Las noticias más importantes

En los Andes de Sudamérica, agricultores rezan por lluvia para acabar con la sequía

TIHUANACU, Bolivia, 25 nov (Reuters) – En lo alto de las montañas de los Andes bolivianos, el agricultor Alberto Quispe tiene una cosa en mente: la lluvia.

En la zona rural de Tihuanacu, a unos 100 kilómetros (62 millas) al suroeste de la ciudad montañosa de La Paz, los residentes dicen que ha habido poca lluvia esta temporada durante un período seco en las regiones andinas debido al tercer clima consecutivo de La Niña. patrón.

«Cuando levantamos la mano, le pedimos a Dios que nos perdone nuestros pecados y que llueva para nuestras cosechas, porque en los campos no tenemos agua, ni para el ganado», dijo Quispe, quien subió al monte con miembros de la comunidad para orar por lluvia.

Alrededor de Bolivia, muchas áreas han declarado un estado de emergencia debido a la sequía, que el Servicio Meteorológico e Hidrológico Nacional de Bolivia espera que dure hasta 2023, cuando se espera que la intensidad de La Niña disminuya. La sequía ha afectado los cultivos en Bolivia, así como en Argentina, Paraguay y Perú.

Quispe y otros subieron al cerro Lloco Iloco con su pastor evangélico para pedir lluvia a Dios y a las deidades indígenas locales de las montañas aymaras, o Achachilas, levantando las manos hacia el cielo mientras estaban de rodillas.

Del otro lado de la frontera entre Bolivia y Perú, la situación es similar.

«El sol está quemando, está muy fuerte, ya no se puede caminar, el calor en el campo es aún peor y tampoco tenemos agua», dijo Rosa Sarmiento, de Desaguadero, Perú, cerca de las costas de los poderosos Lago Titicaca.

READ  Revolut lanza el corredor de pagos México-Estados Unidos

«Toda la gente está muy preocupada».

En las regiones andinas, la sequía de los últimos años ha provocado la caída de los niveles de los embalses de agua en lugares como Chile y ha provocado el retroceso de importantes glaciares. La sequía golpeó cultivos como el trigo y la soja, incluso este año en Argentina, un importante productor de granos.

En el pueblo de Zapana Jayuma en Bolivia, los campos áridos muestran signos claros de daño por calor.

“La tierra es muy seca y no podemos sembrar papa, haba o ñame”, dijo Cecília Aruquipa, administradora comunitaria de la región.

“El calor es muy fuerte y abrasador, no aguantamos más, entonces no vamos todos donde hay sombra porque el calor es muy fuerte”.

Información de Mônica Machicão; Escrito por Adam Jourdan; Editado por Josie Kao

Nuestros estándares: Los principios de confianza de Thomson Reuters.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar