Ciencias

Explicado: ¿De dónde vienen los meteoritos?

Esto significa que de las decenas de miles de meteoritos en colecciones en todo el mundo, es probable que ninguno sea cometa, lo que deja una brecha significativa en nuestra comprensión del Sistema Solar.

Cuando el Sistema Solar se formó hace más de 4.500 millones de años, un disco de polvo y escombros se arremolinaba alrededor del sol.

Con el tiempo, este material se agrupó, formando cuerpos cada vez más grandes, algunos tan grandes que barrieron todo lo demás en su órbita y se convirtieron en planetas.

Sin embargo, algunos escombros han evitado ese destino y todavía flotan hoy. Los científicos han clasificado tradicionalmente estos objetos en dos grupos: cometas y asteroides.

Los asteroides son más rocosos y secos porque se formaron dentro del Sistema Solar. Los cometas, sin embargo, se han formado más lejos, donde el hielo, como el agua congelada, el metano o el dióxido de carbono, pueden permanecer estables, lo que les da una composición de “bola de nieve sucia”.

La mejor forma de comprender el origen y la evolución de nuestro Sistema Solar es estudiar estos objetos. Se han enviado muchas misiones espaciales a cometas y asteroides en las últimas décadas. Pero estos son caros, y solo dos (Hayabusa y Hayabusa2) trajo muestras con éxito.

Otra forma de estudiar este material es sentarse y esperar a que nos llegue. Si un pedazo de escombros cruza el camino con la Tierra y es lo suficientemente grande y robusto para sobrevivir cuando llegue a nuestra atmósfera, aterrizará como un meteorito.

Gran parte de lo que sabemos sobre la historia del Sistema Solar proviene de estas curiosas rocas espaciales. Sin embargo, a diferencia de las muestras de misiones espaciales, no sabemos exactamente dónde se originaron.

READ  Cómo ver a SpaceX lanzar su misión SXM-8 mañana

Los meteoritos han sido curiosidades durante siglos, pero fue solo a principios del siglo XIX que fueron identificados como extraterrestres. Se especuló que provenían de volcanes lunares, o incluso de otros sistemas estelares.

Hoy sabemos que todos los meteoritos provienen de pequeños cuerpos de nuestro Sistema Solar. Pero la gran pregunta que queda es: ¿son todos de asteroides o algunos provienen de cometas?

En total, científicos de todo el mundo recopilaron más de 60.000 meteoritos, principalmente de regiones desérticas como la Antártida o la llanura de Nullarbor de Australia.

Ahora sabemos que la mayoría de ellos provienen de cinturón de asteroides principal – una región entre Marte y Júpiter.

Pero, ¿algunos de ellos no provienen de asteroides, sino de cometas que se originaron en los confines del Sistema Solar? ¿Cómo serían estos meteoritos y cómo los encontraríamos?

Afortunadamente, podemos buscar meteoritos de forma activa, en lugar de esperar a encontrar uno que esté en el suelo. Cuando una roca espacial cae a la atmósfera (en esta etapa, se le conoce como meteorito), comienza a calentarse y brillar, por eso los meteoros se llaman “estrellas fugaces”.

Los meteoros más grandes (de al menos decenas de centímetros de diámetro) brillan lo suficiente como para ser llamados “bolas de fuego”. Y al entrenar cámaras en el cielo para localizarlas, podemos rastrear y recuperar cualquier meteorito resultante.

La red más grande de este tipo es la Red de bolas de fuego del desierto, que tiene alrededor de 50 cámaras que cubren más de 2,5 millones de kilómetros cuadrados Desierto australiano.

Los datos de la red dieron como resultado la recuperación de seis meteoritos en Australia y dos más en el extranjero. Además, al rastrear el vuelo de una bola de fuego a través de la atmósfera, no solo podemos proyectar su trayectoria hacia adelante, para saber dónde aterrizó, sino también hacia atrás, para saber en qué órbita estaba antes de llegar aquí.

READ  China descubre una nueva especie humana "Dragon Man"

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar