Economía

La sequía pone a prueba las tradiciones del agua del centenario en Nuevo México

ABIQUIU, NM (AP) – En el borde de un afloramiento de arenisca, Teresa Leger Fernández mira hacia el río Chama. El río sigue un paisaje diverso desde el extremo sur de las Montañas Rocosas a través de escarpadas laderas de basalto, capas de toba volcánica y acantilados rojos y amarillos que hizo famosos la pintora Georgia O’Keeffe.

Aquí, marca la génesis de la tradición centenaria de Nuevo México de compartir agua a través de sistemas de riego conocidos como cuencas hidrográficas.

También es uno de los muchos lugares en el árido oeste que enfrentan más presión a medida que la sequía continúa durante otra década y el cambio climático aumenta con temperaturas más cálidas.

Una vez comisionado de la cequia y ahora congresista estadounidense, Leger Fernández sabe lo difícil que es decirles a los agricultores que no obtendrán toda el agua que necesitan, o tal vez ninguna.

Habla de la limpia anual, o la limpieza de los tazones en preparación para la temporada de siembra.

“Siempre ha habido una sensación de logro, pero ahora lo que estamos presenciando es que ya no podemos hacerlo todo el tiempo porque no tenemos agua”, dijo durante una gira con funcionarios de Acequia. “Y lo que todos están enfrentando no es obra suya, ¿verdad? Pero tienes que trabajar en la lucha para que el agua esté disponible para todos en la comunidad “.

Algunos canales de tierra no han recibido una gota de agua este año, otro ejemplo de las condiciones áridas en el oeste. Como muchas partes del mundo, la región se ha vuelto más cálida y seca durante los últimos 30 años, principalmente debido al aumento de los niveles de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero provenientes de la quema de carbón, petróleo y desarrollo y transporte de gas natural.

Los muelles para botes son altos y secos en los embalses alrededor de Nuevo México y en el lago Powell a lo largo de la línea Utah-Arizona alcanzó un mínimo histórico este año. Un reservorio importante en el norte de California que ayuda a regar una cuarta parte de los cultivos estadounidenses está disminuyendo.

READ  El ministro de Turismo de México llega a California "llamando a la puerta"

Para los mayordomos, los que supervisan las tabernas y garantizan la distribución equitativa del agua, se ha convertido en un desastre.

Cae menos nieve y las temperaturas más altas la derriten antes. El suelo seco absorbe la escorrentía antes de llegar a los arroyos y ríos que alimentan las acequias.

Paula García, Asociación de Acequia de Nuevo México La directora ejecutiva evita la frase “nueva normalidad” porque dice que implica estabilidad en los patrones climáticos de los que dependen las acequias de la comunidad.

“Estamos tratando de ser rápidos y adaptarnos tanto como podamos, pero pone a prueba lo que realmente podemos llamar resiliencia”, dijo, de pie a la sombra de la Granja e Invernaderos de Santa Cruz en Española, donde hay hileras de chile. , maíz y moras asándose al sol. “Creemos que somos resilientes, pero ¿en qué medida? Nos estamos topando con lo que son estos puntos de inflexión. “

Las políticas federales de gestión del agua han complicado las cosas ya que las necesidades de las ciudades y otros usuarios eclipsan a estas comunidades hispanas e indígenas.

Sus tradiciones tienen sus raíces en el ingenio morisco, primero traído a Europa y luego a América del Norte por los colonos españoles. Estas ideas de compartir el agua se combinaron con la cultura de riego ya sofisticada desarrollada por las comunidades indígenas en lo que ahora es el suroeste de los Estados Unidos.

Lo que se desarrolló fueron pequeñas porciones de paraíso, con jardines y huertas que apoyaron a las comunidades durante generaciones.

Aproximadamente 640 drenajes de Nuevo México todavía proporcionan agua para miles de acres de tierras agrícolas.

Darel Madrid, presidente de la Asociación Rio Chama Acequia, no ha cultivado un jardín este año. Quería dar ejemplo.

“Va a empeorar antes de mejorar”, dijo Madrid, a quien le encantaría volver a cultivar sandías. “A medida que reduzcamos las capas de nieve y los manantiales más calientes, llegaremos a un punto en el que solo podremos depender del agua de lluvia y de la temporada de monzones. Esto va a ser malo. “

READ  Starlink de Elon Musk obtiene permiso para ofrecer Internet en México

Después de un récord consecutivo de temporadas de lluvias secas de verano, algunas áreas en el suroeste han tenido precipitaciones superiores a la media este año. Pero mapas todavía son pésimos, con casi el 99% del oeste lidiando con algún tipo de sequía.

Madrid dijo que algunos socios, o miembros de la acequia, cultivan cultivos para abastecer los programas agrícolas regionales y los mercados de productores. Otros lo hacen para subsidiar los ingresos en una región donde muchos viven cerca de la pobreza.

Cuando hace décadas se negociaron por primera vez los pactos para compartir el agua que involucraban a algunas de las ciudades más grandes de Nuevo México, Madrid dijo que las comunidades a lo largo del río Chama quedaron fuera. Ahora, como los suministros son escasos, las cuencas alrededor de Abiquiu se han visto obligadas a buscar fondos estatales para comprar agua a los usuarios río abajo. Si no hay ninguno disponible, se quedan sin.

Siempre que el río Chama fluya a más de 140 pies cúbicos por segundo, el agua puede ser desviada por zanjas. El flujo generalmente cae en picado en mayo y el racionamiento comienza cuando cae por debajo de 50 cfs. Además de los picos aislados de escorrentía de tormentas, el flujo ahora es menos de la mitad.

Madrid dijo que las acequias se beneficiarían del almacenamiento permanente de agua en un embalse aguas arriba, que necesitaría aprobación federal.

“El resultado final es que queremos ser autosuficientes”, dijo. “Queremos poder cuidarnos a nosotros mismos”.

Desde 2017, se han canalizado más de $ 5.3 millones a docenas de proyectos de riego comunitario a través de la Comisión Interestatal de Arroyos de Nuevo México. Otros $ 15 millones en fondos de capital estatal se han destinado a proyectos de plomería desde 2018.

Madrid dijo que las autoridades estatales y federales están comenzando a notar que se están organizando y manifestando más pozos de agua.

Leger Fernández señaló que los desagües representan algunas de las formas más tempranas de gobierno antes de Estados Unidos.

READ  El PIB de México cae 8.2% en 2020 - The Yucatan Times

“Lo que estamos tratando de hacer ahora es preservar algo que parpartes, mayordomos y comisionados han podido hacer durante 400 años”, dijo al grupo reunido a lo largo del río Chama.

Parte de esto significa reinventar los sumideros sin renunciar al sentido de comunidad que dominan.

En Fazenda Santa Cruz, el propietario Don Bustos está cultivando invernaderos en otoño e invierno, cuando se necesita menos agua y se reduce la evaporación, dijo.

En Taos, los dirigentes de la acequia aumentaron la limpieza anual hasta el otoño para no perderse la segunda vuelta.

Madrid recuerda a un cómic futurista en el que se utiliza un elaborado sistema de tuberías y cartillas de racionamiento para controlar el agua. Tiene la esperanza de que esto nunca suceda, pero él y otros han reconocido que los eneldos necesitan actualizaciones para que duren otros 400 años.

García dijo que cree que los agricultores, los maestros de la salud del suelo y los ahorradores de semillas siempre estarán en el valle rural de Nuevo México, solo tendrán que innovar.

“Todavía hay muchas adaptaciones que aún no hemos jugado. Apenas estamos viendo el comienzo de esto ahora ”, dijo. “Estamos lidiando con zanjas centenarias y en otro siglo podrían verse muy diferentes, pero creo que todavía estaremos aquí”.

Acequias ha superado crisis ambientales periódicas, rivalidades entre usuarios del agua y profundos cambios históricos, señaló el historiador y antropólogo español Luis Pablo Martínez Sanmartín en un informe de investigación 2020., respeto, equidad, transparencia y negociación.

Leger Fernández siempre regresó a las ideas de comunidad y respeto mutuo mientras caminaba a través de hileras de bayas en la finca de Bustos, sin perder la oportunidad de recoger otra baya. También habló sobre recolectar capulina, o chokecherries, y asar maíz azul para hacer atole, una bebida tradicional, para compartir durante las vacaciones.

“Para mí, los pozos de agua son el símbolo más perfecto de lo que deberíamos ser: una comunidad”, dijo.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar