Economía

ANÁLISIS – Deuda en un clima cálido: coronavirus y escenario de carbono definido por default

LONDRES: Donde COVID-19 ha precipitado una deuda sin precedentes, el cambio climático podría desencadenar incumplimientos en un planeta que, según un panel de la ONU, está peligrosamente cerca de un calentamiento descontrolado.

Para evitar desastres, los países se están comprometiendo a tomar medidas para reducir el carbono. Pero eso será costoso y probablemente aumentará la deuda global que el administrador de activos Janus Henderson estima que infló a 62,5 billones de dólares a fines del año pasado.

Con las inundaciones y los incendios forestales que asolan el mundo, las estimaciones varían sobre cuánto daño infligirá el calentamiento a su economía.

Pero un informe de BofA a principios de este año lo situó en $ 54-69 billones en 2100, que se compara con una evaluación global de la economía de alrededor de $ 80 billones.

Las repercusiones financieras podrían manifestarse en menos de una década, advierte un estudio del proveedor de índices FTSE Russell.

Es probable que las primeras rebajas de calificación crediticia relacionadas con el clima afecten pronto a los países, agregó el coautor del informe de FTSE Russell y gerente senior de inversiones sostenibles, Julien Moussavi.

En el peor de los casos de “mundo caliente”, los países en desarrollo, incluidos Malasia, Sudáfrica, México e incluso economías más ricas como Italia podrían dejar de pagar para 2050.

En otro, donde los gobiernos inicialmente reaccionan con lentitud, estados como Australia, Polonia, Japón e Israel también estarán en riesgo de incumplimientos y rebajas de calificación, concluyó el estudio.

Si bien los países en desarrollo son intrínsecamente más vulnerables al aumento del nivel del mar y la sequía, los más ricos no escaparán de las consecuencias del cambio climático, muestran estos estudios.

READ  México da la bienvenida a más periodistas afganos y familias en fuga

“Se puede hablar sobre el cambio climático y su impacto y no pasará mucho tiempo antes de que alguien hable de Barbados, Fiji o Maldivas”, dijo Moritz Kraemer, economista jefe de Countryrisk.io y exjefe de calificaciones soberanas de S&P Global.

“Lo que me sorprendió fue el impacto en los países más ricos y mejor clasificados”, agregó Kraemer.

Otro estudio realizado por un grupo de universidades, incluida Cambridge, encontró que 63 países, aproximadamente la mitad del número calificado por S&P Global, Moody’s y Fitch, podrían enfrentar recortes de calificación crediticia para 2030 debido al cambio climático.

China, Chile, Malasiay México sería el más afectado, con seis grados de rebajas para fines de siglo, dijo, mientras que Estados Unidos, Alemania, Canadá, Australia, India y Perú podrían tener alrededor de cuatro.

El aumento correspondiente en los costos de los préstamos agregaría de 137 a 205 mil millones de dólares a los pagos anuales combinados del servicio de la deuda de los países hasta 2100, estimó este estudio.

Las rebajas de calificación generalmente aumentan los costos de los préstamos, especialmente si hacen que los países sean expulsados ​​de los índices de bonos monitoreados por fondos que administran billones de dólares.

LUZ DE ALERTA

Los países desarrollados están aumentando el gasto para aliviar el daño climático, con Alemania creando un fondo de recuperación de € 30 mil millones después de las recientes inundaciones, mientras que Singapur está presupuestando el equivalente a $ 72 mil millones para protegerse contra el aumento de los niveles del mar en el próximo siglo.

Para las economías emergentes, ya marcadas por el COVID-19, la crisis climática aumentará la presión.

READ  Tesla experimenta una interrupción total de la red que impide que los propietarios accedan a sus vehículos y a la 'aplicación'

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte que un aumento de 10 puntos porcentuales en la vulnerabilidad al cambio climático, medido por el índice de la Iniciativa de Adaptación Global de Notre Dame, está asociado con un aumento de más de 150 puntos básicos en los diferenciales de los bonos gubernamentales a largo plazo para Naciones en desarrollo.

El aumento promedio en todos los países fue de 30 pb.

El programa ambiental de la ONU estima que, en los países en desarrollo, los costos anuales de adaptación ascenderán a $ 300 mil millones para 2030, aumentando a $ 500 mil millones para 2050.

Como porcentaje del producto interno bruto, la deuda soberana sigue rondando el 60% en las economías emergentes, según muestran los datos del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), frente al 100% o más en Estados Unidos y Gran Bretaña y al 200% en Japón.

El aumento de los niveles prepandémicos de alrededor del 52% es motivo de especial preocupación. Los bancos centrales europeos, estadounidenses y japoneses están esencialmente suscribiendo préstamos estatales, pero esto no es posible en los países pobres, que en última instancia deben saldar la deuda.

“¿Cómo se habilita el tipo de financiamiento necesario, dados los altos niveles de endeudamiento y la importancia de las estructuras de calificación?” Sonja Gibbs, directora de mercados de capitales globales del IIF, dijo – Reuters

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar