Entretenimiento

En la ciudad automotriz de México, los derechos laborales flaquean a pesar del acuerdo comercial con EE. UU.

Por Daina Beth Solomon

MATAMOROS, México (Reuters) – Después de organizar con éxito una huelga salvaje por salarios más altos en 2019, muchos trabajadores de la fábrica de autopartes de Tridonex en la ciudad mexicana de Matamoros, en la frontera con Texas, se han vuelto al alza: reemplazar el sindicato que dicen que hizo no luchar por ellos.

Seis trabajadores de la fábrica, que repara repuestos de automóviles usados ​​para la venta en Estados Unidos y Canadá, dijeron a Reuters que estaban decepcionados de que su sindicato, SITPME, no apoyara sus demandas de mejores salarios. Unos 400 trabajadores de Tridonex protestaron frente a un tribunal laboral de Matamoros el año pasado para que se les permitiera cambiar de sindicato.

Cuando estallaron las primeras protestas en 2019, muchos de los casi 4.000 trabajadores de la fábrica ganaban poco más del salario mínimo de 176,72 pesos (8,82 dólares) al día.

Los trabajadores de Tridonex y miles de otras fábricas de Matamoros dejaron el trabajo exigiendo un aumento del 20% y un bono de 32.000 pesos, muchos sin apoyo sindical. En casi todos los casos, las empresas han cedido.

“Nos mostró de lo que éramos capaces”, dijo Edgar Salazar, entonces empleado de Tridonex. “Sabemos que tenemos derechos, pero el sindicato solo quiere lucrar. No nos apoya en absoluto”.

Jesús Mendoza, líder del SITPME desde hace mucho tiempo, dijo que su sindicato creaba empleos y brindaba beneficios a sus miembros, al tiempo que mantenía relaciones armoniosas con los empleadores.

Sin embargo, Salazar y muchos de sus colegas de Tridonex querían apoyar una nueva organización liderada por la activista y abogada Susana Prieto.

Pero sus esfuerzos están fallando, reconocen los expertos en el trabajo.

Desmantelar el poder de los sindicatos arraigados de México está demostrando ser un desafío difícil, dicen algunos activistas laborales, con pocas señales de que las reformas prometidas bajo un nuevo acuerdo comercial de Estados Unidos todavía estén trazando un camino más fácil.

En medio de la resistencia del SITPME, aún no se ha votado la solicitud de los trabajadores de Tridonex de ser representados por el sindicato de Prieto. También se han detenido las disputas judiciales del abogado Prieto para reemplazar a los sindicatos en otras 45 fábricas de la región.

READ  Grey's Anatomy: Derek Shepherd gobierna la temporada 17; ALERTA DE SPOILER

Cuando Prieto convocó huelgas en enero para exigir nuevamente salarios más altos, solo unos pocos cientos de personas protestaron en un puñado de empresas.

“Tienen miedo, porque no tienen quien los defienda”, dijo Prieto. Según Prieto, alrededor de 600 de sus partidarios en Tridonex, incluido Salazar, fueron despedidos entre abril y octubre de 2020. Reuters no pudo confirmar esto de forma independiente.

Cardone Industries, la empresa matriz de Tridonex en Filadelfia, no respondió a una pregunta sobre acusaciones de represalias.

El informe indica que los despidos ocurrieron debido a la reducción de la demanda después de los bloqueos pandémicos, pero no proporcionó más detalles. Cardone está controlada por la empresa canadiense Brookfield Asset Management.

PROGRESO LENTO

El presidente izquierdista Manuel Andrés López Obrador aprobó una ley en 2019 que garantiza a los trabajadores el derecho a sindicatos independientes. Aunque es fuerte sobre el papel, no será completamente efectivo hasta 2023.

“La ley en general es muy buena. Pero eso no significa que vamos a tener algún cambio en México pronto”, dijo Kimberly Nolan, becaria del Instituto de Investigaciones de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Algunos de los trabajadores de Matamoros ahora buscan apoyo en Estados Unidos.

Un nuevo acuerdo de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (USMCA) implementado el año pasado consagró los derechos de los trabajadores a elegir el sindicato que administra su contrato colectivo.

Con el demócrata Joe Biden ahora como presidente, México puede ser objeto de escrutinio para mantener las disposiciones favorables a los trabajadores del T-MEC, que fueron diseñadas en parte para evitar que los bajos costos laborales superen a más empleos en los Estados Unidos.

Según el tratado, las empresas que no garantizan la libertad de asociación de los trabajadores en México pueden ser sancionadas con aranceles y otras sanciones.

READ  ¿Es cierto que Yalitza Aparicio podría dar vida a Pocahontas?

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos, que administra la política comercial de Estados Unidos, no respondió a la pregunta sobre cómo el gobierno de Biden lidiaría con las violaciones de las medidas laborales en el pacto comercial.

Pero Katherine Tai, directora de la agencia, dijo la semana pasada que “no tenía miedo” de utilizar las disposiciones de aplicación del T-MEC, sin especificar qué cuestiones podrían analizarse.

La poderosa federación sindical de Estados Unidos, la AFL-CIO, dijo a Reuters en abril que estaba preparando casos contra empresas en México bajo el T-MEC y que haría públicos los detalles en mayo.

Matamoros es parte de una serie de ciudades fronterizas mexicanas a las que las empresas estadounidenses se han sentido atraídas por mano de obra barata en las últimas décadas. Sus fábricas suministran piezas a General Motors Co, Toyota Motor Corp, Stellantis y otros fabricantes de automóviles.

El floreciente comercio con Estados Unidos ha traído puestos de trabajo a áreas del norte de México, pero los derechos laborales se están quedando atrás.

Las empresas en México a menudo despiden a los trabajadores, entre otras tácticas, en lugar de permitirles agitar a favor de nuevos sindicatos, dicen activistas, académicos y funcionarios del gobierno.

“Los despiden, los reprimen. Paran horas extras. No dan bonificaciones. Se cambian al turno de noche”, dijo Alfredo Domínguez, titular del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, creado con la reforma laboral. que los convenios colectivos son legítimos.

Una de las prioridades de la Secretaría de Trabajo es eliminar los llamados “contratos de protección”, firmados entre sindicatos y empleadores sin consulta previa o conocimiento de los trabajadores, quienes, según Domínguez, representan al menos el 80% de todos los contratos colectivos en México. .

La reforma laboral, una vez implementada, también acabará con los paneles locales responsabilizados por los activistas laborales por las largas demoras en el proceso de creación de nuevos sindicatos como el de Prieto. Los consejos serán reemplazados por tribunales subordinados al Poder Judicial.

READ  Los fanáticos hablan: el programa de entrevistas en horario estelar de EstrellaTV "Tu-Night con Omar Chaparro" regresa a la primavera con una ardiente tercera temporada

NUEVAS TÁCTICAS

Frustrados por los retrasos en la creación de un nuevo sindicato, cientos de trabajadores de Tridonex a principios de 2020 optaron por una nueva táctica: declarar que ya no querían pagar cuotas al sindicato establecido, SITPME. Después de varias protestas tensas, Tridonex consintió.

Luego comenzaron los despidos, dijeron cuatro trabajadores a Reuters.

En marzo de 2020, Efren Ruiz, quien limpiaba y ensamblaba piezas de frenos para Tridonex y era un firme defensor del sindicato de Prieto, fue despedido.

“Esto es una represalia”, recuerda Ruiz que le dijo a un supervisor, antes de que los guardias de seguridad lo escoltaran, dijo.

Otros tres trabajadores también dijeron que creían que su activismo sindical había llevado a los despidos. Un registro del gobierno visto por Reuters, con fecha del 30 de octubre de 2020, muestra que Tridonex despidió a 717 personas entre abril y octubre del año pasado.

Reuters no ha podido determinar si se ha vuelto a contratar a alguno desde entonces. El Instituto de Seguridad Social de México, que monitorea los empleos, dijo que no podía comentar sobre compañías individuales.

Prieto dijo que los despidos fueron una represalia de la empresa para proteger al SITPME y evitar más huelgas por mejores salarios.

El líder del SITPME, Mendoza, calificó las denuncias de represalias como “mentiras”. Cardone dijo en un comunicado que la reducción se debió a una caída en la demanda y fue “manejada a través de discusiones transparentes y constructivas con los empleados y sindicatos relevantes”.

SITPME, que elogia los beneficios para los miembros, como la asistencia médica y legal, dijo que atrajo al menos a 3.000 personas de diferentes empresas que apoyaron al grupo disidente de Prieto. Reuters no pudo confirmar esto de forma independiente.

Mendoza señaló que busca el diálogo con las empresas, no las huelgas: “Lo que hacemos bien es garantizar la tranquilidad laboral y la eficiencia de la mano de obra”.

(Información de Daina Beth Solomon; información adicional de Ben Klayman en Detroit y David Lawder en Washington; edición de Christian Plumb, Daniel Flynn y Alistair Bell)

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar