Economía

El imperio que los aztecas no lograron conquistar

«Este es el legado de nuestro pueblo», dijo mi tío mientras mirábamos las pirámides. No estábamos en Egipto, sino en la ciudad de Tzintzuntzan, en el estado de Michoacán, en el suroeste de México. Las pirámides o yacatas, ante nosotros eran singularmente redondos y hechos de piedra volcánica, quizás las reliquias más intactas de los P’urhépechas, un grupo indígena prehispánico que una vez gobernó aquí pero del que la mayoría de la gente nunca ha oído hablar. De hecho, yo tampoco había oído hablar de ellos hasta hace unos meses, cuando descubrí que era descendiente directo.

Nací y crecí en California, crecí sin conocer esta parte de mi herencia, ya que se perdió en mi familia después de que mi abuelo falleció en 1978. Mi abuela se quedó con cinco hijos y sin ingresos, pero después de ahorrar, trajo mi padre y sus hermanos a los Estados Unidos en 1983. Bajo la presión de asimilarse, mi padre se desconectó de nuestra cultura p’urhépecha, y solo recientemente, cuando comencé a tener curiosidad sobre mi identidad, comencé a cuestionarlo sobre nuestro pasado. Luego, en 2021, a los 31 años, me trajo por primera vez a Michoacán. Fue entonces cuando conocí a mi tío Israel, y él me reveló que no solo éramos p’urhépechas, sino que mi bisabuela, Juana, todavía estaba viva y vivía en el pequeño pueblo de Urén cercano.

Cuando la gente piensa en México antes Hernán Cortésautomáticamente piensan en los aztecas, pero lo que no saben es que los p’urhépecha existieron al mismo tiempo, y eran un reino tan poderoso que fueron el único grupo indígena en México que los aztecas no lograron conquistar.

READ  El presidente Biden anuncia a los principales nominados

De hecho, eso es lo más común que la gente en México sabe sobre ellos, dijo Fernando Pérez Montesinos, profesor asistente de historia ambiental indígena en la Universidad de California, Los Ángeles. «Esto es muy común [way] refiriéndose a los p’urhépechas y su historia, pero eso es porque sabemos que los p’urhépechas eran tan poderosos como los aztecas», dijo, explicando que los aztecas intentaron luchar contra los p’urhépechas en la batalla, pero no pudieron vencerlos. ellos

Mi bisabuela p’urhépecha, alta y fuerte, mide alrededor de 1,4 m, es una anciana de la comunidad y vive en un edificio destartalado hecho de paredes de cemento y utensilios humildes. Puede hablar el idioma en peligro de extinción, que es un rasgo en declive en un país donde el español es el idioma oficial. (De la población estimada de México de 128,9 millones, 124,8 millones son hablantes nativos de español – Tiempo solo 175.000 hablan p’urhépechay todos viven en el estado de Michoacán.)

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar