Economía

¿AMLO está socavando la democracia en México?

Bajo el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), algunas de las instituciones democráticas de México están siendo socavadas. Todavía no está claro si esto es un precursor de reformarlos o el comienzo de una nueva era autoritaria. Pero todos los signos hoy sugieren lo último. En los últimos meses, AMLO ha parecido más interesado en poner las instituciones democráticas bajo su control que en hacerlas más eficientes.

Las señales de advertencia están en todas partes, pero solo hablaré de dos de ellas aquí. El primero es el constante hostigamiento por parte de AMLO y Morena, partido que él mismo fundó, del Instituto Nacional Electoral (INE) y del Tribunal Federal Electoral de la Magistratura Federal (TEPJF). Por ejemplo, el presidente declaró en su rueda de prensa matutina a finales de abril que el TEPJF y el INE “fueron creados para impedir la democracia”. Era obvio que estaba frustrado por la decisión del INE, apoyada por la Corte, de evitar que dos candidatos de Morena se postularan para el gobierno de Guerrero y Michoacán en el centro-sur de México en las elecciones del 6 de junio.

El partido tuvo que presentar nuevos candidatos porque los nominados originales no habían presentado los gastos de precampaña al INE, como exige la ley. El INE impuso la pena que estipula la ley, pero la reacción de AMLO fue de indignación: “¿Cree que los concejales o los magistrados del INE son demócratas? Yo digo: no, al contrario, conspiran contra la democracia ”.

La animosidad de AMLO hacia el organismo autónomo responsable de organizar las elecciones federales en el país, así como su destacado tribunal electoral, no es nueva. Esto se remonta a su derrota en las elecciones presidenciales de 2006 y 2012. Nunca aceptó que perdió y siempre afirmó que hubo fraude electoral.

READ  La tasa de aumento de la presión en América Latina crece a medida que aumenta Chile

Ahora, INE parece estar más allá de cualquier ayuda. Cualquiera que sea el resultado de las elecciones de mitad de período de junio, el partido AMLO seguramente se quejará. Como primer paso, aprobará una legislación para socavar la autonomía de la agencia. Eventualmente, puede intentar deshacerse del INE, antes de las elecciones presidenciales de 2024.

Tribunal en acción

El segundo signo de regresión autoritaria es lo que le está sucediendo a la Corte Suprema. Lenta pero segura, está siendo colonizada por el Ejecutivo, que concentra su poder debilitando la autonomía del Poder Judicial. Todo comenzó con la renuncia, en octubre de 2019, de Eduardo Medina Mora como uno de los 11 jueces del Supremo Tribunal Federal. Las autoridades federales estaban investigando sus activos. El escaño vacante en Medina Mora fue ocupado rápidamente por Margarita Ríos Farjat, considerada una aliada cercana de AMLO.

Más recientemente, el partido del presidente ha patrocinado un controvertido proyecto de ley para extender el mandato del presidente de la corte, Arturo Zaldívar, por dos años. El artículo 97 de la Constitución establece: “Cada cuatro años, los jueces elegirán al presidente de la Corte Suprema de entre sus miembros”. Pero el 23 de abril, Morena votó para aprobar la llamada “Lei Zaldívar”, que extiende su mandato a seis años. Es una medida claramente inconstitucional, pero cuenta con el beneplácito de AMLO, que “confía” en el presidente Zaldívar para realizar la reforma judicial. El presidente parece haber olvidado que el presidente del Tribunal Supremo Federal no es un subordinado, sino el jefe de un organismo gubernamental independiente.

READ  Ohm Mobility, con sede en Bengaluru, adquiere la empresa de software de gestión de préstamos CloudNBFC

Todo esto está sucediendo a medida que la administración de AMLO avanza con un programa de transferencia directa de dinero para los más necesitados, incluidos los ancianos, los desempleados y los pequeños propietarios. Pero el esquema no parece tener reglas claras y parece apuntar solo a aumentar la popularidad del presidente. Este es el caso de programas sociales como Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida, Programa para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores y Tandas del Bienestar.

¿Un nuevo trato para México?

La pregunta es: ¿deben entenderse la decadencia institucional y la regresión democrática como parte de la transición hacia una democracia nueva y más auténtica en México? Esto es lo que dice el gobierno, y algunos analistas comprensivos sugieren que esta fase de la historia de México es como la era de transformación en los Estados Unidos, bajo el presidente Franklin D. Roosevelt, entre 1933 y 1945. AMLO describe a Roosevelt como “el mejor presidente que el Estados Unidos lo ha tenido en toda su historia ”.

Es cierto que en su día, Roosevelt fue atacado por sus tendencias supuestamente autoritarias. Y también es cierto que hoy se le reconoce como un líder que salvó la democracia con su New Deal, cuando su país atravesaba un momento muy difícil. ¿Es comparable lo que vemos hoy en México? ¿Estamos en los albores de un nuevo régimen más democrático o estamos dando un paso autoritario?

No hay una respuesta fácil. Nancy Bermeo, politóloga estadounidense e investigadora principal del Nuffield College de la Universidad de Oxford, afirma esto en su artículo “Sobre el revés democrático”. Como escribe, estos procesos de cambio tienden a ser ambiguos. Esto es particularmente cierto cuando el revés tiene apoyo popular o cuando se presenta como un intento de hacer que las elecciones y la democracia sean más inclusivas.

READ  Esta popular 'aplicación' de Android ya es responsable de más de 20 millones de transacciones fraudulentas

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar