Economía

Científico de Texas A&M AgriLife publica mapa completo del acuífero fronterizo entre EE. UU. y México

En todo el mundo, las agencias y autoridades de recursos naturales contaron la cantidad de acuíferos subterráneos compartidos que fluyen debajo de la frontera entre Estados Unidos y México en 11, detalló un comunicado de prensa de Texas A&M AgriLife.

Una nueva investigación publicada por un científico de Texas A&M AgriLife revela una imagen más complicada: de hecho, hay 72 acuíferos subterráneos compartidos en la región transfronteriza.

Rosario Sanchez, Ph.D., quien ha dirigido esta investigación durante más de una década, publicó recientemente el primer mapa completo de acuíferos transfronterizos. A medida que los suministros de agua superficial en la región se ven sometidos a una presión cada vez mayor debido al crecimiento de la población, la sequía y el cambio climático, Sánchez predice que estos recursos de agua subterránea compartidos recibirán más atención legal y gubernamental.

“No podemos darnos el lujo de seguir ignorando el componente compartido de estos recursos”, dijo en el comunicado de prensa. “Tenemos que abordar esto más temprano que tarde porque cuanto menos sabemos, más vulnerables somos”.

Sánchez es investigador sénior en el Instituto de Recursos Hídricos de Texas, TWRI, parte de Texas A&M AgriLife. También es directora del Foro Binacional Permanente del Agua y lidera el programa de la Ley de Evaluación de Acuíferos Transfronterizos para el estado de Texas. Laura Rodríguez, Ph.D., candidata del programa de posgrado de Texas A&M en Gestión del Agua y Ciencias Hidrológicas, también contribuyó y fue coautora de la investigación.

Combinando años de investigación geológica e hidrológica, el mapa muestra cinco acuíferos compartidos entre Baja California y California, 26 entre Sonora y Arizona y 33 entre Texas y los estados mexicanos de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. Los investigadores encontraron que el 45% de los 72 acuíferos se encuentran en condiciones «buenas a moderadas».

READ  El recuento de la plataforma de petróleo y gas de EE. UU. Aumenta por decimotercer mes consecutivo - Baker Hughes

“En general, este estudio refleja dos realidades esenciales: la mitad del área de la región fronteriza tiene buenas condiciones acuíferas, y en segundo lugar, estos sistemas acuíferos compartidos son utilizados indiscriminadamente por ambos países sin ninguna estructura legal que regule su extracción y manejo”, dice el estudio.

Los recursos de aguas subterráneas compartidos entre EE. UU. y México se han ignorado en gran medida a nivel binacional y hay pocas oportunidades de financiamiento para la investigación en curso, dijo Sánchez. Como resultado, hay mucho que los investigadores y legisladores no saben sobre los suministros de agua subterránea a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

«No sabemos cuánta agua se extrajo», dijo en el comunicado de prensa. “No sabemos el impacto de esto al otro lado de la frontera o viceversa. No sabemos la calidad de esa agua. No sabemos quién está perforando pozos ni para qué uso. No sabemos qué fue posiblemente bombeado a estos acuíferos. Y no sabemos cuánta agua nos queda».

Algunos mapas y bases de datos de aguas subterráneas administrados por agencias estatales y federales tienen regiones en blanco alrededor de la frontera, lo que proporciona registros incompletos de los suministros de aguas subterráneas en la frontera que son críticos para las comunidades y la economía de la región, dijo.

“Mis estudios de pregrado y maestría fueron en diplomacia, y soy diplomático de formación”, dijo Sánchez en el comunicado de prensa. “Entonces, cuando comencé a estudiar las aguas subterráneas para mi doctorado y miraba estos mapas y modelos que se detenían en la frontera, no tenía ningún sentido lógico. Así que empezamos de cero”.

READ  Cómo obtuve un puesto de gerente general en Fortune 500 Firm Intuit

Los acuíferos compartidos cubren más de 121 500 millas cuadradas de frontera y cada país y estado tiene una metodología diferente para determinar y definir los acuíferos. Para abordar esto, el equipo de investigación de Sánchez comenzó esta importante tarea creando una metodología de identificación unificada y comenzó su conteo de acuíferos transfronterizos en cero.

“Cada punto en este mapa fue una decisión que tuvimos que tomar, con base en datos científicos y de la naturaleza”, dijo en el comunicado de prensa.

Para definir los acuíferos, el equipo primero estudió las formaciones geológicas de las regiones, cubriendo ambos lados de la frontera, luego el tipo de formaciones y su porosidad.

“Nuestro método analítico utilizó geología, topografía, litografía, geomorfología e hidrología para identificar unidades hidrogeológicas (HGU) y HGU con buen potencial acuífero a nivel transfronterizo”, explicó Sánchez.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba