Las noticias más importantes

Las reformas estructurales no se pueden posponer

Un trabajador de salud inocula a un hombre con una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech contra COVID-19 en el distrito de Santa Anita, en las afueras del este de Lima, el 15 de noviembre de 2021 (Foto: ERNESTO BENAVIDES / AFP vía Getty Images).

Por Ignacio Munyo

Noticias Américas, Montevideo, Uruguay, martes. 16 de noviembre de 2021: América Latina fue la región más afectada por la pandemia COVID-19, sufriendo tanto las medidas de bloqueo más duras como la contracción más profunda de la actividad económica en 2020. Sin embargo, la reciente revisión de las proyecciones de crecimiento indica que 2021 será mejor de lo esperado.

Este desempeño está impulsado por un contexto favorable de factores externos que inciden en las fluctuaciones del ciclo económico interno. Esto es particularmente relevante para América del Sur, una región que se beneficia en gran medida de los altos precios de las materias primas y las bajas tasas de interés globales.

Por un lado, la región se caracteriza por una estructura productiva basada en los recursos naturales. Aproximadamente el 30% de sus exportaciones son productos relacionados con los alimentos, el 20% de metales y el 10% de combustibles y aceites minerales.

Por otro lado, América del Sur no solo ha tenido problemas para generar ahorros, sino que la región ha tenido dificultades para canalizarlos hacia el gasto de inversión. El ahorro bruto representa el 17% del PIB en América del Sur, en comparación con el 23% entre los países de altos ingresos. Como resultado, la actividad económica se ha vuelto altamente dependiente de la evolución de las tasas de interés internacionales, que afectan la inversión extranjera directa, las inversiones y préstamos financieros y el financiamiento de la deuda pública. De hecho, América del Sur exhibe la correlación más fuerte entre la actividad económica y las tasas de interés globales y los precios de las materias primas de cualquier región emergente del mundo.

READ  El Westin de Porto de Galinhas

En un informe reciente del Centro ATLAS para América Latina y CERES, desarrollamos un Índice de Factores Externos que mide los vientos favorables que enfrentan actualmente las economías de América del Sur. Con base en su desempeño histórico, los niveles actuales de nuestro Índice sugieren que las economías de América del Sur están enfrentando condiciones externas favorables. El valor más alto del Índice se registró en 2004 y el más bajo en 1999. En cuanto a las etapas del ciclo económico en América del Sur, los auges (1991-97 y 2004-14) y las caídas (1998-2003 y 2015-19 ) están en línea con los pasos descritos en contextos externos favorables y desfavorables, respectivamente.

Aún así, América del Sur enfrenta obstáculos históricos para el desarrollo que son críticos en el proceso de automatización actual. Para sostener el crecimiento a largo plazo, la región necesita reformas estructurales para mejorar el capital humano, especialmente mejoras en el desempeño educativo.

No solo América del Sur ya sufría de atraso educativo, sino que la situación también se vio agravada por el COVID-19, con el cierre más estricto de las escuelas, tanto en términos de medidas como de tiempo. Según la prueba PISA 2018 de la OCDE, la región tiene la mayor proporción de estudiantes con niveles bajos (43 por ciento) en las tres áreas evaluadas (lectura, matemáticas y ciencias). Mientras tanto, el Lockdown Stringency Index de la Universidad de Oxford indica que los países de la región han respondido a la pandemia con las medidas más duras para cerrar las escuelas.

Teniendo en cuenta los 365 días posteriores al inicio de la pandemia en cada país, las escuelas de América del Sur permanecieron cerradas un promedio de 268 días, el 73% del tiempo considerado. En cuanto a otras regiones del mundo, sus escuelas cerraron entre el 30 y el 52 por ciento del primer año debido a la pandemia de COVID-19.

READ  Brittany Cervantes jugará con México en los Juegos Olímpicos

En una región caracterizada por el malestar social, la agenda de reforma educativa retrasada debe manejarse con cuidado para mantener la paz social. En 2019, se llevaron a cabo varias manifestaciones callejeras violentas: Guatemala en enero; Brasil y El Salvador en mayo; Costa Rica, Honduras y República Dominicana en junio; Paraguay en julio; México en agosto; Argentina y Perú en septiembre; Chile y Ecuador en octubre; Colombia y Panamá en noviembre y todo el año en Nicaragua. El creciente malestar social expresado en la ola de protestas de 2019, obligados a quedarse dormidos durante el encierro, reapareció a fines de 2020, impulsado por los efectos económicos y relacionados con la salud del COVID-19.

Por tanto, las reformas educativas necesarias son muy difíciles de implementar. No solo van de la mano de una discusión ideológica más profunda, sino que también afectan los intereses privados del statu quo.

La volatilidad del calendario electoral solo dificulta las reformas. Los datos muestran una fuerte correlación negativa entre la cantidad de muertes causadas por COVID-19, el rigor de las medidas de movilidad y el voto en el partido gobernante. En promedio, en las elecciones que determinaron un desplazamiento de la oposición, el promedio diario de muertos (hasta las elecciones) fue más de tres veces mayor que en los gobiernos donde el partido gobernante permaneció en el poder. rigidez de las medidas de movilidad Además, los países cuyo gobierno ha implementado fuertes restricciones a la movilidad han experimentado poblaciones que penalizan al gobierno con su voto.

De cara al futuro, los factores externos están del lado sudamericano. El crecimiento a corto plazo está ahora influenciado positivamente por las tasas de interés mundiales históricamente bajas y los precios internacionales de los alimentos y los metales.

READ  Coronavirus: el Centro Histórico de la CDMX cierra por covid-19

Sin embargo, los legisladores locales no pueden ser complacientes. En toda la región de América Latina y el Caribe, se necesitan reformas estructurales. Debe fortalecerse la calidad del capital humano. La educación debe mejorar.

Los formuladores de políticas de ALC deben pensar a largo plazo y actuar en consecuencia. Los factores económicos a corto plazo son fugaces, pero la reforma educativa lleva décadas.

NOTA DEL EDITOR: Ignacio Munyo es Director Ejecutivo de CERES (Uruguay) y Catedrático de Economía en el IEEM Business School, Universidad de Montevideo, Uruguay.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar