur, Sudeste de Asia y China.

READ  La política de 'quedarse en México' acaba con la esperanza renovada entre todos los migrantes - NBC 7 San Diego

Los participantes respondieron un cuestionario de frecuencia alimentaria al menos cada 3 años desde 2003 hasta 2016.

Informaron consumir “todo tipo de alimentos y bebidas envasados ​​y formulados que contienen aditivos alimentarios, saborizantes artificiales, colorantes u otros ingredientes químicos”.

El criterio de valoración principal del estudio fue el diagnóstico de EII después de completar el cuestionario de referencia.

Los participantes de América del Norte, América del Sur y Europa informaron un mayor consumo de alimentos ultraprocesados ​​que en otras regiones. La aparición de EII también fue mayor en estas tres áreas.

Investigaciones anteriores sugieren que ciertos alimentos aumentan el riesgo de desarrollar EII.

Por ejemplo, el popular dieta baja en FODMAP anima a las personas con EII a evitar los alimentos con altos niveles de azúcares específicos.

El equipo de Narula concluyó que un mayor consumo de alimentos y bebidas ultraprocesados ​​aumenta la probabilidad de desarrollar EII.

Sin embargo, el estudio no pudo confirmar un vínculo causal entre los alimentos ultraprocesados ​​y el desarrollo de la EII.

Aunque el alto consumo de alimentos ultraprocesados ​​se asocia con una mayor incidencia de EII, el consumo de los mismos alimentos en forma no procesada no presenta los mismos riesgos. Por lo tanto, los investigadores concluyen que el riesgo de EII está asociado con el procesamiento de alimentos.

Los autores del estudio mencionaron varias limitaciones que pueden haber afectado sus hallazgos.

Primero, reconocen que los cuestionarios sobre alimentos pueden no evaluar la ingesta absoluta. Sin embargo, señalan que pueden capturar la ingesta relativa: alta vs. baja – de las categorías de alimentos en cuestión.

READ  Los estados no gastan dinero en publicidad: las críticas de Alfaro al recorte presupuestario de AMLO

Además, los investigadores no están seguros de si sus hallazgos, que provienen de participantes de al menos 35 años, podrían aplicarse a niños o adultos jóvenes que desarrollan EII.

El grupo de edad de los participantes del estudio también puede haber limitado su capacidad para determinar los factores de riesgo de la enfermedad de Crohn.

Aunque el estudio no considera los cambios dietéticos a lo largo del tiempo, los patrones dietéticos informados parecen permanecer estables.

Sin embargo, la naturaleza observacional del estudio puede haber dejado algún sesgo residual debido a variables no medidas, como el uso de antibióticos durante la infancia y factores de confusión desconocidos.

Narula y su equipo esperan que una mayor investigación aclare cómo los alimentos ultraprocesados ​​pueden desencadenar la EII.

Según Spector, “la mayoría de los médicos y gastroenterólogos creen que la calidad de la dieta es realmente importante para la salud”.

Encuentra que consumir alimentos de “baja calidad” altera los microbios intestinales, debilita el sistema inmunológico y causa reacciones inflamatorias detrás de muchas dolencias comunes.

El profesor espera que el estudio actual y su propio trabajo sobre nutrición personalizada, que está llevando a cabo como parte del proyecto ZOE, fomenten un enfoque más consciente y proactivo de la elección de alimentos. También quiere que los médicos asesoren a los pacientes sobre cómo evaluar la calidad de los alimentos. El dice:

“[We’re] tratando de educar a la gente sobre lo que contienen los alimentos, [to] empezar a pensar en la comida de una manera diferente […] – no solo como calorías, grasas o proteínas, sino en realidad, ¿qué le están haciendo todas estas sustancias químicas a su cuerpo? “

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar