Las noticias más importantes

Fotos de Baldwin Lee del sur de Estados Unidos

Walls, Mississippi, 1984. (Baldwin Lee)
Walls, Mississippi, 1984. (Baldwin Lee)

Fotos en Baldwin Lee’s libro epónimo publicados recientemente por Hunters Point Press son exploraciones suntuosamente líricas del sur profundo de Estados Unidos. No se puede negar el arte de la obra. Cuando pasé por primera vez, me sorprendió repetidamente la naturaleza clásica del lenguaje corporal y la composición de canciones.

Cuando leí en una entrevista con Jessica Bell Brown al final del libro que Lee había estudiado con Walker Evans, no me sorprendió en lo más mínimo. Saber que también estudió con Minor White fue un poco impactante, pero después de mirar las fotos, tenía mucho sentido.

Tanto Evans como White fueron titanes en el mundo de la fotografía. No trabajaban de manera similar y, de hecho, no pensaban mucho en el trabajo del otro. Como dice Lee en la entrevista: “Ninguno de los dos tenía en alta estima al otro. Evans consideraba a White defectuoso por la simulación y el afecto. White vio a Evans como poco más que un transcriptor de hechos”.

En pocas palabras, se puede decir que la fotografía de White fue interpretativa y la de Evans fue más práctica. Esta es, por supuesto, una visión muy reduccionista: hay más complejidad en su trabajo que eso, pero es un buen punto de partida, especialmente cuando consideras el trabajo de Lee.

Las fotos que tomó Lee (y definitivamente fueron «tomadas») tienen algo de la influencia de los dos fotógrafos. No son ni totalmente fácticos ni totalmente interpretativos. Ocupan un espacio en algún lugar en el medio. El trabajo de Lee no es documental, aunque hay borrones en ellos. Son más una interpretación personal de la vida en el sur.

READ  Miembro de la junta escolar pierde su posición en el grupo de trabajo por un comentario

Como tal, el trabajo es definitivamente el de un forastero. Lee creció en Manhattan, pero aislado en lo que era, en ese momento, el mundo insular de Chinatown. Le dice a Brown que de las quinientas personas en su escuela, solo dos no eran chinos. Lee también creció con las presiones sociales a las que se enfrentaban muchos inmigrantes chinos. Él le dice a Brown: “Soy el segundo mayor de cinco hijos. Como el primer hijo varón de una familia de inmigrantes chinos, se me otorgó un estatus especial con expectativas especiales. Mi padre me dijo cuando tenía cinco años que iría al MIT, una aspiración típica de los inmigrantes”.

Lee finalmente cumpliría esa expectativa: se graduó como mejor estudiante de su escuela y fue aceptado en el MIT. Y mientras no estaba feliz estudiando ciencia y tecnología, el MIT sería el lugar donde chocaría con su destino fotográfico. Fue allí donde se inscribió en una clase con Minor White y encontró la chispa de creatividad que lo impulsaría por el resto de su vida. Estudiar con White y Evans resultaría formativo para Lee.

Y aunque el trabajo de Lee es el de un forastero, creo que es importante saber que él no fue a una comunidad, obtuvo lo que quería y luego se alejó. Su trabajo es colaborativo. Él lo pone así:

“Me referiría a mis posibles sujetos, explicaría con el mayor detalle posible lo que había visto y pediría permiso para tomar una foto. Por supuesto, a veces ocurría una pequeña charla: de dónde era, quién vería la fotografía, por qué los seleccioné. A menudo, el permiso se otorgaba sin ninguna discusión. Mirar es una calle de doble sentido. No solo mira el fotógrafo, sino que también mira el sujeto potencial. Lo que el sujeto ve tiene un gran peso. Por alguna razón, la gente me vio positivamente. No estoy seguro si fue mi raza, género, físico, vestimenta, comportamiento o cualquier otra cosa. Si en un día pidiera permiso a veinte personas para tomar fotografías, diecinueve dirían que sí”.

READ  ONU: Aumento de niños migrantes a través de la peligrosa brecha del Darién Haití América del Sur África Sri Lanka Colombia

A pesar de la colaboración, el trabajo de Lee es una interpretación de las personas y los lugares de las fotografías. Él “hizo” las fotos del libro con la cooperación de las personas que aparecen en ellas, al igual que él también las dirigió, más o menos como lo haría un cineasta. Como le dijo a Brown:

“Trabajé con una cámara de visión 4×5 montada en un trípode. Este tipo de cámara requería largos tiempos de exposición que requerían estar perfectamente quietos. No había posibilidad de tomar fotografías espontáneas o subrepticias. El aspecto crucial en la realización de la fotografía consistió en dar instrucciones verbales, solicitando movimientos extremadamente específicos de la figura y la mirada. No es diferente de cómo un escultor que hace una pieza figurativa concibe gestos específicos y reposiciona varias partes del cuerpo”.

Esta dirección dada para producir la visión de Lee es una de las cosas cruciales que diferencia el trabajo de la documentación directa. Es también en parte lo que la convierte en arte, como subraya en su comparación con la obra de un escultor. El resultado es un grupo de fotografías increíblemente forjadas que son artísticas en sumo grado.

Puede obtener más información sobre el libro y comprarlo en el sitio web de la editorial, aquí. Y puedes ver más del trabajo de Lee en su sitio web, aquí.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar